/ sábado 5 de diciembre de 2015

Sinead O’Connor acusa de “asesinos” a sus hijos

POR NAYELLI LANGARICA | El Sol de México

La “agonía” de la cantante Sinead O’Connor continúa, luego de su intento de suicidio. La irlandesa escribió un nuevo mensaje en su cuenta de Facebook, donde pedía que sus hijos y familiares la fueran a ver al hospital y la llenaran de amor.

“A mis hijos y familia: vinieron a visitarme al hospital antes de que me despertara y no han vuelto. ¿Por qué me hacen estas cosas a mí?”, fue el comienzo del escrito que luego derivó en un sinfín de reclamos, pero lo que no toma en cuenta la artista es que, previo a esta nota, lanzó un mensaje de desprecio y odio hacia sus seres queridos, en especial hacia uno de sus hijos: “Para mí están todos muertos porque ninguno me ha apoyado cuando más lo necesitaba”.

Las súplicas de la artista, además de ser desgarradoras, son una clara muestra de que su estado emocional y mental se encuentra muy afectado: “Estoy sola. Por favor, por favor, aménme. Vengan al hospital a pasar tiempo conmigo y a arreglar todo esto. No me dejen asustada y sola”. Al parece O’Connor y sus estados de crisis le hicieron cambiar de opinión, tratado de rectificar el camino y reivindicar las malas e hirientes palabras que dirigió en el primer texto a sus hijos, donde les reclamaba su abandono durante 12 semanas e incluso les dijo que ellos habían “matado a su madre” y remató llamándolos “asesinos, mentirosos, hipócritas”.

Requiere apoyo

Lo único que está claro en esta situación es que la estrella necesita de todo el apoyo profesional que sea necesario, además de continuar con su tratamiento médico, ya que su ingreso al hospital tiene tan solo unos días. Y como versa un dicho mexicano, “la ropa sucia se lava en casa” y eso fue lo que hicieron sus familiares o las personas que se encuentran a cargo de Sinead, pues tomaron la sabia decisión de cerrar su cuenta de Facebook para así evitar que la intérprete, además de continuar ventilando su vida íntima, siga causando preocupación y angustia entre sus seguidores, quienes ven con profunda tristeza el deterioro en el que ha caído su ídolo.

/arm

POR NAYELLI LANGARICA | El Sol de México

La “agonía” de la cantante Sinead O’Connor continúa, luego de su intento de suicidio. La irlandesa escribió un nuevo mensaje en su cuenta de Facebook, donde pedía que sus hijos y familiares la fueran a ver al hospital y la llenaran de amor.

“A mis hijos y familia: vinieron a visitarme al hospital antes de que me despertara y no han vuelto. ¿Por qué me hacen estas cosas a mí?”, fue el comienzo del escrito que luego derivó en un sinfín de reclamos, pero lo que no toma en cuenta la artista es que, previo a esta nota, lanzó un mensaje de desprecio y odio hacia sus seres queridos, en especial hacia uno de sus hijos: “Para mí están todos muertos porque ninguno me ha apoyado cuando más lo necesitaba”.

Las súplicas de la artista, además de ser desgarradoras, son una clara muestra de que su estado emocional y mental se encuentra muy afectado: “Estoy sola. Por favor, por favor, aménme. Vengan al hospital a pasar tiempo conmigo y a arreglar todo esto. No me dejen asustada y sola”. Al parece O’Connor y sus estados de crisis le hicieron cambiar de opinión, tratado de rectificar el camino y reivindicar las malas e hirientes palabras que dirigió en el primer texto a sus hijos, donde les reclamaba su abandono durante 12 semanas e incluso les dijo que ellos habían “matado a su madre” y remató llamándolos “asesinos, mentirosos, hipócritas”.

Requiere apoyo

Lo único que está claro en esta situación es que la estrella necesita de todo el apoyo profesional que sea necesario, además de continuar con su tratamiento médico, ya que su ingreso al hospital tiene tan solo unos días. Y como versa un dicho mexicano, “la ropa sucia se lava en casa” y eso fue lo que hicieron sus familiares o las personas que se encuentran a cargo de Sinead, pues tomaron la sabia decisión de cerrar su cuenta de Facebook para así evitar que la intérprete, además de continuar ventilando su vida íntima, siga causando preocupación y angustia entre sus seguidores, quienes ven con profunda tristeza el deterioro en el que ha caído su ídolo.

/arm