/ viernes 29 de octubre de 2021

Clinic: Una buena cura para la miseria

El líder de la banda británica habla de su nuevo disco Fantasy Island, y de lo difícil que es ganarse la vida para un grupo que ha preferido mantenerse al margen del mainstream

En 1997, en medio de toda la generación “alternativa” que estaba inundando los medios con nuevas propuestas musicales de toda índole, surgió una banda que llamaba la atención por los atuendos de sus integrantes, quienes aparecían ataviados con uniformes de cirujanos, incluidos la típica gorra y el cubrebocas que todos asociamos con ese ambiente de las salas de operación.

El conjunto, integrado por cuatro británicos cuyos rostros quedaban ocultos detrás de las mascarillas, respondía al nombre de Clinic, reforzando precisamente la idea de que podían ser cuatro individuos extraídos de cualquier área de emergencias médicas.

Adrian "Ade" Blackburn, Jonathan Hartley, Brian Campbell y Carl Turney eran los responsables de aquel acto que tenía como propósito extirpar de nuestras cabezas el cáncer de la música comercial e implantarnos un nuevo órgano compuesto de rock, post punk y neo psicodelia, entre otros ingredientes.

Ambientes enérgicos, a veces oscuros y a veces tensos, pero siempre provistos de suficiente intensidad y de cierto aire de perturbación se convirtieron en el sello del conjunto que poco a poco se fue haciendo de una reputación por su efectividad, tanto arriba como abajo de los escenarios.

Desde entonces, cientos de bandas han llegado y desaparecido. También decenas de estilos y corrientes musicales. Pero Clinic se mantiene ahí, por detrás o debajo de la corriente principal, a la que nunca se han querido subir y a la que aseguran que se mantienen “firmes y orgullosos” de no pertenecer.

Foto: Cortesía Sentinel

Este mes, la banda volvió con su noveno álbum de estudio. Un trabajo que da cuenta de su incansable afán por seguir buscando nuevas rutas sonoras, al tiempo que consolidan ese estilo inconfundible y adictivo. Sus atuendos han variado un poco, aunque no han renunciado al elemento inconfundible, que es ese cubrebocas, por otro lado tan utilizado en todo el mundo desde hace un año y medio.

A propósito de este y otros temas, es el propio líder de la banda, Adrian "Ade" Blackburn, quien se conecta vía Zoom desde Liverpool, para hablar en exclusiva para los lectores de El Sol de México:

Adrian, ustedes no fueron la primera banda que usó cubrebocas en el escenario, pero sí una de las más conocidas por hacerlo. ¿Alguna vez te imaginaste que ese accesorio se convertiría en algo tan común en todo el mundo?

Sí, nosotros comenzamos usándolo como una especie de broma barata, era una referencia hacia bandas que también lo utilizaban, como Crime y The Residents... Pero no, ni en un millón de años hubiera pensado que la mayoría de las personas en el mundo lo usarían, es algo que nunca nos imaginamos.

Otro elemento distintivo de Clinic es el uso de teclados e instrumentos viejos con los que construyeron un sonido propio.

Sí, siempre estamos buscando teclados y ritmos inusuales de percusión. Para mí siempre fue mucho mejor utilizar herramientas con las que no estaba tan familiarizado, es algo que da más espacio para la creatividad... Por ejemplo, en este nuevo álbum usamos muchos teclados que son realmente viejos y también una kalimba.

En 2022 se cumplen veinte años de Walking with Thee, que es uno de sus discos más populares. ¿Cómo te sientes al respecto?

Sí… Me gusta mucho ese disco y recuerdo que cuando lo hicimos, la idea era hacer algo muy diferente a su antecesor, que fue Internal Wrangler; hacer algo que fuera un poco más atractivo para los que les gusta lo ruidoso. Y fíjate que, escuchándolo ahora, realmente me gustan muchas canciones, creo suena bastante bien con el paso del tiempo, que no se quedó anclado a esa época.

Foto: Cortesía

Dicen en su perfil de Spotify que Clinic se mantiene “firme y orgulloso” de estar fuera del mainstream.

Sí… Yo creo que nadie debería convertirse en reflejo o expansor de la corriente principal, porque simplemente pierdes tu propio sentido de ti mismo y tu identidad; quizá han habido momentos en los que parece que hemos hecho un crossover orgánico, una mezcla que en parte nos coloca más cerca de lo que suena en la radio, pero en general creo que sonamos como algo demasiado extraño.

Y al estar fuera de la corriente principal, ¿qué tan difícil es ganarse la vida de esta manera?

Yo creo que se ha vuelto mucho más difícil ahora. Sabemos que hacer música comercial es la manera más fácil de ganarse la vida, sobre todo si eres alguien materialista, de lo contrario ten por seguro que pasarás por varios períodos en los que te las verás bastante difíciles, precisamente como ahora, que hay que hacer más sacrificios que antes.

Hablando de maneras de sobrevivir, ¿qué plataforma de streaming es la más redituable para ustedes en términos económicos?

No podría decirlo… Yo creo que ninguna de ellas, creo que es algo que podría llevar mucho tiempo, quizás en unos años.

Foto: Cortesía Sentinel

Su nuevo disco Fantasy Island, ¿es una respuesta a la pandemia?

No, no creo que tenga una clara conexión con la pandemia, sin embargo, sí entiendo que cierto aire de tensión e incomodidad que tienen algunos tracks pueden interpretarse como algo cercano a cómo se siente la gente en esta época… Y en ese sentido quizá el álbum sí sea algo bastante contemporáneo… De cualquier manera siempre tratamos de mandar un mensaje sin que éste sea explícito.

Un detalle que me llamó la atención de este nuevo disco, es que tiene considerablemente menos guitarras que otras de sus grabaciones.

Sí, eso fue intencional porque el álbum anterior había sido bastante ruidoso, lo cual parecía lo correcto en ese momento, y por lo tanto creíamos que ahora teníamos que irnos hacia otro lado, por eso el álbum suena más suave en varios momentos.

Si Clinic fuera la cura para una enfermedad, ¿cuál sería?

Me gustaría decir que sería la respuesta a la miseria, tal vez eso sonaría un poco ambicioso, pero de todos modos diría que es la respuesta a la miseria.

Gracias, Adrian.

Muchas gracias, sólo quisiera agradecerle a todos los fans, por estar ahí siempre. Cuando hemos estado en México la hemos pasado realmente bien y después de este largo tiempo en el que no habíamos podido tocar, realmente espero que todo se acomode para que podamos ir a tocar para ustedes.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

En 1997, en medio de toda la generación “alternativa” que estaba inundando los medios con nuevas propuestas musicales de toda índole, surgió una banda que llamaba la atención por los atuendos de sus integrantes, quienes aparecían ataviados con uniformes de cirujanos, incluidos la típica gorra y el cubrebocas que todos asociamos con ese ambiente de las salas de operación.

El conjunto, integrado por cuatro británicos cuyos rostros quedaban ocultos detrás de las mascarillas, respondía al nombre de Clinic, reforzando precisamente la idea de que podían ser cuatro individuos extraídos de cualquier área de emergencias médicas.

Adrian "Ade" Blackburn, Jonathan Hartley, Brian Campbell y Carl Turney eran los responsables de aquel acto que tenía como propósito extirpar de nuestras cabezas el cáncer de la música comercial e implantarnos un nuevo órgano compuesto de rock, post punk y neo psicodelia, entre otros ingredientes.

Ambientes enérgicos, a veces oscuros y a veces tensos, pero siempre provistos de suficiente intensidad y de cierto aire de perturbación se convirtieron en el sello del conjunto que poco a poco se fue haciendo de una reputación por su efectividad, tanto arriba como abajo de los escenarios.

Desde entonces, cientos de bandas han llegado y desaparecido. También decenas de estilos y corrientes musicales. Pero Clinic se mantiene ahí, por detrás o debajo de la corriente principal, a la que nunca se han querido subir y a la que aseguran que se mantienen “firmes y orgullosos” de no pertenecer.

Foto: Cortesía Sentinel

Este mes, la banda volvió con su noveno álbum de estudio. Un trabajo que da cuenta de su incansable afán por seguir buscando nuevas rutas sonoras, al tiempo que consolidan ese estilo inconfundible y adictivo. Sus atuendos han variado un poco, aunque no han renunciado al elemento inconfundible, que es ese cubrebocas, por otro lado tan utilizado en todo el mundo desde hace un año y medio.

A propósito de este y otros temas, es el propio líder de la banda, Adrian "Ade" Blackburn, quien se conecta vía Zoom desde Liverpool, para hablar en exclusiva para los lectores de El Sol de México:

Adrian, ustedes no fueron la primera banda que usó cubrebocas en el escenario, pero sí una de las más conocidas por hacerlo. ¿Alguna vez te imaginaste que ese accesorio se convertiría en algo tan común en todo el mundo?

Sí, nosotros comenzamos usándolo como una especie de broma barata, era una referencia hacia bandas que también lo utilizaban, como Crime y The Residents... Pero no, ni en un millón de años hubiera pensado que la mayoría de las personas en el mundo lo usarían, es algo que nunca nos imaginamos.

Otro elemento distintivo de Clinic es el uso de teclados e instrumentos viejos con los que construyeron un sonido propio.

Sí, siempre estamos buscando teclados y ritmos inusuales de percusión. Para mí siempre fue mucho mejor utilizar herramientas con las que no estaba tan familiarizado, es algo que da más espacio para la creatividad... Por ejemplo, en este nuevo álbum usamos muchos teclados que son realmente viejos y también una kalimba.

En 2022 se cumplen veinte años de Walking with Thee, que es uno de sus discos más populares. ¿Cómo te sientes al respecto?

Sí… Me gusta mucho ese disco y recuerdo que cuando lo hicimos, la idea era hacer algo muy diferente a su antecesor, que fue Internal Wrangler; hacer algo que fuera un poco más atractivo para los que les gusta lo ruidoso. Y fíjate que, escuchándolo ahora, realmente me gustan muchas canciones, creo suena bastante bien con el paso del tiempo, que no se quedó anclado a esa época.

Foto: Cortesía

Dicen en su perfil de Spotify que Clinic se mantiene “firme y orgulloso” de estar fuera del mainstream.

Sí… Yo creo que nadie debería convertirse en reflejo o expansor de la corriente principal, porque simplemente pierdes tu propio sentido de ti mismo y tu identidad; quizá han habido momentos en los que parece que hemos hecho un crossover orgánico, una mezcla que en parte nos coloca más cerca de lo que suena en la radio, pero en general creo que sonamos como algo demasiado extraño.

Y al estar fuera de la corriente principal, ¿qué tan difícil es ganarse la vida de esta manera?

Yo creo que se ha vuelto mucho más difícil ahora. Sabemos que hacer música comercial es la manera más fácil de ganarse la vida, sobre todo si eres alguien materialista, de lo contrario ten por seguro que pasarás por varios períodos en los que te las verás bastante difíciles, precisamente como ahora, que hay que hacer más sacrificios que antes.

Hablando de maneras de sobrevivir, ¿qué plataforma de streaming es la más redituable para ustedes en términos económicos?

No podría decirlo… Yo creo que ninguna de ellas, creo que es algo que podría llevar mucho tiempo, quizás en unos años.

Foto: Cortesía Sentinel

Su nuevo disco Fantasy Island, ¿es una respuesta a la pandemia?

No, no creo que tenga una clara conexión con la pandemia, sin embargo, sí entiendo que cierto aire de tensión e incomodidad que tienen algunos tracks pueden interpretarse como algo cercano a cómo se siente la gente en esta época… Y en ese sentido quizá el álbum sí sea algo bastante contemporáneo… De cualquier manera siempre tratamos de mandar un mensaje sin que éste sea explícito.

Un detalle que me llamó la atención de este nuevo disco, es que tiene considerablemente menos guitarras que otras de sus grabaciones.

Sí, eso fue intencional porque el álbum anterior había sido bastante ruidoso, lo cual parecía lo correcto en ese momento, y por lo tanto creíamos que ahora teníamos que irnos hacia otro lado, por eso el álbum suena más suave en varios momentos.

Si Clinic fuera la cura para una enfermedad, ¿cuál sería?

Me gustaría decir que sería la respuesta a la miseria, tal vez eso sonaría un poco ambicioso, pero de todos modos diría que es la respuesta a la miseria.

Gracias, Adrian.

Muchas gracias, sólo quisiera agradecerle a todos los fans, por estar ahí siempre. Cuando hemos estado en México la hemos pasado realmente bien y después de este largo tiempo en el que no habíamos podido tocar, realmente espero que todo se acomode para que podamos ir a tocar para ustedes.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Elecciones 2024

Morenistas y simpatizantes de MC pelean durante debate en Tlaquepaque, Jalisco

El enfrentamiento se registró mientras estaba el debate de candidatas y candidato a la presidencia municpal de Tlaquepaque

Elecciones 2024

Al menos 20 candidatos de Partido Bienestar Guerrero han declinado por la violencia

El presidente del Comité Directivo del partido dijo que son los propios aspirantes a cargos populares en Guerrero los que tienen que identificar los puntos de riesgo

Mundo

"Ni Oriente Medio ni el mundo pueden permitirse más guerras": ONU

"Oriente Medio está al borde del precipicio. Los pueblos de la región se enfrentan a un peligro real de conflicto generalizado y devastador", dijo el secretario de la ONU

Sociedad

Incendian 4 unidades de transporte público en menos de 48 horas en Acapulco

Los ataques contra unidades de transporte público han provocado que los choferes detengan sus servicios por temor a ser víctimas de los actos violentos

Elecciones 2024

Segundo debate de CDMX: horarios, temas, moderadores y todo lo que debes saber

El segundo debate de CDMX se llevará a cabo el 21 de abril y se transmitirá en las redes sociales del IECM

Metrópoli

Volcadura de tráiler en Periférico Norte deja un muerto y caos vial

El accidente ocurrió sobre Periférico Norte a la altura de Echegaray en Naucalpan