/ sábado 14 de diciembre de 2019

Drims pasan de tocar en el parque al Lunario

El grupo firmó contrato discográfico y lanzarán su álbum debut, En medio del jardín, en 2020

El último año ha sido de grandes cambios artísticos y personales para los integrantes de Drims. Apenas en junio pasado, Alex, Armando, Andrik, David y Max firmaron su primer contrato discográfico con Universal Music México y han lanzado El rastro, Estoy y Encontrarmos como sencillos promocionales, además de preparar los detalles de su primer discoEn medio del jardín que lanzarán en 2020.

“Nuestro día a día ha cambiado mucho porque ahora tenemos más responsabilidades como grupo. Eso es muy distinto, porque antes íbamos a la escuela y pasábamos más tiempo en nuestras casas, pero cada vez metíamos menos material para el semestre, hasta ahora que hacemos puras cosas de la banda, es algo que disfrutamos bastante y ahora estamos más comprometidos con la banda”, afirma David, baterista del grupo.

Con 20 años como edad promedio, estos chicos nacieron “en un parque de Monterrey”, cómo un conjunto musical que buscaba presentarse en un concurso de bandas nuevas locales. “Somos cinco amigos que empezamos tocando como hobbie en Monterrey”, recuerda Alex, vocalista y guitarrista del grupo. “Pero un día decidimos que nos íbamos a dedicar de tiempo completo a esto, para realizar este sueño. Ahora parece que dejamos de soñarlo para vivirlo”, dice entre risas.

Lejano a los ritmos urbanos que dominan las listas de popularidad actuales, Drims apunta a un sonido más ecléctico con raíces musicales de los años setenta y ochenta que ellos mismos definen como “rock nostálgico del parque”, lugar donde ellos nacieron. “Tenemos una escuela viejita y creemos que todos tenemos un género muy en común que nos gusta y que cuando nos ponemos a tocar sale, cosas alternativas y viejitas como Joy Division o The Cure”, dicen.

Los integrantes de Drims reconocen que el crecimiento muy rápido y en poco tiempo: “Nuestro primer show eran 60 personas, amigos que invitamos para que nos vieran tocar, pero un año después ya teníamos el mismo lugar lleno. Entonces ha sido algo muy padre”.

Sin embargo, el reto más grande viene en los próximos meses, pues se presentarán por primera vez en el Lunario del Auditorio Nacional el 19 de diciembre, mientras que en marzo formarán parte del cartel del festival Pa’l Norte en su tierra natal: “A veces ni nos damos cuenta de cómo van pasando las cosas, porque han sido pasos pequeños pero de todos los días y estamos super felices de compartir nuestra música”.

El último año ha sido de grandes cambios artísticos y personales para los integrantes de Drims. Apenas en junio pasado, Alex, Armando, Andrik, David y Max firmaron su primer contrato discográfico con Universal Music México y han lanzado El rastro, Estoy y Encontrarmos como sencillos promocionales, además de preparar los detalles de su primer discoEn medio del jardín que lanzarán en 2020.

“Nuestro día a día ha cambiado mucho porque ahora tenemos más responsabilidades como grupo. Eso es muy distinto, porque antes íbamos a la escuela y pasábamos más tiempo en nuestras casas, pero cada vez metíamos menos material para el semestre, hasta ahora que hacemos puras cosas de la banda, es algo que disfrutamos bastante y ahora estamos más comprometidos con la banda”, afirma David, baterista del grupo.

Con 20 años como edad promedio, estos chicos nacieron “en un parque de Monterrey”, cómo un conjunto musical que buscaba presentarse en un concurso de bandas nuevas locales. “Somos cinco amigos que empezamos tocando como hobbie en Monterrey”, recuerda Alex, vocalista y guitarrista del grupo. “Pero un día decidimos que nos íbamos a dedicar de tiempo completo a esto, para realizar este sueño. Ahora parece que dejamos de soñarlo para vivirlo”, dice entre risas.

Lejano a los ritmos urbanos que dominan las listas de popularidad actuales, Drims apunta a un sonido más ecléctico con raíces musicales de los años setenta y ochenta que ellos mismos definen como “rock nostálgico del parque”, lugar donde ellos nacieron. “Tenemos una escuela viejita y creemos que todos tenemos un género muy en común que nos gusta y que cuando nos ponemos a tocar sale, cosas alternativas y viejitas como Joy Division o The Cure”, dicen.

Los integrantes de Drims reconocen que el crecimiento muy rápido y en poco tiempo: “Nuestro primer show eran 60 personas, amigos que invitamos para que nos vieran tocar, pero un año después ya teníamos el mismo lugar lleno. Entonces ha sido algo muy padre”.

Sin embargo, el reto más grande viene en los próximos meses, pues se presentarán por primera vez en el Lunario del Auditorio Nacional el 19 de diciembre, mientras que en marzo formarán parte del cartel del festival Pa’l Norte en su tierra natal: “A veces ni nos damos cuenta de cómo van pasando las cosas, porque han sido pasos pequeños pero de todos los días y estamos super felices de compartir nuestra música”.

Política

"No soy antialiancista, soy anti PRIAN", dice el senador panista Damián Zepeda

Acusa que el PRI fue un lastre para Acción Nacional el la pasada elección y exige que el partido se abra a la ciudadanía en el cambio de la dirigencia nacional

CDMX

Depositan 13 monedas a cambio de encontrar el amor: chilangos se encomiendan a San Antonio

Ayer las mujeres y familias visitaron a San Antonio, quien ayuda a las cosas y causas perdidas

Sociedad

“Esperemos que honre ser mujer”, dice buscadora sobre llegada de Sheinbaum a la presidencia

La buscadora y activista destacó que hay muchos pendientes que debe atender Sheinbaum

Política

Resultados de encuesta sobre reforma al Poder Judicial estarán listos el 17 de junio: Sheinbaum

"Serán dos empresas y la encuestadora de Morena, y le entregaremos los resultados a la presidenta electa”, dijo Delgado

Sociedad

Tila, el pueblo de Chiapas que se apagó por la violencia

El Ejército Mexicano instaló en las instalaciones del Colegio de Bachilleres, un centro de atención para la población

Mundo

Cifra de personas refugiadas en el mundo alcanza niveles récord

La movilización forzosa de una población alcanzó niveles récord gracias al cambio climático y las guerras