/ martes 17 de diciembre de 2019

Congreso de Veracruz busca prohibir los "chanclazos" contra niños

El Congreso del Estado buscará homologar la ley local que prohíbe el uso de cualquier forma de castigo corporal contra menores

Xalapa, Ver.- Para prevenir, eliminar y sancionar el castigo corporal ejercido por padres, tutores, cuidadores, familiares o cualquier persona que tenga bajo su cuidado a menores de edad, desde el Congreso del Estado se buscará homologar la ley local con la General de las Niñas, Niños y Adolescentes en la que se prohíbe el uso de cinturonazos, chanclazos, pellizcos, coscorrones y todas las formas físicas de castigo corporal.

Tras la reforma al artículo 44 de la ley federal, misma que es conocida como “Ley Chanclazo”, desde la entidad se presentará una modificación a la norma estatal, a fin de evitar que los menores sufran violencia como método de corrección disciplinaria.

En conferencia de prensa, la diputada Cristina Alarcón Gutiérrez, dio a conocer que la modificación incluirá la sanción a la violencia psicológica o el castillo humillante que se presenta de diversas formas como la discriminación y la ridiculización.

En la explicación se detalló que conforme al tipo de violencia que se ejerza en contra del menor, podría ser la sanción que se aplique en contra del adulto responsable.

Foto arte: Jonathan Hernández

Para ello, se considerará como base el artículo 154 BIS del Código Penal de Veracruz. En este se establece: A quien ejerza cualquier tipo de violencia física, psicológica, patrimonial, económica o sexual, dentro o fuera del domicilio familiar, comparta éste o no, en contra de su cónyuge, concubina o concubinario, pariente hasta el cuarto grado en ambas líneas o incapaz sobre el que sea tutor o curador, se le impondrán, independientemente de las sanciones que correspondan por cualquier otro delito, de cuatro a seis años de prisión, multa de hasta seiscientos días de salario, caución de no ofender y, en su caso, pérdida de los derechos que tenga respecto de la víctima, incluidos los de carácter sucesorio, patria potestad o tutela.

En la iniciativa de proyecto de Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; del Código Civil, y de la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar del estado, se especifica que de deberán prohibir las correcciones disciplinarias violentas hacia niñas, niños y adolescentes.

En la misma se especifica que son obligaciones de quienes ejercen la patria potestad, tutela o guarda y custodia, así como de las demás personas que por razón de sus funciones o actividades tengan bajo su cuidado niñas, niños o adolescentes, en proporción a su responsabilidad y, cuando sean instituciones públicas, conforme a su ámbito de competencia.

Las autoridades estatales y municipales, de sus respectivas competencias, vigilarán y proveerán lo conducente para que la directiva y personal de instituciones de salud, asistencia social, académicas, deportivas, religiosas o de cualquier otra índole, se abstengan de ejercer cualquier forma de violencia, maltrato, perjuicio, agresión, daño, abuso, acoso y explotación, incluyendo correcciones disciplinarias violentas en contra de menores.

La Procuraduría Estatal de Protección podrá intervenir en aquellos casos que se encuentren conociendo las Procuradurías municipales.

Se entiende por violencia familiar a todo acto u omisión intencional dirigido a dominar, someter, controlar o agredir física, verbal, psicoemocional, económica o sexualmente a cualquier integrante de la familia, dentro o fuera del domicilio familiar, y que tiene por efecto causar daño.

Mientras que las correcciones disciplinarias violentas son el uso de cualquier forma de violencia, incluyendo la física, psicoemocional o verbal, por muy leve que sea, con el fin de reprimir, reprender, reconvenir, corregir, disciplinar, castigar o regañar, en formas crueles o degradantes, a las niñas, niños o adolescentes, causándoles dolor, zozobra, denigración o humillación, y, en general, que atente contra su integridad física o emocional.


LA LEY

La modificación incluirá la sanción a la violencia psicológica o el castillo humillante que se presenta de diversas formas como la discriminación y la ridiculización.

La definición

Violencia familiar es todo acto u omisión intencional dirigido a dominar, someter, controlar o agredir física, verbal, psicoemocional, económica o sexualmente a cualquier integrante de la familia.

Xalapa, Ver.- Para prevenir, eliminar y sancionar el castigo corporal ejercido por padres, tutores, cuidadores, familiares o cualquier persona que tenga bajo su cuidado a menores de edad, desde el Congreso del Estado se buscará homologar la ley local con la General de las Niñas, Niños y Adolescentes en la que se prohíbe el uso de cinturonazos, chanclazos, pellizcos, coscorrones y todas las formas físicas de castigo corporal.

Tras la reforma al artículo 44 de la ley federal, misma que es conocida como “Ley Chanclazo”, desde la entidad se presentará una modificación a la norma estatal, a fin de evitar que los menores sufran violencia como método de corrección disciplinaria.

En conferencia de prensa, la diputada Cristina Alarcón Gutiérrez, dio a conocer que la modificación incluirá la sanción a la violencia psicológica o el castillo humillante que se presenta de diversas formas como la discriminación y la ridiculización.

En la explicación se detalló que conforme al tipo de violencia que se ejerza en contra del menor, podría ser la sanción que se aplique en contra del adulto responsable.

Foto arte: Jonathan Hernández

Para ello, se considerará como base el artículo 154 BIS del Código Penal de Veracruz. En este se establece: A quien ejerza cualquier tipo de violencia física, psicológica, patrimonial, económica o sexual, dentro o fuera del domicilio familiar, comparta éste o no, en contra de su cónyuge, concubina o concubinario, pariente hasta el cuarto grado en ambas líneas o incapaz sobre el que sea tutor o curador, se le impondrán, independientemente de las sanciones que correspondan por cualquier otro delito, de cuatro a seis años de prisión, multa de hasta seiscientos días de salario, caución de no ofender y, en su caso, pérdida de los derechos que tenga respecto de la víctima, incluidos los de carácter sucesorio, patria potestad o tutela.

En la iniciativa de proyecto de Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; del Código Civil, y de la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar del estado, se especifica que de deberán prohibir las correcciones disciplinarias violentas hacia niñas, niños y adolescentes.

En la misma se especifica que son obligaciones de quienes ejercen la patria potestad, tutela o guarda y custodia, así como de las demás personas que por razón de sus funciones o actividades tengan bajo su cuidado niñas, niños o adolescentes, en proporción a su responsabilidad y, cuando sean instituciones públicas, conforme a su ámbito de competencia.

Las autoridades estatales y municipales, de sus respectivas competencias, vigilarán y proveerán lo conducente para que la directiva y personal de instituciones de salud, asistencia social, académicas, deportivas, religiosas o de cualquier otra índole, se abstengan de ejercer cualquier forma de violencia, maltrato, perjuicio, agresión, daño, abuso, acoso y explotación, incluyendo correcciones disciplinarias violentas en contra de menores.

La Procuraduría Estatal de Protección podrá intervenir en aquellos casos que se encuentren conociendo las Procuradurías municipales.

Se entiende por violencia familiar a todo acto u omisión intencional dirigido a dominar, someter, controlar o agredir física, verbal, psicoemocional, económica o sexualmente a cualquier integrante de la familia, dentro o fuera del domicilio familiar, y que tiene por efecto causar daño.

Mientras que las correcciones disciplinarias violentas son el uso de cualquier forma de violencia, incluyendo la física, psicoemocional o verbal, por muy leve que sea, con el fin de reprimir, reprender, reconvenir, corregir, disciplinar, castigar o regañar, en formas crueles o degradantes, a las niñas, niños o adolescentes, causándoles dolor, zozobra, denigración o humillación, y, en general, que atente contra su integridad física o emocional.


LA LEY

La modificación incluirá la sanción a la violencia psicológica o el castillo humillante que se presenta de diversas formas como la discriminación y la ridiculización.

La definición

Violencia familiar es todo acto u omisión intencional dirigido a dominar, someter, controlar o agredir física, verbal, psicoemocional, económica o sexualmente a cualquier integrante de la familia.

Política

IP y Gobierno acuerdan eliminar esquema de insourcing

Esta figura aplica cuando una empresa crea otra compañía para contratar a personas bajo una razón social diferente

Sociedad

Crecen emergencias psiquiátricas de niños

Por confinamiento tienen problemas de salud mental como depresión, ansiedad e intento de suicidio

Sociedad

Padres se niegan a reapertura de aulas en Guanajuato

En Guanajuato, casi 70 por ciento de las personas hijos en edad escolar no quiere regresar a clases en enero

Sociedad

#Data | Un año de Covid-19 en dos gráficas

Durante un año, se han confirmado más de 60 millones de personas contagiadas y al menos un millón 400 mil fallecidos

Finanzas

CFE pide permiso a EU para importar luz

La CFE cuenta con la aprobación de la Comisión Reguladora de Energía para importar el recurso

Sociedad

Historia de dolor: violencia en la primera infancia

Un número alarmante de niñas y niños son sujetos de algún tipo de violencia desde que son bebés, afirma experto

Sociedad

Crecen emergencias psiquiátricas de niños

Por confinamiento tienen problemas de salud mental como depresión, ansiedad e intento de suicidio

Sociedad

Padres se niegan a reapertura de aulas en Guanajuato

En Guanajuato, casi 70 por ciento de las personas hijos en edad escolar no quiere regresar a clases en enero

CDMX

Reducen 8.8 por ciento presupuesto de CDMX para 2021

Plantean dar mayores recursos a los gastos de operación de la ciudad así como de la procuración de justicia