/ domingo 4 de diciembre de 2022

¿Sabes cómo llegar al pueblo fantasma de San Pedro en San Luis Potosí?

Sus calles empedradas lo hacen un sitio ideal para quienes desean pasar un momento de esparcimiento, con una caminata y un desayuno al aire libre

San Luis Potosí, Slp.- A 22 kilómetros y menos de media hora de distancia de la Capital potosina, se encuentra Cerro de San Pedro, un municipio que tras el cierre de la minería, se ha convertido en un pueblo fantasma ideal para un paseo de fin de semana.

Cerro de San Pedro fue un pueblo rico en oro y plata, lo cual atrajo la atención de Miguel Caldera en 1592, fecha a partir de la cual comenzó la explotación de estos minerales; la riqueza era tal, que fortaleció a San Luis al grado de colocarlo como la tercera ciudad más importante de la Nueva España.

Inclusive, el escudo del estado de San Luis Potosí tiene al fondo el Cerro de San Pedro con un lingote de oro y otro de plata a los costados de San Luis Rey de Francia. Sin embargo la explotación minera llegó a tal grado, que el emblemático cerro casi ha desaparecido.

Al perderse la actividad minera, el pueblo poco a poco se ha quedado sin habitantes, pues los pobladores prefieren migrar hacia otros sitios con más oportunidades de empleo, hablar de 90 residentes es mucho; quienes ahí se han quedado, sobreviven de “los restos” de la minería y de la actividad turística que se genera los fines de semana, cuando el silencio de las calles se rompe con el ir y venir de los paseantes.

Sus construcciones hechas a base de piedra y lodo, así como sus calles empedradas, hacen de Cerro de San Pedro un sitio ideal para quienes desean pasar un momento de esparcimiento, con una caminata y un desayuno al aire libre, pues la mayoría de los establecimientos cuentan con terraza para apreciar las construcciones, desde viviendas hasta oficinas y negocios que en sus paredes relatan el paso del tiempo.

La belleza y conservación de sus construcciones y vialidades, le han valido ser locación para telenovelas como “El Vuelo del Águila”, películas como “La delgada línea amarilla”, series y videoclips musicales. Lo que también las hace propicias para una imperdible “selfie” entre las ruinas o esculturas hechas a base de herramientas de los mineros o materiales extraídos de las minas.

Debido a su cercanía con la Capital potosina, llegar a Cerro de San Pedro es relativamente fácil, desde tomar un taxi que puede cobrar alrededor de 200 pesos, hasta hacer un traslado de 25 minutos en auto propio o en transporte público, aunque en este caso el trayecto es más extenso. A partir del anillo periférico, el recorrido es de 13 kilómetros por un camino de asfalto en buenas condiciones.

Una vez en el lugar, los recorridos por la cabecera municipal se pueden realizar a pie, eso sí, hay que tener buena condición física para explorar sus calles inclinadas o llegar al mirador, desde donde se puede apreciar el pueblo a un costado, y en el otro, el cerro carcomido por la actividad minera.

¿A DÓNDE IR?

Cerro de San Pedro cuenta con dos iglesias que por su antigüedad son un atractivo no sólo religioso, sino también cultural, se trata del Templo Parroquial dedicado a San Pedro Apóstol, y la iglesia de San Nicolás Tolentino, patrono de los mineros.

Además cuenta con dos museos, el Museo de Rocas y Minerales, donde como su nombre lo indica, se puede aprender acerca de las actividades que se realizaban en este “real” durante su época de mayor esplendor minero; y el museo “Cósmico” en el que se exhiben objetos extraños que se han encontrado en el pueblo.

La actividad cultural se enriquece en el mes de marzo con el tradicional Festival del Cerro.

También se puede visitar la comunidad de Monte Caldera, que se encuentra a 10 kilómetros de distancia de la cabecera municipal, este recorrido se puede realizar en bicicleta de montaña, hasta llegar a la iglesia del Señor de San Pedro, una construcción que data del siglo XVIII.

Otro de sus atractivos para los amantes del ecoturismo, es el Sendero del Capitán, un trayecto de 19 kilómetros que conecta Cerro de San Pedro y Armadillo de los Infante, el parque lineal cuenta con infraestructura adecuada para senderistas y ciclistas.


La visita no puede estar completa sin haber degustado las gorditas, barbacoa, chicharrón o inclusive la comida mexicana con una mezcla de comida alemana; acompañadas por bebidas como aguamiel, pulque, mezcal o colonche.

A decir de los pobladores, aquel que no tiene el estómago muy grande, puede tener un desayuno completo con 100 pesos; además recomiendan que si la intención es el desayuno, hay que llegar temprano, pues los fines de semana, sobre todo en temporadas como Semana Santa, el lugar es abarrotado por decenas de turistas.

Si el objetivo es recorrer sus calles empedradas en total quietud, la visita debe realizarse entre semana, pero eso sí, hay que viajar con algún alimento para pasar el rato, pues los comercios e inclusive las iglesias se encuentran cerrados.

Aunque el acceso a las minas se encuentra restringido, se puede visitar la antigua mina de la cárcel, que tiene un tiro de alrededor de 50 metros; ahí, se puede conocer la historia minera del municipio y cómo la mina terminó convertida en cárcel.

En la Fundación Todos por Cerro de San Pedro, también se ofrece una visita guiada que por 20 pesos hace un viaje a la época de bonanza minera. En ella el horario es de 12:00 del día a 5:00 de la tarde y se encuentra a un costado de la Presidencia Municipal.

Los fines de semana se encuentra abierto al público el taller de artesanías “El Guachichil“, donde ofertan collares y pulseras con minerales incrustados.

San Luis Potosí, Slp.- A 22 kilómetros y menos de media hora de distancia de la Capital potosina, se encuentra Cerro de San Pedro, un municipio que tras el cierre de la minería, se ha convertido en un pueblo fantasma ideal para un paseo de fin de semana.

Cerro de San Pedro fue un pueblo rico en oro y plata, lo cual atrajo la atención de Miguel Caldera en 1592, fecha a partir de la cual comenzó la explotación de estos minerales; la riqueza era tal, que fortaleció a San Luis al grado de colocarlo como la tercera ciudad más importante de la Nueva España.

Inclusive, el escudo del estado de San Luis Potosí tiene al fondo el Cerro de San Pedro con un lingote de oro y otro de plata a los costados de San Luis Rey de Francia. Sin embargo la explotación minera llegó a tal grado, que el emblemático cerro casi ha desaparecido.

Al perderse la actividad minera, el pueblo poco a poco se ha quedado sin habitantes, pues los pobladores prefieren migrar hacia otros sitios con más oportunidades de empleo, hablar de 90 residentes es mucho; quienes ahí se han quedado, sobreviven de “los restos” de la minería y de la actividad turística que se genera los fines de semana, cuando el silencio de las calles se rompe con el ir y venir de los paseantes.

Sus construcciones hechas a base de piedra y lodo, así como sus calles empedradas, hacen de Cerro de San Pedro un sitio ideal para quienes desean pasar un momento de esparcimiento, con una caminata y un desayuno al aire libre, pues la mayoría de los establecimientos cuentan con terraza para apreciar las construcciones, desde viviendas hasta oficinas y negocios que en sus paredes relatan el paso del tiempo.

La belleza y conservación de sus construcciones y vialidades, le han valido ser locación para telenovelas como “El Vuelo del Águila”, películas como “La delgada línea amarilla”, series y videoclips musicales. Lo que también las hace propicias para una imperdible “selfie” entre las ruinas o esculturas hechas a base de herramientas de los mineros o materiales extraídos de las minas.

Debido a su cercanía con la Capital potosina, llegar a Cerro de San Pedro es relativamente fácil, desde tomar un taxi que puede cobrar alrededor de 200 pesos, hasta hacer un traslado de 25 minutos en auto propio o en transporte público, aunque en este caso el trayecto es más extenso. A partir del anillo periférico, el recorrido es de 13 kilómetros por un camino de asfalto en buenas condiciones.

Una vez en el lugar, los recorridos por la cabecera municipal se pueden realizar a pie, eso sí, hay que tener buena condición física para explorar sus calles inclinadas o llegar al mirador, desde donde se puede apreciar el pueblo a un costado, y en el otro, el cerro carcomido por la actividad minera.

¿A DÓNDE IR?

Cerro de San Pedro cuenta con dos iglesias que por su antigüedad son un atractivo no sólo religioso, sino también cultural, se trata del Templo Parroquial dedicado a San Pedro Apóstol, y la iglesia de San Nicolás Tolentino, patrono de los mineros.

Además cuenta con dos museos, el Museo de Rocas y Minerales, donde como su nombre lo indica, se puede aprender acerca de las actividades que se realizaban en este “real” durante su época de mayor esplendor minero; y el museo “Cósmico” en el que se exhiben objetos extraños que se han encontrado en el pueblo.

La actividad cultural se enriquece en el mes de marzo con el tradicional Festival del Cerro.

También se puede visitar la comunidad de Monte Caldera, que se encuentra a 10 kilómetros de distancia de la cabecera municipal, este recorrido se puede realizar en bicicleta de montaña, hasta llegar a la iglesia del Señor de San Pedro, una construcción que data del siglo XVIII.

Otro de sus atractivos para los amantes del ecoturismo, es el Sendero del Capitán, un trayecto de 19 kilómetros que conecta Cerro de San Pedro y Armadillo de los Infante, el parque lineal cuenta con infraestructura adecuada para senderistas y ciclistas.


La visita no puede estar completa sin haber degustado las gorditas, barbacoa, chicharrón o inclusive la comida mexicana con una mezcla de comida alemana; acompañadas por bebidas como aguamiel, pulque, mezcal o colonche.

A decir de los pobladores, aquel que no tiene el estómago muy grande, puede tener un desayuno completo con 100 pesos; además recomiendan que si la intención es el desayuno, hay que llegar temprano, pues los fines de semana, sobre todo en temporadas como Semana Santa, el lugar es abarrotado por decenas de turistas.

Si el objetivo es recorrer sus calles empedradas en total quietud, la visita debe realizarse entre semana, pero eso sí, hay que viajar con algún alimento para pasar el rato, pues los comercios e inclusive las iglesias se encuentran cerrados.

Aunque el acceso a las minas se encuentra restringido, se puede visitar la antigua mina de la cárcel, que tiene un tiro de alrededor de 50 metros; ahí, se puede conocer la historia minera del municipio y cómo la mina terminó convertida en cárcel.

En la Fundación Todos por Cerro de San Pedro, también se ofrece una visita guiada que por 20 pesos hace un viaje a la época de bonanza minera. En ella el horario es de 12:00 del día a 5:00 de la tarde y se encuentra a un costado de la Presidencia Municipal.

Los fines de semana se encuentra abierto al público el taller de artesanías “El Guachichil“, donde ofertan collares y pulseras con minerales incrustados.

Mundo

Presidente de Ecuador dice que no se arrepiente de asalto a embajada mexicana

Daniel Noboa afirmó que lo hizo porque su gobierno considera que fue México el primero en violar las convenciones internacionales

Política

Aprueban diputados en comisiones creación del Fondo de Pensiones para el Bienestar

La Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados aprobó la reforma para crear el Fondo de Pensiones para el Bienestar propuesta por Morena

Elecciones 2024

INE presentaría más de 18 mil denuncias por irregularidades en lista nominal para votar en el extranjero

Las denuncias por irregularidades en registros del INE no irían precisamente en contra de las personas registradas

Elecciones 2024

Empresarios se alinean con Claudia Sheinbaum y la 4T

Claudia Sheinbaum prometió a los empresarios que de llegar al poder, habrá “solidez económica” y va a mantener finanzas sanas y responsables

Sociedad

CNTE inicia mesa de negociación con AMLO

Mientras se realiza la mesa de diálogo con el presidente, un contingente de maestros de la CNTE marcha con dirección al Zócalo de la CDMX

Sociedad

Madres buscadoras toman alcaldía de Fresnillo, Zacatecas, ante aumento de desaparecidos

El grupo de 50 mujeres buscadoras denunciaron que tan sólo una semana se ha registrado la desaparición de cerca de 30 personas en el municipio