/ miércoles 21 de diciembre de 2016

Advierte PAN sobre creación de impuestos

La fracción panista en la Asamblea Constituyente lamentó ayer que se abra la puerta a nuevos impuestos en la capital de la República, con la aprobación del apartado a), numeral 3, del artículo 26 del Proyecto de Constitución de la Ciudad de México.

A través del asambleísta constituyente Ernesto Cordero, la bancaa del Partido Acción Nacional (PAN) pidió modificar el término “progresividad fiscal”, sobre las contribuciones por el de “proporcionalidad”, en el apartado a) numeral 3, al considerar que ésta última incluye a la primera y la hace consistente con lo que establece el artículo 31 fracción IV de la Constitución General de la República.

Si esto se aplica al pie de la letra, advirtió, implica que los más ricos paguen más, mientras que el término de progresividad fiscal prevé que no se le puede bajar los impuestos absolutamente a nadie, incluidos la gente de más bajos ingresos.

“Si verdaderamente queremos ayudar a la gente que más lo necesita, a través de las finanzas públicas, si verdaderamente queremos corregir la distribución del ingreso y financiar una Carta de Derechos amplia y robusta, es necesario darle certeza jurídica a la recaudación tributaria”, aseveró.

Ésto fue planteado por el asambleísta Ernesto Cordero, en medio de un largo debate,  en el que advirtió que el artículo 31, fracción IV de la Carta Magna, establece que las contribuciones deberán ser proporcionales y equitativas.

Por tanto, con la modificación propuesta se respeta el carácter progresivo de la recaudación tributaria que establece la Constitución. La progresividad fiscal se puede aplicar y de hecho, se hace a través del concepto de proporcionalidad.

Nadie está proponiendo beneficiar a los más ricos, ni que las desigualdades sociales se sigan recrudeciendo. Lo que se plantea es que se dé la certeza jurídica al Gobierno de la ciudad, para que pueda recaudar los recursos que necesita para financiar la Carta de Derechos que propone.

“Si no somos absolutamente consistentes con lo que marca la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 31, vamos a perder en las Cortes todos los litigios en materia tributaria. Si queremos tener certeza de que la ciudad va a recaudar lo que necesita, para ampliar los derechos y libertades de esta ciudad, necesitamos actuar de manera consistente con la Constitución”.

Puntualizó que el concepto de proporcionalidad de ninguna manera implica agravar la distribución de los ingresos de los mexicanos. Puso el ejemplo del Impuesto Sobre la Renta, que es una contribución progresiva, pero está sustentada en el concepto de proporcionalidad.

“Entonces no quiere decir que vamos a empezar a instaurar tributos o contribuciones regresivas, lo que quiere decir es que estaríamos haciendo las cosas bien, para dar certeza a la Secretaría de Finanzas, para que pueda recaudar más”, sentenció.

La fracción panista en la Asamblea Constituyente lamentó ayer que se abra la puerta a nuevos impuestos en la capital de la República, con la aprobación del apartado a), numeral 3, del artículo 26 del Proyecto de Constitución de la Ciudad de México.

A través del asambleísta constituyente Ernesto Cordero, la bancaa del Partido Acción Nacional (PAN) pidió modificar el término “progresividad fiscal”, sobre las contribuciones por el de “proporcionalidad”, en el apartado a) numeral 3, al considerar que ésta última incluye a la primera y la hace consistente con lo que establece el artículo 31 fracción IV de la Constitución General de la República.

Si esto se aplica al pie de la letra, advirtió, implica que los más ricos paguen más, mientras que el término de progresividad fiscal prevé que no se le puede bajar los impuestos absolutamente a nadie, incluidos la gente de más bajos ingresos.

“Si verdaderamente queremos ayudar a la gente que más lo necesita, a través de las finanzas públicas, si verdaderamente queremos corregir la distribución del ingreso y financiar una Carta de Derechos amplia y robusta, es necesario darle certeza jurídica a la recaudación tributaria”, aseveró.

Ésto fue planteado por el asambleísta Ernesto Cordero, en medio de un largo debate,  en el que advirtió que el artículo 31, fracción IV de la Carta Magna, establece que las contribuciones deberán ser proporcionales y equitativas.

Por tanto, con la modificación propuesta se respeta el carácter progresivo de la recaudación tributaria que establece la Constitución. La progresividad fiscal se puede aplicar y de hecho, se hace a través del concepto de proporcionalidad.

Nadie está proponiendo beneficiar a los más ricos, ni que las desigualdades sociales se sigan recrudeciendo. Lo que se plantea es que se dé la certeza jurídica al Gobierno de la ciudad, para que pueda recaudar los recursos que necesita para financiar la Carta de Derechos que propone.

“Si no somos absolutamente consistentes con lo que marca la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 31, vamos a perder en las Cortes todos los litigios en materia tributaria. Si queremos tener certeza de que la ciudad va a recaudar lo que necesita, para ampliar los derechos y libertades de esta ciudad, necesitamos actuar de manera consistente con la Constitución”.

Puntualizó que el concepto de proporcionalidad de ninguna manera implica agravar la distribución de los ingresos de los mexicanos. Puso el ejemplo del Impuesto Sobre la Renta, que es una contribución progresiva, pero está sustentada en el concepto de proporcionalidad.

“Entonces no quiere decir que vamos a empezar a instaurar tributos o contribuciones regresivas, lo que quiere decir es que estaríamos haciendo las cosas bien, para dar certeza a la Secretaría de Finanzas, para que pueda recaudar más”, sentenció.