/ martes 22 de septiembre de 2015

Rechaza Mancera colados a la huelga de hambre

Ana María Lozada / El Sol de México

El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, descartó ayer que otros contingentes, como los maestros disidentes, vayan a quedarse en el Zócalo capitalino durante la marcha que los padres de los 43 normalistas desaparecidos realizarán el sábado 26 de septiembre, al cumplirse un año del “lamentable suceso de Ayotzinapa”, Guerrero.

Aceptó que habrá otros contingentes, por ejemplo la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que acompañará esa marcha, pero, aseguró que mantienen una buena interlocución con los familiares y el acuerdo es para que puedan utilizar ese espacio durante la huelga de hambre de 43 horas que los padres realizarán.

En conferencia de prensa, ofrecida en el Salón Miguel Hidalgo, del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, el mandatario capitalino informó que a través de la Secretaría de Gobierno se mantiene contacto permanente con los padres de los jóvenes normalistas, a quienes se les dará el apoyo logístico que requieran y en la medida que lo soliciten.

Ana María Lozada / El Sol de México

El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, descartó ayer que otros contingentes, como los maestros disidentes, vayan a quedarse en el Zócalo capitalino durante la marcha que los padres de los 43 normalistas desaparecidos realizarán el sábado 26 de septiembre, al cumplirse un año del “lamentable suceso de Ayotzinapa”, Guerrero.

Aceptó que habrá otros contingentes, por ejemplo la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que acompañará esa marcha, pero, aseguró que mantienen una buena interlocución con los familiares y el acuerdo es para que puedan utilizar ese espacio durante la huelga de hambre de 43 horas que los padres realizarán.

En conferencia de prensa, ofrecida en el Salón Miguel Hidalgo, del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, el mandatario capitalino informó que a través de la Secretaría de Gobierno se mantiene contacto permanente con los padres de los jóvenes normalistas, a quienes se les dará el apoyo logístico que requieran y en la medida que lo soliciten.