/ domingo 3 de abril de 2016

Solicita la ALDF informes de impacto ambiental

La Asamblea Legislativa solicitó a la Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal, informar a esa soberanía sobre las acciones realizadas para transparentar la documentación relativa al deprimido vehicular en Río Mixcoac, en cuanto a impacto ambiental y los peligros reales al medio ambiente que genera la obra.

La presidenta de la comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana de la ALDF, Margarita Martínez Fisher, explicó que se trata de transparentar los documentos que tiene que ver con la obra señalada y atender  los reclamos ciudadanos que consideran que el descuido en la obra pone en riesgo al medio ambiente sano.

El Punto de Acuerdo aprobado por el peno, pide que se exhiba ante la ALDF, copia certificada de la fe de hechos correspondiente al estado que guardan los inmuebles colindantes y adyacentes a la construcción del deprimido Mixcoac.

Además, que presente  la póliza y el contrato de seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, que deben acreditar por ley las empresas constructoras involucradas en el proyecto citado.

Explicó que la propuesta se orienta a prevenir el derecho humano de los habitantes de la Ciudad de México a un medio ambiente sano, previsto en el artículo cuarto, párrafo quinto, constitucional y en diversos instrumentos internacionales ratificados por el país, como lo establecen los artículos 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y el décimo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, "Protocolo de San Salvador".

Recordó que en su momento,  la Secretaría de Gobierno reconoció la necesidad de que la SOS levantara ante notario y las empresas constructoras involucradas, una fe de hechos de la situación física de cada uno de los inmuebles adyacentes a la obra.

Además, consideró que el Instituto para la Seguridad de las Construcciones en el Distrito Federal, debe emitir una opinión técnica sobre la posibilidad de que alguna vivienda haya resultado afectada por el inicio de la obra. También debe tomarse precauciones para evitar daños como hundimientos diferenciales y socavones en banquetas y daños a viviendas aledañas, tras la entrega de las obras.

/arm

La Asamblea Legislativa solicitó a la Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal, informar a esa soberanía sobre las acciones realizadas para transparentar la documentación relativa al deprimido vehicular en Río Mixcoac, en cuanto a impacto ambiental y los peligros reales al medio ambiente que genera la obra.

La presidenta de la comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana de la ALDF, Margarita Martínez Fisher, explicó que se trata de transparentar los documentos que tiene que ver con la obra señalada y atender  los reclamos ciudadanos que consideran que el descuido en la obra pone en riesgo al medio ambiente sano.

El Punto de Acuerdo aprobado por el peno, pide que se exhiba ante la ALDF, copia certificada de la fe de hechos correspondiente al estado que guardan los inmuebles colindantes y adyacentes a la construcción del deprimido Mixcoac.

Además, que presente  la póliza y el contrato de seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, que deben acreditar por ley las empresas constructoras involucradas en el proyecto citado.

Explicó que la propuesta se orienta a prevenir el derecho humano de los habitantes de la Ciudad de México a un medio ambiente sano, previsto en el artículo cuarto, párrafo quinto, constitucional y en diversos instrumentos internacionales ratificados por el país, como lo establecen los artículos 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y el décimo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, "Protocolo de San Salvador".

Recordó que en su momento,  la Secretaría de Gobierno reconoció la necesidad de que la SOS levantara ante notario y las empresas constructoras involucradas, una fe de hechos de la situación física de cada uno de los inmuebles adyacentes a la obra.

Además, consideró que el Instituto para la Seguridad de las Construcciones en el Distrito Federal, debe emitir una opinión técnica sobre la posibilidad de que alguna vivienda haya resultado afectada por el inicio de la obra. También debe tomarse precauciones para evitar daños como hundimientos diferenciales y socavones en banquetas y daños a viviendas aledañas, tras la entrega de las obras.

/arm