/ sábado 1 de abril de 2017

Hotel Carlota, para descansar en el corazón de Reforma

Por Julio García Castillo

La Avenida Reforma es la más bonita de México con grandes monumentos y jardines ¿Quién no se ha enamorado de la Ciudad de México al llegar a su corazón? Es ahí donde se conglomera el centro financiero, turístico y de entretenimiento de los capitalinos y los visitantes.

De la gran oferta de alojamiento para el turismo de negocios y vacacional que llegan a la CDMX hay hoteles que te pueden dar una gran sorpresa; a tan solo unos cuantos pasitos de la Avenida Reforma se encuentra uno de ellos, es un sitio encantador, lleno de detalles y como dirían por ahí, una gema que se fue puliendo poco a poco sin que nadie lo notara.

El Hotel Carlota, quizá llamado así por la emperatriz mexicana quien vivió al final del Paseo de la Reforma -en el Castillo de Chapultepec-, es un homenaje al buen gusto y a los pequeños detalles que encuentras en la propiedad que le dan un sentido de lujo y comodidad.

El rediseño arquitectónico y de interiores fue obra de varios artistas mexicanos que se basaron en la transformación de la misma Ciudad de México, una mezcla de elementos del pasado, detalles futuristas y multisensoriales.

El creativo, Ignacio Cabrera, supo adaptar elementos con la obra del arquitecto Javier Sánchez; el resultado, un hotel Carlota con bastante personalidad.

El lobby mantiene un aire vintage en su decoración, los muros nos muestran una arqueología urbana, mientras que el restaurante y la alberca llevan elementos de cristal.

Si a esto le agregamos colores setenteros, muebles de madera en tonos naturales y árboles interiores, todo cambia, es una manera de entrar a un espacio antiguo de enormes patios que combinan con expresivos elementos contemporáneos, sin lugar a dudas un diseño encantador.

En las áreas comunes y en el bar, podremos observar muebles de colección creados por la firma de interiorismo “La Metropolitana”, están trabajados en madera fina e incrustados en los muros. Esta tendencia le dan un ambiente cálido y hogareño.

Las escaleras de hierro y concreto, junto con el elevador nos recuerdan que la ciudad también ha sido parte de un movimiento industrial que todavía podemos encontrar en antiguos edificios.

Las habitaciones son otro espacio que te invita a estar cómodamente instalado, algunos de sus techos y muros nos muestran un aire de abandono y a la vez un concreto fuerte para entender que la transformación es parte de la belleza del hotel.

Un baño de casona antigua, una cama cómoda, muebles y piezas únicas que representan la cara del nuevo arte mexicano son la obra de un grupo de interioristas que supieron darle un toque de armonía a cada habitación.

Ahora si, ¿Estás listo para disfrutar tus vacaciones en el corazón de la ciudad?

www.hotelcarlota.com.mx

Este artículo está escrito en colaboración 
con www.elsouvenir.com

Por Julio García Castillo

La Avenida Reforma es la más bonita de México con grandes monumentos y jardines ¿Quién no se ha enamorado de la Ciudad de México al llegar a su corazón? Es ahí donde se conglomera el centro financiero, turístico y de entretenimiento de los capitalinos y los visitantes.

De la gran oferta de alojamiento para el turismo de negocios y vacacional que llegan a la CDMX hay hoteles que te pueden dar una gran sorpresa; a tan solo unos cuantos pasitos de la Avenida Reforma se encuentra uno de ellos, es un sitio encantador, lleno de detalles y como dirían por ahí, una gema que se fue puliendo poco a poco sin que nadie lo notara.

El Hotel Carlota, quizá llamado así por la emperatriz mexicana quien vivió al final del Paseo de la Reforma -en el Castillo de Chapultepec-, es un homenaje al buen gusto y a los pequeños detalles que encuentras en la propiedad que le dan un sentido de lujo y comodidad.

El rediseño arquitectónico y de interiores fue obra de varios artistas mexicanos que se basaron en la transformación de la misma Ciudad de México, una mezcla de elementos del pasado, detalles futuristas y multisensoriales.

El creativo, Ignacio Cabrera, supo adaptar elementos con la obra del arquitecto Javier Sánchez; el resultado, un hotel Carlota con bastante personalidad.

El lobby mantiene un aire vintage en su decoración, los muros nos muestran una arqueología urbana, mientras que el restaurante y la alberca llevan elementos de cristal.

Si a esto le agregamos colores setenteros, muebles de madera en tonos naturales y árboles interiores, todo cambia, es una manera de entrar a un espacio antiguo de enormes patios que combinan con expresivos elementos contemporáneos, sin lugar a dudas un diseño encantador.

En las áreas comunes y en el bar, podremos observar muebles de colección creados por la firma de interiorismo “La Metropolitana”, están trabajados en madera fina e incrustados en los muros. Esta tendencia le dan un ambiente cálido y hogareño.

Las escaleras de hierro y concreto, junto con el elevador nos recuerdan que la ciudad también ha sido parte de un movimiento industrial que todavía podemos encontrar en antiguos edificios.

Las habitaciones son otro espacio que te invita a estar cómodamente instalado, algunos de sus techos y muros nos muestran un aire de abandono y a la vez un concreto fuerte para entender que la transformación es parte de la belleza del hotel.

Un baño de casona antigua, una cama cómoda, muebles y piezas únicas que representan la cara del nuevo arte mexicano son la obra de un grupo de interioristas que supieron darle un toque de armonía a cada habitación.

Ahora si, ¿Estás listo para disfrutar tus vacaciones en el corazón de la ciudad?

www.hotelcarlota.com.mx

Este artículo está escrito en colaboración 
con www.elsouvenir.com