/ domingo 13 de noviembre de 2016

Conoce la historia del Palacio de la Escuela de Medicina de la CDMX

Por Brisa Leticia Arenas Ríos

En el bello Centro Histórico de la Ciudad de México, se encuentra el Palacio de la Escuela de Medicina, entre las calles de República de Brasil y República de Venezuela.

En este singular recinto, también conocido como Antiguo Palacio de la Inquisición, desfilaron hombres acusados de brujería, herejía y pacto demoníaco. Ahí algunos de los instrumentos y técnicas de tortura creadas por el hombre fueron aplicadas con maestría, infringiendo dolor y sufrimiento a su máxima expresión, por ello, sería lógico escuchar historias de fantasmas y aterradores fenómenos que ocurren a lo largo y ancho de sus pasillos; sin embargo, todo se queda en conjeturas, pues no es común encontrar a alguien que conozca acerca de algún evento sobrenatural que haya ocurrido en este lugar.

El palacio era conocido popularmente como la "Casa Chata", ya que la esquina suroeste está aparentemente cortada o empujada hacia adentro, con el fin de hacer frente a la Plaza de Santo Domingo, esta idea fue una innovación en el Virreinato de la Nueva España; otro detalle importante es el de los arcos en los cuatro puntos cardinales, éstos no descansan en columnas, pero parecen colgar del techo. El estilo del recinto es barroco y se terminó de construir en el año de 1736 por el arquitecto Pedro de Arrieta; contaba con salas de audición, salas de juicio, una cámara secreta, alojamiento para dos inquisidores y una cárcel, la cual fue conocida como "de la perpetuidad", ya que pocos salían después de ser confinados.

Te puede interesar: 

Tras varios años de abandono y desuso, en 1838 el palacio se subastó públicamente, pero nadie lo compró; las leyendas y los mitos que rodeaban a la Inquisición ahuyentaron a los posibles compradores. Posteriormente, el edificio fue sede temporal del arzobispado de la ciudad, de la Lotería Nacional, una escuela primaria e incluso de un cuartel militar.

Más tarde, en el año de 1854, es adquirido por la Universidad Nacional Autónoma de México para convertir el edifico en la Escuela de Medicina. Cuando la UNAM se trasladó a Ciudad Universitaria en la década de 1950, la institución retuvo la propiedad y actualmente es el Museo de Medicina de México.

Hace algunos años, los instrumentos de tortura regresaron a este edificio, aunque ahora no para provocar muerte y sufrimiento, sino como parte de la exposición “Instrumentos de Tortura y Pena Capital”. Vale la pena caminar por sus pasillos y sentir la fuerte vibra que hace de todo el espacio una experiencia sorprendente.

¿Cómo llegar?

República de Brasil No. 33, esquina con República de Venezuela y Belisario Domínguez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Estación del Metro Zócalo Línea 2 (Azul).

Por Brisa Leticia Arenas Ríos

En el bello Centro Histórico de la Ciudad de México, se encuentra el Palacio de la Escuela de Medicina, entre las calles de República de Brasil y República de Venezuela.

En este singular recinto, también conocido como Antiguo Palacio de la Inquisición, desfilaron hombres acusados de brujería, herejía y pacto demoníaco. Ahí algunos de los instrumentos y técnicas de tortura creadas por el hombre fueron aplicadas con maestría, infringiendo dolor y sufrimiento a su máxima expresión, por ello, sería lógico escuchar historias de fantasmas y aterradores fenómenos que ocurren a lo largo y ancho de sus pasillos; sin embargo, todo se queda en conjeturas, pues no es común encontrar a alguien que conozca acerca de algún evento sobrenatural que haya ocurrido en este lugar.

El palacio era conocido popularmente como la "Casa Chata", ya que la esquina suroeste está aparentemente cortada o empujada hacia adentro, con el fin de hacer frente a la Plaza de Santo Domingo, esta idea fue una innovación en el Virreinato de la Nueva España; otro detalle importante es el de los arcos en los cuatro puntos cardinales, éstos no descansan en columnas, pero parecen colgar del techo. El estilo del recinto es barroco y se terminó de construir en el año de 1736 por el arquitecto Pedro de Arrieta; contaba con salas de audición, salas de juicio, una cámara secreta, alojamiento para dos inquisidores y una cárcel, la cual fue conocida como "de la perpetuidad", ya que pocos salían después de ser confinados.

Te puede interesar: 

Tras varios años de abandono y desuso, en 1838 el palacio se subastó públicamente, pero nadie lo compró; las leyendas y los mitos que rodeaban a la Inquisición ahuyentaron a los posibles compradores. Posteriormente, el edificio fue sede temporal del arzobispado de la ciudad, de la Lotería Nacional, una escuela primaria e incluso de un cuartel militar.

Más tarde, en el año de 1854, es adquirido por la Universidad Nacional Autónoma de México para convertir el edifico en la Escuela de Medicina. Cuando la UNAM se trasladó a Ciudad Universitaria en la década de 1950, la institución retuvo la propiedad y actualmente es el Museo de Medicina de México.

Hace algunos años, los instrumentos de tortura regresaron a este edificio, aunque ahora no para provocar muerte y sufrimiento, sino como parte de la exposición “Instrumentos de Tortura y Pena Capital”. Vale la pena caminar por sus pasillos y sentir la fuerte vibra que hace de todo el espacio una experiencia sorprendente.

¿Cómo llegar?

República de Brasil No. 33, esquina con República de Venezuela y Belisario Domínguez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Estación del Metro Zócalo Línea 2 (Azul).