/ lunes 10 de octubre de 2016

Designan a Carlos Aguiar Retes sexto cardenal mexicano

CIUDAD DEL VATICANO, Italia. (OEM-Informex).- Carlos Aguiar Retes será el sexto cardenal mexicano y el cuarto en  condiciones de elegir al Sumo Pontífice por tener menos de 80 años. El actual arzobispo de Tlalnepantla, junto con otros 16 prelados, 13 de ellos “electores”, será proclamado oficialmente miembro del Colegio Cardenalicio el próximo 19 de noviembre, es decir, la víspera de la clausura del “Año Santo de la Misericordia”. El anuncio fue dado por el Papa Francisco durante el “Angelus” dominical en la Plaza de San Pedro.

Por lo tanto, los cuatro cardenales electores mexicanos serán, además de Aguiar Retes, el arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles Ortega; el arzobispo de la Ciudad de México, Norberto Rivera Carrera y el de Morelia, Alberto Suarez Inda (creado cardenal el 14 de febrero de 2015), mientras que los no electores  son  Juan Sandoval Íñiguez y Javier Lozano Barragán, ambos con 83 años.

El arzobispo de Tlalnepantla, nacido el 9 de enero en Tepic; fue ordenado sacerdote el 22 de abril de 1973; obtuvo la licencia en Sagrada Escritura en el Pontificio  Instituto Bíblico de Roma y el Doctorado en Teología Bíblica en la Pontificia Universidad Gregoriana de la Ciudad Eterna. Sucesivamente, cubrió el cargo de rector del Seminario de Tepic y contemporáneamente de presidente de la Organización de Seminarios Mexicanos y miembro del Consejo Directivo de los Seminarios Latinoamericanos. Después fue rector de la Residencia “Juan XXIII” para sacerdotes en la pontificia Universidad de México y profesor de Sagrada Escritura en la misma Universidad.

El 29 de junio de 1997 recibió la ordenación episcopal; el 5 de febrero de 2009 Benedicto XVI lo nombró arzobispo Metropolitano de Tlalnepantla y de 2006 a 2012 fue presidente de la Conferencia Episcopal de México, mientras que de 2011 a 2015 fue presidente de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam).

Además, no es un secreto que el próximo cardenal mexicano, durante una visita a Roma al frente de los obispos de América Latina, tuvo un rol determinante para convencer a Francisco a realizar su viaje a México.

Los nuevos purpurados –como dijo Bergoglio- “provienen de 11 naciones y expresan la universalidad de la Iglesia”. Tres son europeos, tres latinoamericanos, tres estadunidenses, dos africanos, uno asiático y uno de Oceanía.

De todos modos, se subraya la atención del pontífice argentino hacia las periferias y las aéreas de conflicto del planeta. En este sentido destacan la elección del nuncio apostólico en Siria, Mario Zenari, y del arzobispo Dieudonné  Nzapalainga, de Bangui, en Centroáfrica, donde Francisco, a fines de noviembre del año pasado abrió la primera Puerta Santa del actual Jubileo. Otro ejemplo significativo es la decisión de dar la purpura entre los no electores al sacerdote Ernest Simoni, de casi 88 años, encarcelado por 30 años durante el régimen comunista  albanés, torturado y obligado a trabajos forzados en las cloacas. Su testimonio conmovió hasta las lágrimas a Francisco.

Además de Aguiar Retes, el Papa Francisco proclamará a otros dos prelados latinoamericanos, el brasileño Sergio de Rocha, arzobispo de Brasilia, y el venezolano Baltasar Enrique Porras Cardozo, arzobispo de Mérida. De tal manera, Brasil se confirma el país de América Latina con el mayor número de cardenales, 11 en total, de los cuales 5 electores, seguido por México con  6 purpurados (4 electores).

Con los nuevos cardenales los electores en un eventual conclave serían actualmente 121.

Cabe señalar que de siete países que no tenían ningún representante en el Colegio cardenalicio, cuatro tendrán purpurados electores (República Centroafricana, Bangladesh, Islas Mauricios y Papua Nueva Guinea) y tres no electores (Malasia, Lesotho y Albania).

En general, el país con el mayor número de cardenales electores sigue siendo Italia con 25. Le siguen Estados Unidos (10), Francia y Brasil (5), México, España, India y Polonia (4), Canadá y Alemania (3), Portugal, Filipinas, Venezuela y Argentina (2).

También en esta ocasión, el Pontífice argentino respetó la consigna recibida  por el Colegio Cardenalicio una vez elegido, de reducir la influencia de los italianos en los altos rangos de la Iglesia. Efectivamente, de los 13 nuevos electores solo uno es italiano, Mario Zenari, embajador papal en la martirizada Siria, defensor de la minoría cristiana y que desde hace cinco años denuncia, sin temor alguno, los crímenes de guerra, primero del “Estado Islámico”, después del régimen de Damasco y sucesivamente de todas las fuerzas aliadas. El otro italiano que recibirá el birrete cardenalicio es Renato Corti, arzobispo emérito de Novara, el cual sin embargo no tendrá  derecho de voto en un conclave por haber superado los 80 años.

CIUDAD DEL VATICANO, Italia. (OEM-Informex).- Carlos Aguiar Retes será el sexto cardenal mexicano y el cuarto en  condiciones de elegir al Sumo Pontífice por tener menos de 80 años. El actual arzobispo de Tlalnepantla, junto con otros 16 prelados, 13 de ellos “electores”, será proclamado oficialmente miembro del Colegio Cardenalicio el próximo 19 de noviembre, es decir, la víspera de la clausura del “Año Santo de la Misericordia”. El anuncio fue dado por el Papa Francisco durante el “Angelus” dominical en la Plaza de San Pedro.

Por lo tanto, los cuatro cardenales electores mexicanos serán, además de Aguiar Retes, el arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles Ortega; el arzobispo de la Ciudad de México, Norberto Rivera Carrera y el de Morelia, Alberto Suarez Inda (creado cardenal el 14 de febrero de 2015), mientras que los no electores  son  Juan Sandoval Íñiguez y Javier Lozano Barragán, ambos con 83 años.

El arzobispo de Tlalnepantla, nacido el 9 de enero en Tepic; fue ordenado sacerdote el 22 de abril de 1973; obtuvo la licencia en Sagrada Escritura en el Pontificio  Instituto Bíblico de Roma y el Doctorado en Teología Bíblica en la Pontificia Universidad Gregoriana de la Ciudad Eterna. Sucesivamente, cubrió el cargo de rector del Seminario de Tepic y contemporáneamente de presidente de la Organización de Seminarios Mexicanos y miembro del Consejo Directivo de los Seminarios Latinoamericanos. Después fue rector de la Residencia “Juan XXIII” para sacerdotes en la pontificia Universidad de México y profesor de Sagrada Escritura en la misma Universidad.

El 29 de junio de 1997 recibió la ordenación episcopal; el 5 de febrero de 2009 Benedicto XVI lo nombró arzobispo Metropolitano de Tlalnepantla y de 2006 a 2012 fue presidente de la Conferencia Episcopal de México, mientras que de 2011 a 2015 fue presidente de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam).

Además, no es un secreto que el próximo cardenal mexicano, durante una visita a Roma al frente de los obispos de América Latina, tuvo un rol determinante para convencer a Francisco a realizar su viaje a México.

Los nuevos purpurados –como dijo Bergoglio- “provienen de 11 naciones y expresan la universalidad de la Iglesia”. Tres son europeos, tres latinoamericanos, tres estadunidenses, dos africanos, uno asiático y uno de Oceanía.

De todos modos, se subraya la atención del pontífice argentino hacia las periferias y las aéreas de conflicto del planeta. En este sentido destacan la elección del nuncio apostólico en Siria, Mario Zenari, y del arzobispo Dieudonné  Nzapalainga, de Bangui, en Centroáfrica, donde Francisco, a fines de noviembre del año pasado abrió la primera Puerta Santa del actual Jubileo. Otro ejemplo significativo es la decisión de dar la purpura entre los no electores al sacerdote Ernest Simoni, de casi 88 años, encarcelado por 30 años durante el régimen comunista  albanés, torturado y obligado a trabajos forzados en las cloacas. Su testimonio conmovió hasta las lágrimas a Francisco.

Además de Aguiar Retes, el Papa Francisco proclamará a otros dos prelados latinoamericanos, el brasileño Sergio de Rocha, arzobispo de Brasilia, y el venezolano Baltasar Enrique Porras Cardozo, arzobispo de Mérida. De tal manera, Brasil se confirma el país de América Latina con el mayor número de cardenales, 11 en total, de los cuales 5 electores, seguido por México con  6 purpurados (4 electores).

Con los nuevos cardenales los electores en un eventual conclave serían actualmente 121.

Cabe señalar que de siete países que no tenían ningún representante en el Colegio cardenalicio, cuatro tendrán purpurados electores (República Centroafricana, Bangladesh, Islas Mauricios y Papua Nueva Guinea) y tres no electores (Malasia, Lesotho y Albania).

En general, el país con el mayor número de cardenales electores sigue siendo Italia con 25. Le siguen Estados Unidos (10), Francia y Brasil (5), México, España, India y Polonia (4), Canadá y Alemania (3), Portugal, Filipinas, Venezuela y Argentina (2).

También en esta ocasión, el Pontífice argentino respetó la consigna recibida  por el Colegio Cardenalicio una vez elegido, de reducir la influencia de los italianos en los altos rangos de la Iglesia. Efectivamente, de los 13 nuevos electores solo uno es italiano, Mario Zenari, embajador papal en la martirizada Siria, defensor de la minoría cristiana y que desde hace cinco años denuncia, sin temor alguno, los crímenes de guerra, primero del “Estado Islámico”, después del régimen de Damasco y sucesivamente de todas las fuerzas aliadas. El otro italiano que recibirá el birrete cardenalicio es Renato Corti, arzobispo emérito de Novara, el cual sin embargo no tendrá  derecho de voto en un conclave por haber superado los 80 años.