/ sábado 9 de enero de 2016

México cuenta con instituciones de seguridad que velan por la tranquilidad de los ciudadanos: Peña Nieto

Miguel Reyes Razo / El Sol de México

Impresionantes, lujosos autobuses negros cuidadosamente encerados y pulidos dejaban su carga de embajadores y cónsules mexicanos frente a la Puerta Mariana de Palacio Nacional. Parlanchines hombres y mujeres metidos en severos -evidentemente caros- vestidos aceptaban de buen grado ponerse en fila -hacer cola- para ser debidamente identificados y guiados hasta el Salón Tesorería de la Secretaría de Hacienda en Palacio Nacional. Faltaban pocos minutos para las 3 de la tarde.

"Apúrele. Píquele. El Presidente ya está dando su mensaje a medios. Por lo del "Chapo". Por acá. Bueno, yo lo llevo"-soltó, decidió de sopetón Paco Mejía. Abría paso, manoteaba para indicar:

"...Allá está Marco Garza. Ellos lo van a llevar. Entre por aquí...A lo mejor, si el Presidente ya está hablando se va a tener que esperar. Ya ve que no dejan...

Prisas. Tensión. Urgencia. Curiosidad. Impaciencia. Allá se recortaba la figura de Ignacio Bobadilla -del equipo del Profesor Gerardo Zepeda- . "¡Feliz año! ¡Que Dios lo bendiga!", formuló sin detenerse. Y Paco Mejía:

"Hay que llegar al Patio de Honor. La comida será después. Bueno, usted ya sabe. Los medios nomás entran a escuchar y tomar nota de los discursos. Y luego salen; se van. Y la reunión del Presidente con Embajadores y Consules ya es más privada. Apúrele. ¿Qué le pasó? ¿Por qué se le hizo tarde?

Guardias severos cuidan los goznes de las rejas internas de Palacio Nacional. Revisan gafete. Preguntan nombre. Ocupación. Examinan metales. Llaves, teléfono celular, monedas. Observan con recelo la libreta. Otras veces quieren apropiarsela. Lo mismo que los bolígrafos. ¿Para que los quiere? , llegan a preguntar. Ayer no.

Desbrozó la ruta Paco Mejía. Encaminó. Y le entraron las urgencias: "Dejé  mis cosas allá afuera. Mi abrigo. Mi maleta. ¡Híjole! No me los vayan a robar. Nos vemos...

Únicamente reporteros -cientos de ellos entre informadores y camarógrafos y fotógrafos- ocupaban el exclusivo sitio. Patio de Honor. Plataforma revestida en rojo. Atril para un único orador. El Presidente de México Enrique Peña Nieto. Las 3 de la tarde. E inquietud. Ansiedad. Reencuentros. Intercambio:

"¡Qué notición...”

"¡Qué bueno. Ya era hora”.

"¿Cómo supiste...?”

"Ando en pie desde las 5 de la mañana -contó Israel Aldave. Me mandaron al funeral de Don Joaquín Gamboa Pascoe. Su cadaver llegó a la medianoche. La familia exigió discreción. Y luego se supo que el Presidente Peña Nieto iría a Félix Cuevas- Ando desvelado. De un lado para otro. Voy a cubrir esto. No sé a qué hora. Ya hace hambre...

Marco Garza, Paris Quijano, Héctor González. Todos en guardia. Los reporteros clavan la mirada en la escalera alfombrada en rojo, cubo muy iluminado. Jorge Puig Mirón gira la cámara de Televisa. No se le escapara nada. Todavía llegan algunos reporteros. "No sabes. Madero es un hormiguero. Imposible avanzar. Como que se empezó a respirar un aire distinto. Uno confiado y festivo. Uno como de orgullo y satisfaccion

Por Avenida Juárez y Dolores se nota el gentío. Chocan como transtornados, mareados. Como si se tambalearan. Las personas buscan atajos. Cortar la densa marcha. Apurar a los indolentes. Dejar atrás a los auténticos paseantes. Casi nadie se entera que el edicifio de "La Nacional". Compañía de Seguros Sobre la Vida se construyó ahí en Avenida Juárez 4 el siglo pasado. Art Decó. Hacia el 20 de Diciembre de 1960 esa empresa era dirigida por Don Adolfo I. Riveroll. Jack, su hijo se hacía cargo de "La Provincial". Y su hermana Alice dirigia el entonces muy exclusivo Colegio Oxford. De "Niñas Popis".

Se "chanagarrizó" el Centro. Ni rastro de "Lady Baltimore" que encantaba a Salvador Novo. Se borró el rastro de la exclusiva tienda "Lord's" en Madero 33 , que contenía los sueños y afanes de Ernesto Rojas Sánchez que con finas popelinas inglesas y casimires "Made in England", mancuernillas esmaltadas y corbatas clásicas conseguía tiempo para encabezar la Sociedad de Comerciantes de El Centro. Y ya se fue "Casa Rionda". Y la joyería "De la Fuente Bustillos". Bueno. Ya ni "Sidrali" con sus "medias -nches" en Palma y Madero.

Policías educados cuidan el paso de ancianos, mujeres y niños en Dolores y Juárez. Pitan y vuelven a pitar. Controlan. Sin injurias ni choteos. Se ganan sonrisas aprobatorias. Hasta un aislado "¡Bravo, así se hace!"

Avenida Juarez exhibe las colosales esculturas Deredia. Frente a Bellas Artes. Cerca del Hemiciclo a Benito Juárez. Ahí un cilindrero hace girar la manivela. Ofrece la copa de su gorra. A los muchos indiferentes les sugiere: "Aunque sea un poquito, jefe"!

Y los adornos navideños. Ya languidecieron. Es tiempo de quitarlos. Por allá la pista de hielo. Zócalo. Un hombre avanza. Adelanta un cartel: "Ma mariguana no es mala. Los malos somos tú y yo". Pasea tan campante frente al hotel Ritz.

Y pasa el tiempo en Palacio Nacional. Silba el viento frío en los corredores del histórico lugar. Patio de Honor que parece refulgir. Como el 1 de Diciembre del 2012. El día de la Toma de Posesión del Presidente Enrique Peña Nieto. Flota en la atmósfera una suerte de brisa y luz fresca, nueva. Los reporteros aguardan. Se impacientan. Pasan de las 3. Tiempo de mesa. De engullir alimentos. Casi todos desayunaron a las 7 u 8 de la mañana. Y ya son las 3. Pasan de. Y todavía no. Y ya bulle el gentío en el Salón Tesorería. Embajadores y Consules aguardan.

Y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, aparece flanqueado por el General Salvador Cienfuegos y el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong. El Presidente casi flota. El Presidente Enrique Peña Nieto no oculta -no puede, no quiere, no es su estilo- su emoción. Sentimiento de alegría, de gusto, de triunfo lo invade. Lo comparte:

"Quiero decir a todos los mexicanos que las fuerzas de seguridad de México aprehendieron hoy al delincuente Joaquín Guzmán Loera.

Arrancó un ¡Aaaaah! de aprobación. Tenía junto a él al Secretario de Marina. A la señora Procuradora de la República, al responsable de la Seguridad, Renato Sales Heredia. Francisco Guzmán -Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República. Y expertos de CISEN.  Y el Coordinador de Comunicación Social y Vocero del Gobierno de la República Eduardo Sánchez. Todos lucen semblantes serios. Ropas sin una arruga. Empero, por su mirada y gesto se les advierte felices, satisfechos.

El Presidente de México Enrique Peña Nieto mantiene seguridad y disciplina. Hoy -ayer- no le costó trabajo. Imposible olvidar su gesto aquel domingo de Julio en la biblioteca adyacente a la Embajada de México en Francia. En Paris masticaba su ira. La noticia de la fuga del prisionero Guzmán Loera trastornaba su Gira de Vista de Estado a Francia. Su trato -tan amistoso, tan cordial- con el Presidente Francois Ollande. Con sus colaboradores sopesó la necesidad de hacer comentarios ante los reporteros que lo acompañaban. "Nada de preguntas", se estableció. Y la gira pareciò nublarse. Opacarse por el terrible hecho.

"Ya lo dije: este es el año de cosechar lo sembrado durante tres años; los mexicanos deben sentir orgullo por sus instituciones” presidente Peña Nieto

"Los mexicanos son insuperables -somos, corrigió . Si trabajamos unidos. No hay adversidad que no podamos vencer. Los mexicanos deben estar  seguros de que cuentan con instituciones sólidas, firmes, decididas a mantener la paz, la seguridad y el estado de Derecho en nuestro país.

"Nuestras Fuerzas Armadas, las Policías, El CIsen, la Procuraduría de la República todos los elementos de inteligencia -describió el Presidente Enrique Peña Nieto- atendieron con toda puntualidad mis instrucciones. Todos dedicaron días y noches y semanas y meses a dar con el prófugo.  Era cuestión de tiempo su recaptura. Se impuso el trabajo de muchos. Se echó mano de talento, información, trabajo.

"Debo felicitar a todos los líderes. Les ruego a todos transmitan a subordinados y colaboradores la felicitación del Presidente de la REpública. Estoy -lo reitero- siempre decidido a trabajar por la paz y la seguridad de todos los mexicanos. Hoy damos prueba de que tenemos a muchos mexicanos capaces de grandes hazañas.

"Deseo -dijo radiante el Presidente Enrique Peña Nieto- que este acontecimiento dé prueba de que  México va por la ruta adecuada".

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto bien podía haber dicho:

"Este es el tiempo de cosechar lo sembrado a lo largo de 3 años".

Repartió apretones de manos y sonridas. Hasta compartió carcajada con la abogada Gómez. La señora Procuradora de la República.

Innegable. Ayer fue un gran día para el Presidente Enrique Peña Nieto.

Miguel Reyes Razo / El Sol de México

Impresionantes, lujosos autobuses negros cuidadosamente encerados y pulidos dejaban su carga de embajadores y cónsules mexicanos frente a la Puerta Mariana de Palacio Nacional. Parlanchines hombres y mujeres metidos en severos -evidentemente caros- vestidos aceptaban de buen grado ponerse en fila -hacer cola- para ser debidamente identificados y guiados hasta el Salón Tesorería de la Secretaría de Hacienda en Palacio Nacional. Faltaban pocos minutos para las 3 de la tarde.

"Apúrele. Píquele. El Presidente ya está dando su mensaje a medios. Por lo del "Chapo". Por acá. Bueno, yo lo llevo"-soltó, decidió de sopetón Paco Mejía. Abría paso, manoteaba para indicar:

"...Allá está Marco Garza. Ellos lo van a llevar. Entre por aquí...A lo mejor, si el Presidente ya está hablando se va a tener que esperar. Ya ve que no dejan...

Prisas. Tensión. Urgencia. Curiosidad. Impaciencia. Allá se recortaba la figura de Ignacio Bobadilla -del equipo del Profesor Gerardo Zepeda- . "¡Feliz año! ¡Que Dios lo bendiga!", formuló sin detenerse. Y Paco Mejía:

"Hay que llegar al Patio de Honor. La comida será después. Bueno, usted ya sabe. Los medios nomás entran a escuchar y tomar nota de los discursos. Y luego salen; se van. Y la reunión del Presidente con Embajadores y Consules ya es más privada. Apúrele. ¿Qué le pasó? ¿Por qué se le hizo tarde?

Guardias severos cuidan los goznes de las rejas internas de Palacio Nacional. Revisan gafete. Preguntan nombre. Ocupación. Examinan metales. Llaves, teléfono celular, monedas. Observan con recelo la libreta. Otras veces quieren apropiarsela. Lo mismo que los bolígrafos. ¿Para que los quiere? , llegan a preguntar. Ayer no.

Desbrozó la ruta Paco Mejía. Encaminó. Y le entraron las urgencias: "Dejé  mis cosas allá afuera. Mi abrigo. Mi maleta. ¡Híjole! No me los vayan a robar. Nos vemos...

Únicamente reporteros -cientos de ellos entre informadores y camarógrafos y fotógrafos- ocupaban el exclusivo sitio. Patio de Honor. Plataforma revestida en rojo. Atril para un único orador. El Presidente de México Enrique Peña Nieto. Las 3 de la tarde. E inquietud. Ansiedad. Reencuentros. Intercambio:

"¡Qué notición...”

"¡Qué bueno. Ya era hora”.

"¿Cómo supiste...?”

"Ando en pie desde las 5 de la mañana -contó Israel Aldave. Me mandaron al funeral de Don Joaquín Gamboa Pascoe. Su cadaver llegó a la medianoche. La familia exigió discreción. Y luego se supo que el Presidente Peña Nieto iría a Félix Cuevas- Ando desvelado. De un lado para otro. Voy a cubrir esto. No sé a qué hora. Ya hace hambre...

Marco Garza, Paris Quijano, Héctor González. Todos en guardia. Los reporteros clavan la mirada en la escalera alfombrada en rojo, cubo muy iluminado. Jorge Puig Mirón gira la cámara de Televisa. No se le escapara nada. Todavía llegan algunos reporteros. "No sabes. Madero es un hormiguero. Imposible avanzar. Como que se empezó a respirar un aire distinto. Uno confiado y festivo. Uno como de orgullo y satisfaccion

Por Avenida Juárez y Dolores se nota el gentío. Chocan como transtornados, mareados. Como si se tambalearan. Las personas buscan atajos. Cortar la densa marcha. Apurar a los indolentes. Dejar atrás a los auténticos paseantes. Casi nadie se entera que el edicifio de "La Nacional". Compañía de Seguros Sobre la Vida se construyó ahí en Avenida Juárez 4 el siglo pasado. Art Decó. Hacia el 20 de Diciembre de 1960 esa empresa era dirigida por Don Adolfo I. Riveroll. Jack, su hijo se hacía cargo de "La Provincial". Y su hermana Alice dirigia el entonces muy exclusivo Colegio Oxford. De "Niñas Popis".

Se "chanagarrizó" el Centro. Ni rastro de "Lady Baltimore" que encantaba a Salvador Novo. Se borró el rastro de la exclusiva tienda "Lord's" en Madero 33 , que contenía los sueños y afanes de Ernesto Rojas Sánchez que con finas popelinas inglesas y casimires "Made in England", mancuernillas esmaltadas y corbatas clásicas conseguía tiempo para encabezar la Sociedad de Comerciantes de El Centro. Y ya se fue "Casa Rionda". Y la joyería "De la Fuente Bustillos". Bueno. Ya ni "Sidrali" con sus "medias -nches" en Palma y Madero.

Policías educados cuidan el paso de ancianos, mujeres y niños en Dolores y Juárez. Pitan y vuelven a pitar. Controlan. Sin injurias ni choteos. Se ganan sonrisas aprobatorias. Hasta un aislado "¡Bravo, así se hace!"

Avenida Juarez exhibe las colosales esculturas Deredia. Frente a Bellas Artes. Cerca del Hemiciclo a Benito Juárez. Ahí un cilindrero hace girar la manivela. Ofrece la copa de su gorra. A los muchos indiferentes les sugiere: "Aunque sea un poquito, jefe"!

Y los adornos navideños. Ya languidecieron. Es tiempo de quitarlos. Por allá la pista de hielo. Zócalo. Un hombre avanza. Adelanta un cartel: "Ma mariguana no es mala. Los malos somos tú y yo". Pasea tan campante frente al hotel Ritz.

Y pasa el tiempo en Palacio Nacional. Silba el viento frío en los corredores del histórico lugar. Patio de Honor que parece refulgir. Como el 1 de Diciembre del 2012. El día de la Toma de Posesión del Presidente Enrique Peña Nieto. Flota en la atmósfera una suerte de brisa y luz fresca, nueva. Los reporteros aguardan. Se impacientan. Pasan de las 3. Tiempo de mesa. De engullir alimentos. Casi todos desayunaron a las 7 u 8 de la mañana. Y ya son las 3. Pasan de. Y todavía no. Y ya bulle el gentío en el Salón Tesorería. Embajadores y Consules aguardan.

Y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, aparece flanqueado por el General Salvador Cienfuegos y el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong. El Presidente casi flota. El Presidente Enrique Peña Nieto no oculta -no puede, no quiere, no es su estilo- su emoción. Sentimiento de alegría, de gusto, de triunfo lo invade. Lo comparte:

"Quiero decir a todos los mexicanos que las fuerzas de seguridad de México aprehendieron hoy al delincuente Joaquín Guzmán Loera.

Arrancó un ¡Aaaaah! de aprobación. Tenía junto a él al Secretario de Marina. A la señora Procuradora de la República, al responsable de la Seguridad, Renato Sales Heredia. Francisco Guzmán -Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República. Y expertos de CISEN.  Y el Coordinador de Comunicación Social y Vocero del Gobierno de la República Eduardo Sánchez. Todos lucen semblantes serios. Ropas sin una arruga. Empero, por su mirada y gesto se les advierte felices, satisfechos.

El Presidente de México Enrique Peña Nieto mantiene seguridad y disciplina. Hoy -ayer- no le costó trabajo. Imposible olvidar su gesto aquel domingo de Julio en la biblioteca adyacente a la Embajada de México en Francia. En Paris masticaba su ira. La noticia de la fuga del prisionero Guzmán Loera trastornaba su Gira de Vista de Estado a Francia. Su trato -tan amistoso, tan cordial- con el Presidente Francois Ollande. Con sus colaboradores sopesó la necesidad de hacer comentarios ante los reporteros que lo acompañaban. "Nada de preguntas", se estableció. Y la gira pareciò nublarse. Opacarse por el terrible hecho.

"Ya lo dije: este es el año de cosechar lo sembrado durante tres años; los mexicanos deben sentir orgullo por sus instituciones” presidente Peña Nieto

"Los mexicanos son insuperables -somos, corrigió . Si trabajamos unidos. No hay adversidad que no podamos vencer. Los mexicanos deben estar  seguros de que cuentan con instituciones sólidas, firmes, decididas a mantener la paz, la seguridad y el estado de Derecho en nuestro país.

"Nuestras Fuerzas Armadas, las Policías, El CIsen, la Procuraduría de la República todos los elementos de inteligencia -describió el Presidente Enrique Peña Nieto- atendieron con toda puntualidad mis instrucciones. Todos dedicaron días y noches y semanas y meses a dar con el prófugo.  Era cuestión de tiempo su recaptura. Se impuso el trabajo de muchos. Se echó mano de talento, información, trabajo.

"Debo felicitar a todos los líderes. Les ruego a todos transmitan a subordinados y colaboradores la felicitación del Presidente de la REpública. Estoy -lo reitero- siempre decidido a trabajar por la paz y la seguridad de todos los mexicanos. Hoy damos prueba de que tenemos a muchos mexicanos capaces de grandes hazañas.

"Deseo -dijo radiante el Presidente Enrique Peña Nieto- que este acontecimiento dé prueba de que  México va por la ruta adecuada".

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto bien podía haber dicho:

"Este es el tiempo de cosechar lo sembrado a lo largo de 3 años".

Repartió apretones de manos y sonridas. Hasta compartió carcajada con la abogada Gómez. La señora Procuradora de la República.

Innegable. Ayer fue un gran día para el Presidente Enrique Peña Nieto.