/ sábado 11 de junio de 2016

Reprueba CNDH hechos de violencia en protestas de la CNTE

Ciudad de México.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reprobó los recientes hechos de violencia ocurridos durante jornada de protestas por maestros disidentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en los estados de Chiapas, Tabasco y otras entidades de la República.
Pese a que se han desplegado visitadores adjuntos, así como personal de la oficina de la CNDH en San Cristóbal de las Casas para que dar seguimiento a los hechos, el organismo público nacional autónomo hizo un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno, así como a las personas que se manifiestan y participan en los actos públicos, a privilegiar el diálogo y actuar en el marco de la ley.
El ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, reiteró que la expresión de cualquier inconformidad o el reclamo de un derecho, por legítimo que sea, no puede realizarse infringiendo la ley, atentando en contra de la integridad física y el patrimonio de las personas, o impidiendo que la autoridad ejerza las atribuciones que legalmente le corresponden, como son las relativas a preservar la paz y la seguridad públicas, mismas que debe llevar a cabo en estricto cumplimiento de la ley y con respeto a los derechos humanos de las personas.
La Comisión Nacional considera que la convivencia pacífica y el ejercicio pleno de los derechos en una sociedad democrática implican un compromiso compartido entre autoridades y ciudadanos, donde la actuación de todos debe estar sujeta al marco de la ley.
La radicalización de posturas y la realización de actos violentos no beneficia a nadie y perjudica a México, a sus instituciones y a la sociedad en su conjunto.
El respeto a los derechos propios o el reclamo de intereses particulares, no debe exigirse violentando las libertades de los demás o desconociendo el marco institucional y legal que nos rige a todos los mexicanos. La autoridad, por otra parte, debe buscar privilegiar el diálogo y hacer un ejercicio responsable de sus atribuciones, con estricto apego a ley y respeto a los derechos fundamentales de las personas.
El ombudsman nacional subrayó su compromiso con la defensa, promoción y protección de los derechos fundamentales, así como con la consolidación de una cultura de la legalidad, donde la paz, la armonía y el diálogo sean la base de cualquier tipo de convivencia.
/RPE
Ciudad de México.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reprobó los recientes hechos de violencia ocurridos durante jornada de protestas por maestros disidentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en los estados de Chiapas, Tabasco y otras entidades de la República.
Pese a que se han desplegado visitadores adjuntos, así como personal de la oficina de la CNDH en San Cristóbal de las Casas para que dar seguimiento a los hechos, el organismo público nacional autónomo hizo un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno, así como a las personas que se manifiestan y participan en los actos públicos, a privilegiar el diálogo y actuar en el marco de la ley.
El ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, reiteró que la expresión de cualquier inconformidad o el reclamo de un derecho, por legítimo que sea, no puede realizarse infringiendo la ley, atentando en contra de la integridad física y el patrimonio de las personas, o impidiendo que la autoridad ejerza las atribuciones que legalmente le corresponden, como son las relativas a preservar la paz y la seguridad públicas, mismas que debe llevar a cabo en estricto cumplimiento de la ley y con respeto a los derechos humanos de las personas.
La Comisión Nacional considera que la convivencia pacífica y el ejercicio pleno de los derechos en una sociedad democrática implican un compromiso compartido entre autoridades y ciudadanos, donde la actuación de todos debe estar sujeta al marco de la ley.
La radicalización de posturas y la realización de actos violentos no beneficia a nadie y perjudica a México, a sus instituciones y a la sociedad en su conjunto.
El respeto a los derechos propios o el reclamo de intereses particulares, no debe exigirse violentando las libertades de los demás o desconociendo el marco institucional y legal que nos rige a todos los mexicanos. La autoridad, por otra parte, debe buscar privilegiar el diálogo y hacer un ejercicio responsable de sus atribuciones, con estricto apego a ley y respeto a los derechos fundamentales de las personas.
El ombudsman nacional subrayó su compromiso con la defensa, promoción y protección de los derechos fundamentales, así como con la consolidación de una cultura de la legalidad, donde la paz, la armonía y el diálogo sean la base de cualquier tipo de convivencia.
/RPE