/ martes 29 de noviembre de 2016

SIP urge protección ante amenazas que recibe el Semanario Zeta

TIJUANA.- El semanario Zeta de Tijuana, conocido por su periodismo de lucha contra el crimen organizado, ha sido blanco de amenazas de líderes narcotraficantes tras la publicación de un reportaje en el que exhibe la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en esta ciudad de Baja California.

El 25 de noviembre el semanario incluyó información y 10 fotografías en la portada de su reciente edición que revela a los integrantes del crimen organizado investigados por distintos delitos. Horas después las autoridades de seguridad del estado advirtieron a la dirección editorial que uno de los líderes de plaza habría ordenado tirotear el pasado domingo las oficinas.

De acuerdo con la investigación del semanario en conjunto con la policía se reveló que el ataque habría sido pospuesto pues los atacantes no eran suficientes para dañar las instalaciones.

"La amenaza provino de uno de los ocho miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación que aparecieron en la portada de ZETA, y que en alianza con el Cártel Arellano Félix, libran una guerra contra el Cártel de Sinaloa por apropiarse de esta frontera norte para sus acciones criminales", expuso el semanario en una nota.

Ante estas amenazas, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) solicitó a las autoridades del país que con "firmeza y urgencia adopte medidas de protección a favor del personal del semanario Zeta que denunció amenazas de narcotraficantes en represalia por un reportaje sobre sus actividades delictivas".

A través de un comunicado se informó que el presidente la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Roberto Rock, instó al gobierno a "atender con firmeza y de manera urgente esta denuncia a través de su sistema de protección local aplicando medidas cautelares de protección para garantizar la seguridad de todo el personal del semanario".

TIJUANA.- El semanario Zeta de Tijuana, conocido por su periodismo de lucha contra el crimen organizado, ha sido blanco de amenazas de líderes narcotraficantes tras la publicación de un reportaje en el que exhibe la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en esta ciudad de Baja California.

El 25 de noviembre el semanario incluyó información y 10 fotografías en la portada de su reciente edición que revela a los integrantes del crimen organizado investigados por distintos delitos. Horas después las autoridades de seguridad del estado advirtieron a la dirección editorial que uno de los líderes de plaza habría ordenado tirotear el pasado domingo las oficinas.

De acuerdo con la investigación del semanario en conjunto con la policía se reveló que el ataque habría sido pospuesto pues los atacantes no eran suficientes para dañar las instalaciones.

"La amenaza provino de uno de los ocho miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación que aparecieron en la portada de ZETA, y que en alianza con el Cártel Arellano Félix, libran una guerra contra el Cártel de Sinaloa por apropiarse de esta frontera norte para sus acciones criminales", expuso el semanario en una nota.

Ante estas amenazas, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) solicitó a las autoridades del país que con "firmeza y urgencia adopte medidas de protección a favor del personal del semanario Zeta que denunció amenazas de narcotraficantes en represalia por un reportaje sobre sus actividades delictivas".

A través de un comunicado se informó que el presidente la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Roberto Rock, instó al gobierno a "atender con firmeza y de manera urgente esta denuncia a través de su sistema de protección local aplicando medidas cautelares de protección para garantizar la seguridad de todo el personal del semanario".