/ miércoles 24 de mayo de 2017

Se siguen ocultando datos: INAI

Por Gabriel Xantomila

Para el nuevo comisionado presidente del INAI, Francisco Javier Acuña Llamas, en temas de seguridad se abren trechos y se vuelven estrechos los caminos porque existen “campos de reserva” que no se pueden evadir ni desconocer. Lo que no debe haber es abuso de la reserva de la información, dice a El Sol de México.

Autoridades usan el vacío legal para negar información

El comisionado presidente del Instituto Nacional  de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Francisco Javier Acuña Llamas,  admitió que las instituciones caen en un abuso de establecer reserva, confidencialidad o inexistencia para evitar entregar información a los ciudadanos.

rva y de la confidencialidad y también de la inexistencia, que no es tal”, dijo en entrevista con El Sol de México.

Y por ello consideró necesario que el Poder Legislativo realice reformas que acoten a las autoridades locales y federales para evitar estas respuestas.

“Las instituciones, desde que nació la Ley de Transparencia, y a la fecha siguen incurriendo, con regularidad o con esporádica oportunidad, a negar información bajo la fórmula de la inexistencia: no encuentro nada o no hay nada, y sí deben encontrar’, sentenció.

La actual Ley Federal de Archivos que tendría que garantizar el resguardo de documentos “no sirve’’, agregó. Y mientras esta normatividad no sea “potente y poderosa” simplemente será incumplida “olímpicamente” por todas las instituciones.

“Ahí hay un boquete por el que se pueden colar muchas situaciones, que de información, que debe estar (en orden)”, explicó.

Advirtió, sin embargo, que pese a la respuesta de información reservada, la ciudadanía está cada vez más informada respecto al derecho constitucional de acceso a la información.

Y  por ello las solicitudes de acceso cada vez están mejor elaboradas, “son más agudas, más perspicaces, más bien pensadas”.

“Hay una sociedad vertebrada, organizada, que piensa, que estudia y que exige con conocimiento. Hay solicitudes de acceso a la información que generan terremotos adentro de una institución, (las sacude) desde abajo hasta la cúpula; hasta el nivel más alto”, agregó.

Consideró que las revisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación restringen los alcances de una resolución del INAI para garantizar que el derecho a saber no vulnere, por ejemplo, la seguridad nacional.

“Nos restringió al señalar que se pone en peligro, por razones de cálculo y de ponderación, generar con ello un daño mayor que el saber.

Entendemos y también recibimos correcciones y “palos’’ del propio Poder Judicial, detalló.

“Toda trama que huela o sea corrupción y presumible corrupción, nosotros tenemos que observarla con mucho realismo y respeto al deber, primero de la sociedad de estar enterada, pero nuestro papel es técnico y neutral como autoridad’’, comentó.

Pero detalló que el INAI en el 90% de las resoluciones ha ordenado la entrega de la información.

ODEBRECHT Y LOS SOBORNOS

Sobre la trama de Odebrecht,   Acuña Llamas informó que han llegado al Instituto “muy contados recursos” --dos o tres--  que apenas se han acercado a ángulos de lo que puede implicar, de señalamientos que han hecho los brasileños sobre sobornos, entregas de dineros a funcionarios públicos mexicanos.

“Algunos puntos finos de esa información se reservan, no es porque haya miedo a que se revele lo que se tenga que revelar, no, es porque si hay tramo de responsabilidad, que ya sigue juicio”, explicó.

Ese asunto se encuentra en un procedimiento deliberativo de responsabilidades y, por tanto, el INAI no puede entregar la información porque “hay cadenas de responsabilidad que involucran a personas inocentes o ajenas a nivel de conciencia, relacionados con eso que pudo haber sido o es, no califico, ese tramo de corrupción”.

Y agregó: “nosotros de gusto y por convicción ciudadana, que se abra todo, que de una vez se ventile todo bajo el sol; no, el problema ahí es que los ángulos de nuestra intervención están acotados. Nosotros no somos fiscales de corrupción’’.

n ¿Falta legislar para frenar la corrupción?

-Para eso se creó el Sistema Nacional Anticorrupción y el Fiscal Anticorrupción. Nosotros lo único que podemos aportar es lupa.

n ¿Eso ayudará a obtener información?

-Sí porque la fiscalía es autoridad, va a poder hacer uso de pesquisas, de información privilegiada y de información que está cerrada para todo mundo.

Esa es la expectativa, el INAI no puede ir más allá de lo que la ley establece y en nuestro papel no es ser fiscal anticorrupción; sí tenemos y somos parte de las instituciones que forman parte del Sistema Nacional Anticorrupción, pero faltan los nombramientos que serán determinantes.

n ¿Pero si considera que hay un abuso de reserva?

-Hay una tendencia abusiva a reservar sin causas, reservas huecas, reservas inconsistentes que nosotros las derribamos pleno tras pleno. Esta reserva no pasa la prueba y se tumba, se le da la información al solicitante, se le respalda’’.

Por Gabriel Xantomila

Para el nuevo comisionado presidente del INAI, Francisco Javier Acuña Llamas, en temas de seguridad se abren trechos y se vuelven estrechos los caminos porque existen “campos de reserva” que no se pueden evadir ni desconocer. Lo que no debe haber es abuso de la reserva de la información, dice a El Sol de México.

Autoridades usan el vacío legal para negar información

El comisionado presidente del Instituto Nacional  de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Francisco Javier Acuña Llamas,  admitió que las instituciones caen en un abuso de establecer reserva, confidencialidad o inexistencia para evitar entregar información a los ciudadanos.

rva y de la confidencialidad y también de la inexistencia, que no es tal”, dijo en entrevista con El Sol de México.

Y por ello consideró necesario que el Poder Legislativo realice reformas que acoten a las autoridades locales y federales para evitar estas respuestas.

“Las instituciones, desde que nació la Ley de Transparencia, y a la fecha siguen incurriendo, con regularidad o con esporádica oportunidad, a negar información bajo la fórmula de la inexistencia: no encuentro nada o no hay nada, y sí deben encontrar’, sentenció.

La actual Ley Federal de Archivos que tendría que garantizar el resguardo de documentos “no sirve’’, agregó. Y mientras esta normatividad no sea “potente y poderosa” simplemente será incumplida “olímpicamente” por todas las instituciones.

“Ahí hay un boquete por el que se pueden colar muchas situaciones, que de información, que debe estar (en orden)”, explicó.

Advirtió, sin embargo, que pese a la respuesta de información reservada, la ciudadanía está cada vez más informada respecto al derecho constitucional de acceso a la información.

Y  por ello las solicitudes de acceso cada vez están mejor elaboradas, “son más agudas, más perspicaces, más bien pensadas”.

“Hay una sociedad vertebrada, organizada, que piensa, que estudia y que exige con conocimiento. Hay solicitudes de acceso a la información que generan terremotos adentro de una institución, (las sacude) desde abajo hasta la cúpula; hasta el nivel más alto”, agregó.

Consideró que las revisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación restringen los alcances de una resolución del INAI para garantizar que el derecho a saber no vulnere, por ejemplo, la seguridad nacional.

“Nos restringió al señalar que se pone en peligro, por razones de cálculo y de ponderación, generar con ello un daño mayor que el saber.

Entendemos y también recibimos correcciones y “palos’’ del propio Poder Judicial, detalló.

“Toda trama que huela o sea corrupción y presumible corrupción, nosotros tenemos que observarla con mucho realismo y respeto al deber, primero de la sociedad de estar enterada, pero nuestro papel es técnico y neutral como autoridad’’, comentó.

Pero detalló que el INAI en el 90% de las resoluciones ha ordenado la entrega de la información.

ODEBRECHT Y LOS SOBORNOS

Sobre la trama de Odebrecht,   Acuña Llamas informó que han llegado al Instituto “muy contados recursos” --dos o tres--  que apenas se han acercado a ángulos de lo que puede implicar, de señalamientos que han hecho los brasileños sobre sobornos, entregas de dineros a funcionarios públicos mexicanos.

“Algunos puntos finos de esa información se reservan, no es porque haya miedo a que se revele lo que se tenga que revelar, no, es porque si hay tramo de responsabilidad, que ya sigue juicio”, explicó.

Ese asunto se encuentra en un procedimiento deliberativo de responsabilidades y, por tanto, el INAI no puede entregar la información porque “hay cadenas de responsabilidad que involucran a personas inocentes o ajenas a nivel de conciencia, relacionados con eso que pudo haber sido o es, no califico, ese tramo de corrupción”.

Y agregó: “nosotros de gusto y por convicción ciudadana, que se abra todo, que de una vez se ventile todo bajo el sol; no, el problema ahí es que los ángulos de nuestra intervención están acotados. Nosotros no somos fiscales de corrupción’’.

n ¿Falta legislar para frenar la corrupción?

-Para eso se creó el Sistema Nacional Anticorrupción y el Fiscal Anticorrupción. Nosotros lo único que podemos aportar es lupa.

n ¿Eso ayudará a obtener información?

-Sí porque la fiscalía es autoridad, va a poder hacer uso de pesquisas, de información privilegiada y de información que está cerrada para todo mundo.

Esa es la expectativa, el INAI no puede ir más allá de lo que la ley establece y en nuestro papel no es ser fiscal anticorrupción; sí tenemos y somos parte de las instituciones que forman parte del Sistema Nacional Anticorrupción, pero faltan los nombramientos que serán determinantes.

n ¿Pero si considera que hay un abuso de reserva?

-Hay una tendencia abusiva a reservar sin causas, reservas huecas, reservas inconsistentes que nosotros las derribamos pleno tras pleno. Esta reserva no pasa la prueba y se tumba, se le da la información al solicitante, se le respalda’’.