/ domingo 13 de noviembre de 2016

Baja obesidad en menores 17.6 por ciento: IMSS

La sustitución de actividad física por sedentarismo y una dieta rica en grasas saturadas, alimentos procesados, azúcares refinadas y sodio, principalmente en bebidas, ha provocado que hoy el 70 por ciento de la población mexicana esté en el rango de sobrepeso y obesidad, por lo que el IMSS celebró que en los últimos 10 años, ese padecimiento en niños de cinco a nueve años se redujo en 17.6 por ciento.

En el marco del Día Mundial de la Obesidad, que se conmemoró ayer, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aseguró que la obesidad infantil tiende a la baja y que el exceso de peso en niñas y niños de cinco a nueve años de edad, se ha reducido en 17.6 por ciento en los últimos diez años, al disminuir la prevalencia de obesidad de 14.8 por ciento a 12.2 por ciento, debido a los programas preventivos que promueven la alimentación sana y la actividad física constante.

El Seguro Social impulsa una cultura que migre de lo curativo a lo preventivo, ya que el sobrepeso y la obesidad causan el 90 por ciento de los casos de diabetes, que se explica por la sustitución de actividad física por el sedentarismo y la integración a la dieta de tres elementos: grasas saturadas, azúcares refinadas y sodio.

El exceso de peso también provoca mayor riesgo de padecer enfermedades crónico-degenerativas como insuficiencia renal, hipertensión arterial, males cardiacos y algunos tipos de cáncer. Por ello, en la actual administración, el número de chequeos a la población en general en los módulos de PREVENIMSS aumentó en 42 por ciento, al pasar de 22.7 a 33.2 millones.

El personal de salud de este programa preventivo evalúa el estado nutricional, talla e índice de masa corporal y brinda consejería basada en tres pilares fundamentales: alimentación correcta, consumo de agua natural y práctica de actividades físicas.

Así también, el IMSS hace entrega de la Cartera de Alimentación Correcta y Actividad Física a derechohabientes con sobrepeso, obesidad, prediabetes, diabetes, hipertensión arterial y dislipidemia, la cual orienta a los usuarios a un cambio de hábitos saludables. Y a la población de padres de escolares y adolescentes, les otorga un díptico con información sobre refrigerio saludable.

Los críticos del sistema dicen que no es verdad.

Sin embargo, científicos de Estados Unidos calificaron como fallidas las políticas públicas del sector salud en México por  no proteger a los niños de los daños que provocan  las grandes refresqueras en el uso de los azúcares añadidos en sus bebidas y la industria alimentaria, de acuerdo con el informe “Enganchados de por vida: Cómo las políticas públicas poco robustas y los azúcares añadidos ponen en riesgo a una generación de niños”, publicado por la Union of Concerned Scientists (UCS).

La sustitución de actividad física por sedentarismo y una dieta rica en grasas saturadas, alimentos procesados, azúcares refinadas y sodio, principalmente en bebidas, ha provocado que hoy el 70 por ciento de la población mexicana esté en el rango de sobrepeso y obesidad, por lo que el IMSS celebró que en los últimos 10 años, ese padecimiento en niños de cinco a nueve años se redujo en 17.6 por ciento.

En el marco del Día Mundial de la Obesidad, que se conmemoró ayer, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aseguró que la obesidad infantil tiende a la baja y que el exceso de peso en niñas y niños de cinco a nueve años de edad, se ha reducido en 17.6 por ciento en los últimos diez años, al disminuir la prevalencia de obesidad de 14.8 por ciento a 12.2 por ciento, debido a los programas preventivos que promueven la alimentación sana y la actividad física constante.

El Seguro Social impulsa una cultura que migre de lo curativo a lo preventivo, ya que el sobrepeso y la obesidad causan el 90 por ciento de los casos de diabetes, que se explica por la sustitución de actividad física por el sedentarismo y la integración a la dieta de tres elementos: grasas saturadas, azúcares refinadas y sodio.

El exceso de peso también provoca mayor riesgo de padecer enfermedades crónico-degenerativas como insuficiencia renal, hipertensión arterial, males cardiacos y algunos tipos de cáncer. Por ello, en la actual administración, el número de chequeos a la población en general en los módulos de PREVENIMSS aumentó en 42 por ciento, al pasar de 22.7 a 33.2 millones.

El personal de salud de este programa preventivo evalúa el estado nutricional, talla e índice de masa corporal y brinda consejería basada en tres pilares fundamentales: alimentación correcta, consumo de agua natural y práctica de actividades físicas.

Así también, el IMSS hace entrega de la Cartera de Alimentación Correcta y Actividad Física a derechohabientes con sobrepeso, obesidad, prediabetes, diabetes, hipertensión arterial y dislipidemia, la cual orienta a los usuarios a un cambio de hábitos saludables. Y a la población de padres de escolares y adolescentes, les otorga un díptico con información sobre refrigerio saludable.

Los críticos del sistema dicen que no es verdad.

Sin embargo, científicos de Estados Unidos calificaron como fallidas las políticas públicas del sector salud en México por  no proteger a los niños de los daños que provocan  las grandes refresqueras en el uso de los azúcares añadidos en sus bebidas y la industria alimentaria, de acuerdo con el informe “Enganchados de por vida: Cómo las políticas públicas poco robustas y los azúcares añadidos ponen en riesgo a una generación de niños”, publicado por la Union of Concerned Scientists (UCS).