/ sábado 26 de noviembre de 2016

Buscan que peleas de perros se tipifiquen como delito grave

La bancada de los diputados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) impulsa una iniciativa para modificar los códigos Penal Federal y Nacional de Procedimientos Penales, así como la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada con el fin de tipificar como delito grave, la promoción, inducción, asistencia, participación y ayuda para realizar peleas de perros.

La iniciativa plantea la necesidad de contar con un marco normativo que proteja el bienestar, en general, de los animales, e impulse una cultura moderna y solidaria de protección que promueva el respeto hacia ellos y reconozca sus necesidades físicas y biológicas.

El documento propone reconocer esta práctica como actividad de la delincuencia organizada. Además se indica que esos espectáculos con animales involucran tortura, maltrato y explotación, y en ellos es frecuente el movimiento de grandes cantidades de dinero ilegal.

“Están claramente identificadas como actividades organizadas, incluso, por la mafia y se encuentran ligadas al tráfico de armas, de drogas, de especies exóticas y de personas".

En México, la prohibición de estos combates conlleva una sanción que va de la multa hasta el rescate del ejemplar, o su persecución como delito tipificado en el Código Penal, de acuerdo con el código de cada entidad federativa; en 12 estados se impiden expresamente y en 20 es una restricción de maltrato, crueldad o peleas en general

Sólo en Baja California Sur y Puebla están tipificadas como delito; en 15, son consideradas como maltrato o una manera de azuzar animales para pelear entre sí o con otras especies, y en 16 no está regulado el maltrato animal.

“Esta actividad, que daña la integridad de los animales, ocurre en diversas entidades, como el Estado de México, Michoacán, Puebla, Coahuila, Veracruz, San Luis Potosí y Baja California Sur, lo que muestra su grado de consolidación”, aclaran.

De ahí que el PVEM considere necesario impulsar todas esas modificaciones y crear un entorno favorable para la vida de los caninos utilizados en peleas entre miembros de su especie.

La bancada de los diputados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) impulsa una iniciativa para modificar los códigos Penal Federal y Nacional de Procedimientos Penales, así como la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada con el fin de tipificar como delito grave, la promoción, inducción, asistencia, participación y ayuda para realizar peleas de perros.

La iniciativa plantea la necesidad de contar con un marco normativo que proteja el bienestar, en general, de los animales, e impulse una cultura moderna y solidaria de protección que promueva el respeto hacia ellos y reconozca sus necesidades físicas y biológicas.

El documento propone reconocer esta práctica como actividad de la delincuencia organizada. Además se indica que esos espectáculos con animales involucran tortura, maltrato y explotación, y en ellos es frecuente el movimiento de grandes cantidades de dinero ilegal.

“Están claramente identificadas como actividades organizadas, incluso, por la mafia y se encuentran ligadas al tráfico de armas, de drogas, de especies exóticas y de personas".

En México, la prohibición de estos combates conlleva una sanción que va de la multa hasta el rescate del ejemplar, o su persecución como delito tipificado en el Código Penal, de acuerdo con el código de cada entidad federativa; en 12 estados se impiden expresamente y en 20 es una restricción de maltrato, crueldad o peleas en general

Sólo en Baja California Sur y Puebla están tipificadas como delito; en 15, son consideradas como maltrato o una manera de azuzar animales para pelear entre sí o con otras especies, y en 16 no está regulado el maltrato animal.

“Esta actividad, que daña la integridad de los animales, ocurre en diversas entidades, como el Estado de México, Michoacán, Puebla, Coahuila, Veracruz, San Luis Potosí y Baja California Sur, lo que muestra su grado de consolidación”, aclaran.

De ahí que el PVEM considere necesario impulsar todas esas modificaciones y crear un entorno favorable para la vida de los caninos utilizados en peleas entre miembros de su especie.