/ viernes 23 de diciembre de 2016

Incremento del phishing llega a 174%

Las reclamaciones de fraudes de tarjetas relacionados con phishing, presentaron una incremento de 174 por ciento al pasar de 304 mil 256 en el primer semestre de 2015 a 835 mil 764 durante el mismo período de 2016, señalaron senadores del PRI.

Incluso, las reclamaciones de la banca remota (comercio por Internet, por teléfono, operaciones por Internet de personas físicas y morales, banca móvil, entre otras) se incrementaron en un 125 por ciento al pasar de 496 mil en el primer semestre de 2015 a 1.1 millones durante en el mismo período de este año, añadieron los legisladores.

Por ello, se pronunciaron porque las instituciones bancarias fortalezcan las medidas para prevenir y erradicar los fraudes, tanto tradicionales como cibernéticos, relacionados con el uso de tarjetas de débito y crédito. Citaron como ejemplo el phising o robo de identidad, que es una estafa en línea; es decir, los autores de estos fraudes aprovechan sus conocimientos técnicos y a través de diversas estrategias -spam, sitios web falsos, software de actividades ilegales- engañan a la gente para que divulguen información confidencial, como los datos de su tarjeta o cuenta bancaria.

Los legisladores exhortaron a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros para que, en el ámbito de sus atribuciones y responsabilidades, lleve a cabo las acciones necesarias a fin de promover que los bancos fortalezcan las medidas para prevenir y erradicar estos delitos.

Además, los conminaron para que implaementen las medidas pertinentes, para que estas instituciones crediticias agilicen los tiempos de respuesta a las quejas que presentan los usuarios de tarjetas de crédito.

“Una vez que cuentan con suficiente información de las víctimas, utilizan los datos robados para estafarlas –abren nuevas cuentas con el nombre de la víctima o agotan su cuenta bancaria- o bien pueden vender esta información en el mercado negro”, agregaron los senadores de la República.

Datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, señalan que las reclamaciones de fraudes relacionados con phishing, presentaron una incremento de 174 por ciento al pasar de 304 mil 256 en el primer semestre de 2015 a 835 mil 764 durante el mismo período de 2016.

Las reclamaciones de fraudes de tarjetas relacionados con phishing, presentaron una incremento de 174 por ciento al pasar de 304 mil 256 en el primer semestre de 2015 a 835 mil 764 durante el mismo período de 2016, señalaron senadores del PRI.

Incluso, las reclamaciones de la banca remota (comercio por Internet, por teléfono, operaciones por Internet de personas físicas y morales, banca móvil, entre otras) se incrementaron en un 125 por ciento al pasar de 496 mil en el primer semestre de 2015 a 1.1 millones durante en el mismo período de este año, añadieron los legisladores.

Por ello, se pronunciaron porque las instituciones bancarias fortalezcan las medidas para prevenir y erradicar los fraudes, tanto tradicionales como cibernéticos, relacionados con el uso de tarjetas de débito y crédito. Citaron como ejemplo el phising o robo de identidad, que es una estafa en línea; es decir, los autores de estos fraudes aprovechan sus conocimientos técnicos y a través de diversas estrategias -spam, sitios web falsos, software de actividades ilegales- engañan a la gente para que divulguen información confidencial, como los datos de su tarjeta o cuenta bancaria.

Los legisladores exhortaron a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros para que, en el ámbito de sus atribuciones y responsabilidades, lleve a cabo las acciones necesarias a fin de promover que los bancos fortalezcan las medidas para prevenir y erradicar estos delitos.

Además, los conminaron para que implaementen las medidas pertinentes, para que estas instituciones crediticias agilicen los tiempos de respuesta a las quejas que presentan los usuarios de tarjetas de crédito.

“Una vez que cuentan con suficiente información de las víctimas, utilizan los datos robados para estafarlas –abren nuevas cuentas con el nombre de la víctima o agotan su cuenta bancaria- o bien pueden vender esta información en el mercado negro”, agregaron los senadores de la República.

Datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, señalan que las reclamaciones de fraudes relacionados con phishing, presentaron una incremento de 174 por ciento al pasar de 304 mil 256 en el primer semestre de 2015 a 835 mil 764 durante el mismo período de 2016.