/ viernes 10 de febrero de 2017

Llama el Senado a la unidad nacional

  • Para enfrentar las embestidas y retos que llegan desde el exterior

En sesión solemne para conmemorar el Centenario de la Promulgación de la Constitución, el Senado llamó a la unidad nacional por los momentos históricos que atraviesa México frente a Estados Unidos. Los coordinadores de todos los partidos coincidieron en que la unidad y la constitución serán la hoja de ruta para enfrentar las embestidas y retos que llegan desde el exterior.

El coordinador parlamentario del PRD, Miguel Barbosa Huerta, señaló que este siglo “se ha intentado matar el alma de nuestra Constitución de 1917”, pues si bien se ha modificado para ampliar derechos y ponerla en sintonía con los nuevos tiempos, varias de sus reformas “se han impuesto por mayorías parlamentarias para satisfacer intereses particulares o de poderes fácticos, en contra del interés público y en medio del rechazo de la sociedad”.

Consideró que a 100 años de su promulgación y después de más de 600 reformas, no basta ya con reordenar, reorientar o pretender hacer coherente el texto vigente, sino que es necesaria una nueva Carta Magna, que restaure el Estado social y democrático, basado en el derecho al trabajo, al salario remunerador, respeto a la dignidad humana y prevalencia del interés nacional.

Fernando Herrera Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario del PAN, acotó que la Carta Magna se ha reconfigurado porque el país también lo ha hecho y la voluntad popular ha determinado que se profundicen normas básicas, libertades, derechos e instituciones, por eso fue necesario abrir paso a las grandes reformas para construir nuestra democracia electoral, darle claridad a la conducción de la economía y garantizar los derechos humanos.

Advirtió que México vive una encrucijada histórica, que obliga a todas sus instancias públicas a tomar decisiones transcendentales, pero nuestro país “no puede depender de un solo hombre, no requerimos un salvador de la patria y la unidad nacional no se construye alrededor de una persona o de un intento de mesías”.

A su vez, el coordinador del Grupo Parlamentario del PRI, Emilio Gamboa Patrón, expresó que de cara a los retos que nuestro país tiene, la Constitución es y será un referente para la unidad nacional y la defensa de la soberanía, “porque ha sido la hoja de ruta de un proyecto de nación dinámico, que se adapta a las necesidades de los mexicanos”.

No debemos permitir que nadie nos divida, es el momento de la unidad en torno a México, por ello, les enviamos un mensaje a los connacionales de que no están solos, desde el Senado trabajamos para defender sus derechos y garantías, ya que debemos privilegiar la unidad para garantizar nuestra soberanía y defender los intereses de México.

En tanto, el senador Carlos Alberto Puente Salas, del PVEM, dijo que la Constitución es el referente histórico de una comunión en la que los mexicanos encuentran origen, justificación, sentido y rumbo. Es, agregó, el punto de encuentro de los derechos de corte liberal y social, así como de la progresividad y convencionalidad de los derechos humanos.

Por el Grupo Parlamentario del PT, su coordinador, senador Manuel Bartlett Díaz, señaló que la falsificación que el neoliberalismo ha hecho de la Constitución, nos ha llevado a la incapacidad del Estado –disminuido al interior y sometido al exterior– de cumplir con su responsabilidad nacional y la defensa de sus intereses.

Aseveró que la Carta Magna “parchada” y “deformada” es camisa de fuerza que impide la regeneración nacional frente a la corrupción y la pobreza impuesta por el modelo neoliberal. La hipocresía que rodea estas conmemoraciones no anuncia ni la sinceridad de los neoliberales ni la recuperación de un Estado quebrado económica y socialmente, apuntó.

  • Para enfrentar las embestidas y retos que llegan desde el exterior

En sesión solemne para conmemorar el Centenario de la Promulgación de la Constitución, el Senado llamó a la unidad nacional por los momentos históricos que atraviesa México frente a Estados Unidos. Los coordinadores de todos los partidos coincidieron en que la unidad y la constitución serán la hoja de ruta para enfrentar las embestidas y retos que llegan desde el exterior.

El coordinador parlamentario del PRD, Miguel Barbosa Huerta, señaló que este siglo “se ha intentado matar el alma de nuestra Constitución de 1917”, pues si bien se ha modificado para ampliar derechos y ponerla en sintonía con los nuevos tiempos, varias de sus reformas “se han impuesto por mayorías parlamentarias para satisfacer intereses particulares o de poderes fácticos, en contra del interés público y en medio del rechazo de la sociedad”.

Consideró que a 100 años de su promulgación y después de más de 600 reformas, no basta ya con reordenar, reorientar o pretender hacer coherente el texto vigente, sino que es necesaria una nueva Carta Magna, que restaure el Estado social y democrático, basado en el derecho al trabajo, al salario remunerador, respeto a la dignidad humana y prevalencia del interés nacional.

Fernando Herrera Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario del PAN, acotó que la Carta Magna se ha reconfigurado porque el país también lo ha hecho y la voluntad popular ha determinado que se profundicen normas básicas, libertades, derechos e instituciones, por eso fue necesario abrir paso a las grandes reformas para construir nuestra democracia electoral, darle claridad a la conducción de la economía y garantizar los derechos humanos.

Advirtió que México vive una encrucijada histórica, que obliga a todas sus instancias públicas a tomar decisiones transcendentales, pero nuestro país “no puede depender de un solo hombre, no requerimos un salvador de la patria y la unidad nacional no se construye alrededor de una persona o de un intento de mesías”.

A su vez, el coordinador del Grupo Parlamentario del PRI, Emilio Gamboa Patrón, expresó que de cara a los retos que nuestro país tiene, la Constitución es y será un referente para la unidad nacional y la defensa de la soberanía, “porque ha sido la hoja de ruta de un proyecto de nación dinámico, que se adapta a las necesidades de los mexicanos”.

No debemos permitir que nadie nos divida, es el momento de la unidad en torno a México, por ello, les enviamos un mensaje a los connacionales de que no están solos, desde el Senado trabajamos para defender sus derechos y garantías, ya que debemos privilegiar la unidad para garantizar nuestra soberanía y defender los intereses de México.

En tanto, el senador Carlos Alberto Puente Salas, del PVEM, dijo que la Constitución es el referente histórico de una comunión en la que los mexicanos encuentran origen, justificación, sentido y rumbo. Es, agregó, el punto de encuentro de los derechos de corte liberal y social, así como de la progresividad y convencionalidad de los derechos humanos.

Por el Grupo Parlamentario del PT, su coordinador, senador Manuel Bartlett Díaz, señaló que la falsificación que el neoliberalismo ha hecho de la Constitución, nos ha llevado a la incapacidad del Estado –disminuido al interior y sometido al exterior– de cumplir con su responsabilidad nacional y la defensa de sus intereses.

Aseveró que la Carta Magna “parchada” y “deformada” es camisa de fuerza que impide la regeneración nacional frente a la corrupción y la pobreza impuesta por el modelo neoliberal. La hipocresía que rodea estas conmemoraciones no anuncia ni la sinceridad de los neoliberales ni la recuperación de un Estado quebrado económica y socialmente, apuntó.