/ jueves 27 de julio de 2017

[Especial] En 60 municipios del país se concentran la mayoría de homicidios

Entre las víctimas hay 2 mil 735 mujeres, mil 106 menores de edad, 235 extranjeros y 768 personas hablantes de lengua indígena

En México se cometieron 23 mil 953 asesinatos durante el año pasado, la cantidad más alta en lo que va de la actual administración, revelan estadísticas preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). La cifra representa un incremento de 15.4% con respecto a 2015, cuando se registraron 20 mil 762 casos. La mitad de los crímenes se cometió en apenas 60 de las 2 mil 462 demarcaciones del país, encabezando la lista el puerto de Acapulco (con mil 105 casos) seguido por Tijuana (846), Ciudad Juárez (672), Culiacán (507), Ecatepec (414), Chihuahua (407), Ciudad Victoria (306), Guadalajara (301), Chilpancingo (272) y la delegación Iztapalapa (262).

Desde el inicio del sexenio, estos 10 municipios fueron prioridad para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en materia de seguridad al grado que se contemplaron en la primera etapa del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (Pronaped), el instrumento rector que articulaba toda la estrategia federal de prevención del delito y reconstrucción del tejido social. Sin embargo, el programa desapareció del Presupuesto de Egresos de este año.

La cifra dada a conocer el día de ayer por el INEGI equivale a una tasa de 20 crímenes por cada 100 mil habitantes durante 2016, cuando un año antes era de 17 por cada 100 mil personas.

Lee también: 

Este indicador creció de un año para otro en 21 entidades federativas, siendo Colima el caso más notorio: ahí la tasa se disparó de 31 a 82 crímenes por cada 100 mil habitantes entre 2015 y 2016. Otro estado que llama la atención es Zacatecas, donde la tasa pasó de 21 a 36 homicidios por cada 100 mil personas. En días pasados, el gobernador Alejandro Tello solicitó a la Federación la presencia de 100 elementos de la Marina para reforzar las acciones de seguridad, especialmente en la capital y los municipios de Fresnillo y Guadalupe.

En Michoacán, la tasa delictiva creció de 19 a 29 homicidios por cada 100 mil personas. Apenas ayer se llevó a cabo en el municipio de Zamora una reunión de seguridad en la que participaron funcionarios de los tres órdenes de gobierno y en la cual se planteó la necesidad de reforzar las estrategias de seguridad a fin de disminuir los delitos de alto impacto que se han presentado en últimas fechas.

Solo en cuatro estados –Oaxaca, Sonora, Hidalgo y Coahuila– la tasa de asesinatos tuvo una reducción. Sobre estos datos, el general Juan Manuel Díaz Organitos, jefe del Mando Especial de La Laguna, afirmó que esa región ya no representa un foco rojo en el tema de seguridad pública como antes dado que las condiciones se han mantenido estables en los últimos años. Las estadísticas proporcionadas por el INEGI se basan en datos recopilados directamente de los certificados de defunción de los Servicios Médicos Forenses, las Oficialías del Registro Civil y las Agencias del Ministerio Público.

Las víctimas

El perfil de la víctima de este delito corresponde en su mayoría a hombres jóvenes (de 18 a 39 años), aunque cabe destacar que entre los ultimados se contabilizan 2 mil 735 mujeres (11% de las víctimas), mil 106 menores de edad, 235 extranjeros y 768 personas hablantes de lengua indígena. Dos tercios no tenían estudios superiores a la secundaria.

En lo que respecta a la forma en que se perpetraron los crímenes, un 65% se perpetró con arma de fuego mientras que otro 14% fue con arma blanca. También destaca que en un 7% de los casos la víctima fue ahorcada, estrangulada o sofocada.

Por otra parte, seis de cada 10 eventos ocurrieron en la vía pública. Otros lugares que se convirtieron en escenario de estas agresiones fueron los ranchos o parcelas (850 casos), zonas comerciales y de servicios (627) y talleres o fábricas (119).

Te recomendamos: 

Entre las víctimas hay 2 mil 735 mujeres, mil 106 menores de edad, 235 extranjeros y 768 personas hablantes de lengua indígena

En México se cometieron 23 mil 953 asesinatos durante el año pasado, la cantidad más alta en lo que va de la actual administración, revelan estadísticas preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). La cifra representa un incremento de 15.4% con respecto a 2015, cuando se registraron 20 mil 762 casos. La mitad de los crímenes se cometió en apenas 60 de las 2 mil 462 demarcaciones del país, encabezando la lista el puerto de Acapulco (con mil 105 casos) seguido por Tijuana (846), Ciudad Juárez (672), Culiacán (507), Ecatepec (414), Chihuahua (407), Ciudad Victoria (306), Guadalajara (301), Chilpancingo (272) y la delegación Iztapalapa (262).

Desde el inicio del sexenio, estos 10 municipios fueron prioridad para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en materia de seguridad al grado que se contemplaron en la primera etapa del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (Pronaped), el instrumento rector que articulaba toda la estrategia federal de prevención del delito y reconstrucción del tejido social. Sin embargo, el programa desapareció del Presupuesto de Egresos de este año.

La cifra dada a conocer el día de ayer por el INEGI equivale a una tasa de 20 crímenes por cada 100 mil habitantes durante 2016, cuando un año antes era de 17 por cada 100 mil personas.

Lee también: 

Este indicador creció de un año para otro en 21 entidades federativas, siendo Colima el caso más notorio: ahí la tasa se disparó de 31 a 82 crímenes por cada 100 mil habitantes entre 2015 y 2016. Otro estado que llama la atención es Zacatecas, donde la tasa pasó de 21 a 36 homicidios por cada 100 mil personas. En días pasados, el gobernador Alejandro Tello solicitó a la Federación la presencia de 100 elementos de la Marina para reforzar las acciones de seguridad, especialmente en la capital y los municipios de Fresnillo y Guadalupe.

En Michoacán, la tasa delictiva creció de 19 a 29 homicidios por cada 100 mil personas. Apenas ayer se llevó a cabo en el municipio de Zamora una reunión de seguridad en la que participaron funcionarios de los tres órdenes de gobierno y en la cual se planteó la necesidad de reforzar las estrategias de seguridad a fin de disminuir los delitos de alto impacto que se han presentado en últimas fechas.

Solo en cuatro estados –Oaxaca, Sonora, Hidalgo y Coahuila– la tasa de asesinatos tuvo una reducción. Sobre estos datos, el general Juan Manuel Díaz Organitos, jefe del Mando Especial de La Laguna, afirmó que esa región ya no representa un foco rojo en el tema de seguridad pública como antes dado que las condiciones se han mantenido estables en los últimos años. Las estadísticas proporcionadas por el INEGI se basan en datos recopilados directamente de los certificados de defunción de los Servicios Médicos Forenses, las Oficialías del Registro Civil y las Agencias del Ministerio Público.

Las víctimas

El perfil de la víctima de este delito corresponde en su mayoría a hombres jóvenes (de 18 a 39 años), aunque cabe destacar que entre los ultimados se contabilizan 2 mil 735 mujeres (11% de las víctimas), mil 106 menores de edad, 235 extranjeros y 768 personas hablantes de lengua indígena. Dos tercios no tenían estudios superiores a la secundaria.

En lo que respecta a la forma en que se perpetraron los crímenes, un 65% se perpetró con arma de fuego mientras que otro 14% fue con arma blanca. También destaca que en un 7% de los casos la víctima fue ahorcada, estrangulada o sofocada.

Por otra parte, seis de cada 10 eventos ocurrieron en la vía pública. Otros lugares que se convirtieron en escenario de estas agresiones fueron los ranchos o parcelas (850 casos), zonas comerciales y de servicios (627) y talleres o fábricas (119).

Te recomendamos: