/ sábado 5 de marzo de 2022

Bloque negro: hasta que se acabe la violencia contra ellas

En entrevista con El Sol de México, Beth, integrante del bloque negro, explica por qué hacen marchas violentas

En medio de las marchas y consignas de protesta por la propuesta de incremento a las cuotas de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1999, Beth (quien solicitó no usar su verdadero nombre), una estudiante de preparatoria toma sus primeras sus primeras lecciones combativas al lado del CGH en la huelga estudiantil de ese año. Esa experiencia anarquista universitaria hizo que 23 años después impulse al bloque negro feminista a recurrir a manifestaciones violentas en las calles, contra comercios y monumentos hasta que se erradiquen las violencias hacia las mujeres.

A todas les pide salir, que digan y griten lo que les ocurre, que es la única manera de perder el miedo.

Ella forma parte del llamado bloque negro, grupo que ha protagonizado manifestaciones que terminan en pintas a monumentos o Palacio Nacional, destrucción de comercios, de estaciones del metrobús y agresiones a hombres. Beth explica que todas estas expresiones de violencia son para “llamar la atención” y se detendrán “hasta que erradiquen la violencia contra el movimiento feminista y contra las mujeres, lo veo difícil... sólo hay burlas”.

Desilusionada, hasta ahora, de la respuesta del Estado frente al movimiento feminista pide al presidente Andrés Manuel López Obrador que “deje de creer que somos unas niñas manipuladas por la derecha. Muchas votamos por él, estuvimos apoyándolo antes de que fuera Presidente y votamos por él en más de una ocasión”.

En entrevista con El Sol de México, previo a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, considera que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, “debe dejar de tener ese prejuicio, ese miedo al movimiento feminista. No estamos en contra de su carrera presidencial. México necesita una mujer en la Presidencia por el movimiento feminista, por esto no se va a calmar”.

Define al movimiento del bloque negro como un “estallido” de las mujeres por salir a las calles por “la desesperación” de lo que está ocurriendo en el país.

Un millón de mujeres tomaron el teléfono, en medio de la pandemia, para denunciar la violencia que les afecta y en los últimos años el número de feminicidios al día pasó de nueve a 11.

Las mujeres que han tomado la decisión de salir a marchar el 8M están relacionadas, “la gran mayoría, de víctimas cerca del feminicidio, secuestradas, violadas, hermanas de mujeres asesinadas, víctimas de trata. No son niñas de casa que están aburridas. Esta rabia viene de lugares profundos contra el Estado y contra la sociedad”.

Mientras se desarrolla la entrevista, Beth se encuentra exiliada de la Ciudad de México ante “el acoso” de las fiscalías local y federal, luego de ser ingresada a dos carpetas de investigación acusada de robo, daños en propiedad privada y ataques a la paz social. En una más la acusaron de lesiones a una policía de investigación, “dicen que la lesionamos en una marcha en la que no estuve”.

Marcha rumbo a la Fiscalía de Investigación Territorial en Cuauhtémoc, CdMx / Federico Xolocotzi | El Sol de México

Estudió la carrera de periodismo en la UNAM y se define como la heredera de una familia politizada que la llevó a participar en el #132, en #Somosmásde31. Se sumó a los grupos feministas en redes sociales y de ahí inició su participación en las movilizaciones por los derechos de las mujeres.

“Yo también tengo mi historia de abuso... a los 16 años y luego vino el acoso laboral”, afirma Beth.

Define que el bloque negro “es un movimiento sin cabezas, en donde cada cabeza es un mundo. Y surge cuando el movimiento feminista empieza a tomar ideas más anarquistas”.

A pesar de que no se les quiera creer, cuenta que en 2020 cuando el bloque provocó las mayores afectaciones a comercios a lo largo del recorrido de la marcha rumbo al Zócalo de la Ciudad de México, fueron “infiltrados” los responsables.

“Nosotros, a pesar de que las morras vienen encapuchadas sabemos que son de este u otro colectivo. Pero no sabemos de dónde son estas personas e hicieron un cagadero y, de pronto, hay gente que se dejó llevar por la emoción o el estrés”.

Cuenta que fue “un error esa marcha mixta, es gente sin contexto para hacer cosas que una dice: ‘¡ay güey! ¡Qué onda! ¡Cálmense! Lo que vimos también es que esta gente siempre viene seguida de la policía”.

Esa situación la ha aprovechado la autoridad, dice, como la jefa de Gobierno de la CdMx, Claudia Sheinbaum, quien siempre dice que se golpea a hombres que van pasando.

“En las marchas a las que he ido no he visto eso, sí he visto que le dan su zape a vatos que se meten y empiezan a decir cosas: ¡pinches viejas! Y los sacan bien encabronadas”.

De la afectación a monumentos y edificios patrimoniales Beth asegura que esos bienes hablan de la iconoclasia (culto a las imágenes) de un pueblo. “Al final son monumentos, cosas y estamos demostrando que al dañarlos estamos consiguiendo la atención que se necesita. Al movimiento feminista no le importa más una piedra, el Ángel de la Independencia que nuestras hermanas”.

Ahora han surgido colectivas en distinto puntos del país con ese nombre, “pero el bloque negro en realidad es una táctica de movimientos anarquistas para proteger de la policía a las que están marchando”.

"Aquí no tenemos cabezas, de ahí que cada que una morra se encapucha y lo que se le ocurra hacer, es el bloque negro”. Por ello es muy difícil predecir qué hace el bloque negro.

Detrás de vidrios rotos y pintas, rabia e injusticia

Impunidad e injusticia, han sido los elementos que invitan a las mujeres que visten de negro y tapan su rostro, a gritar fuerte y manifestarse de manera violenta, refieren especialistas.

“Manifiestan la fuerza que traen para impulsar y poner en la agenda lo que está pasando con las mujeres. Es la violencia institucional la que genera la violencia popular”, explicó Laura Castellanos, feminista y especialista en movimientos subversivos.

En entrevista con El Sol de México detalló que la desacreditación social, represión policial en protestas y la persecución judicial han sido acciones que el Estado mexicano ha utilizado para criminalizar las manifestaciones de las mujeres contra la violencia. Vía telefónica detalló que en un país tan “conservador”, en México se le tiene miedo a expresiones violentas tales como pintas y vidrios rotos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Hay una cultura de sumisión y cuando llega una generación que transgrede ese estereotipo y se niega a reproducir una actitud de sumisión, hay una estigmatización y criminalización. Estamos atestiguando el movimiento de mujeres más insurreccional en la historia del país”.

Por su parte, la doctora y académica Layla Sánchez Kuri, de la Universidad Nacional Autónoma de México, insistió en que una de las causas por las que las mujeres se manifiestan y actúan de manera “violenta”, es por el hartazgo y la nula injusticia que hay en casos de desaparición y feminicidios.

En medio de las marchas y consignas de protesta por la propuesta de incremento a las cuotas de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1999, Beth (quien solicitó no usar su verdadero nombre), una estudiante de preparatoria toma sus primeras sus primeras lecciones combativas al lado del CGH en la huelga estudiantil de ese año. Esa experiencia anarquista universitaria hizo que 23 años después impulse al bloque negro feminista a recurrir a manifestaciones violentas en las calles, contra comercios y monumentos hasta que se erradiquen las violencias hacia las mujeres.

A todas les pide salir, que digan y griten lo que les ocurre, que es la única manera de perder el miedo.

Ella forma parte del llamado bloque negro, grupo que ha protagonizado manifestaciones que terminan en pintas a monumentos o Palacio Nacional, destrucción de comercios, de estaciones del metrobús y agresiones a hombres. Beth explica que todas estas expresiones de violencia son para “llamar la atención” y se detendrán “hasta que erradiquen la violencia contra el movimiento feminista y contra las mujeres, lo veo difícil... sólo hay burlas”.

Desilusionada, hasta ahora, de la respuesta del Estado frente al movimiento feminista pide al presidente Andrés Manuel López Obrador que “deje de creer que somos unas niñas manipuladas por la derecha. Muchas votamos por él, estuvimos apoyándolo antes de que fuera Presidente y votamos por él en más de una ocasión”.

En entrevista con El Sol de México, previo a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, considera que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, “debe dejar de tener ese prejuicio, ese miedo al movimiento feminista. No estamos en contra de su carrera presidencial. México necesita una mujer en la Presidencia por el movimiento feminista, por esto no se va a calmar”.

Define al movimiento del bloque negro como un “estallido” de las mujeres por salir a las calles por “la desesperación” de lo que está ocurriendo en el país.

Un millón de mujeres tomaron el teléfono, en medio de la pandemia, para denunciar la violencia que les afecta y en los últimos años el número de feminicidios al día pasó de nueve a 11.

Las mujeres que han tomado la decisión de salir a marchar el 8M están relacionadas, “la gran mayoría, de víctimas cerca del feminicidio, secuestradas, violadas, hermanas de mujeres asesinadas, víctimas de trata. No son niñas de casa que están aburridas. Esta rabia viene de lugares profundos contra el Estado y contra la sociedad”.

Mientras se desarrolla la entrevista, Beth se encuentra exiliada de la Ciudad de México ante “el acoso” de las fiscalías local y federal, luego de ser ingresada a dos carpetas de investigación acusada de robo, daños en propiedad privada y ataques a la paz social. En una más la acusaron de lesiones a una policía de investigación, “dicen que la lesionamos en una marcha en la que no estuve”.

Marcha rumbo a la Fiscalía de Investigación Territorial en Cuauhtémoc, CdMx / Federico Xolocotzi | El Sol de México

Estudió la carrera de periodismo en la UNAM y se define como la heredera de una familia politizada que la llevó a participar en el #132, en #Somosmásde31. Se sumó a los grupos feministas en redes sociales y de ahí inició su participación en las movilizaciones por los derechos de las mujeres.

“Yo también tengo mi historia de abuso... a los 16 años y luego vino el acoso laboral”, afirma Beth.

Define que el bloque negro “es un movimiento sin cabezas, en donde cada cabeza es un mundo. Y surge cuando el movimiento feminista empieza a tomar ideas más anarquistas”.

A pesar de que no se les quiera creer, cuenta que en 2020 cuando el bloque provocó las mayores afectaciones a comercios a lo largo del recorrido de la marcha rumbo al Zócalo de la Ciudad de México, fueron “infiltrados” los responsables.

“Nosotros, a pesar de que las morras vienen encapuchadas sabemos que son de este u otro colectivo. Pero no sabemos de dónde son estas personas e hicieron un cagadero y, de pronto, hay gente que se dejó llevar por la emoción o el estrés”.

Cuenta que fue “un error esa marcha mixta, es gente sin contexto para hacer cosas que una dice: ‘¡ay güey! ¡Qué onda! ¡Cálmense! Lo que vimos también es que esta gente siempre viene seguida de la policía”.

Esa situación la ha aprovechado la autoridad, dice, como la jefa de Gobierno de la CdMx, Claudia Sheinbaum, quien siempre dice que se golpea a hombres que van pasando.

“En las marchas a las que he ido no he visto eso, sí he visto que le dan su zape a vatos que se meten y empiezan a decir cosas: ¡pinches viejas! Y los sacan bien encabronadas”.

De la afectación a monumentos y edificios patrimoniales Beth asegura que esos bienes hablan de la iconoclasia (culto a las imágenes) de un pueblo. “Al final son monumentos, cosas y estamos demostrando que al dañarlos estamos consiguiendo la atención que se necesita. Al movimiento feminista no le importa más una piedra, el Ángel de la Independencia que nuestras hermanas”.

Ahora han surgido colectivas en distinto puntos del país con ese nombre, “pero el bloque negro en realidad es una táctica de movimientos anarquistas para proteger de la policía a las que están marchando”.

"Aquí no tenemos cabezas, de ahí que cada que una morra se encapucha y lo que se le ocurra hacer, es el bloque negro”. Por ello es muy difícil predecir qué hace el bloque negro.

Detrás de vidrios rotos y pintas, rabia e injusticia

Impunidad e injusticia, han sido los elementos que invitan a las mujeres que visten de negro y tapan su rostro, a gritar fuerte y manifestarse de manera violenta, refieren especialistas.

“Manifiestan la fuerza que traen para impulsar y poner en la agenda lo que está pasando con las mujeres. Es la violencia institucional la que genera la violencia popular”, explicó Laura Castellanos, feminista y especialista en movimientos subversivos.

En entrevista con El Sol de México detalló que la desacreditación social, represión policial en protestas y la persecución judicial han sido acciones que el Estado mexicano ha utilizado para criminalizar las manifestaciones de las mujeres contra la violencia. Vía telefónica detalló que en un país tan “conservador”, en México se le tiene miedo a expresiones violentas tales como pintas y vidrios rotos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Hay una cultura de sumisión y cuando llega una generación que transgrede ese estereotipo y se niega a reproducir una actitud de sumisión, hay una estigmatización y criminalización. Estamos atestiguando el movimiento de mujeres más insurreccional en la historia del país”.

Por su parte, la doctora y académica Layla Sánchez Kuri, de la Universidad Nacional Autónoma de México, insistió en que una de las causas por las que las mujeres se manifiestan y actúan de manera “violenta”, es por el hartazgo y la nula injusticia que hay en casos de desaparición y feminicidios.

Sociedad

Enseñarán a hacer consultas populares y asambleas en primarias

El plan destaca que las asambleas son un medio para atender las necesidades de la comunidad

Sociedad

Edomex impartirá clases de igualdad de género

La materia se impartirá con el apoyo de Unesco en primarias, secundarias y bachilleratos mexiquenses

CDMX

Call center pagaba 5 mil pesos al mes por extorsionar

Ayer la Fiscalía capitalina cateó cinco inmuebles desde donde operaban los montadeudas y detuvo a 27 personas

Moda

Alpargatas, un clásico que siempre es tendencia

Este calzado que cobra relevancia en cada verano pasó de ser un accesorio humilde a vestir los pies de iconos como Dalí o Coco Chanel, y actualmente la reina Letizia o Jill Biden

Celebridades

Boy George, un clásico de cuatro décadas

El cantante habla de su trayectoria y de cómo nunca le importaron las críticas, ni en los 80s cuando luchó contra los estigmas y menos ahora que tiene 61 años

Sociedad

Los machos también lloran

La violencia doméstica contra los hombres es una realidad, en todas sus vertientes, aunque es un problema que muchos no denuncian por miedo a la incredulidad o las burlas

Gossip

El trompetista Pacho Flores lanza Estirpe, con la Orquesta Sinfónica de Minería

Pacho Flores lanza Estirpe, que grabó con la OSM; su instrumento, dice, es el alma musical de México

Gossip

El chef Adrián Herrera invita a perder el miedo a la cocina

El chef Adrián Herrera regresa con un nuevo programa, donde comparte la cocina con aficionados que preparan una receta de un profesional

Gossip

Nueva película de Dragon Ball celebra el acercamiento con los fans

La nueva cinta de Dragon Ball se estrena en cines, y su elenco de doblaje celebra con los fans, fieles desde hace 25 años