/ martes 25 de octubre de 2016

Artista transforma cenizas humanas en... vajillas

¿Te imaginas tener una vajilla hecha con las cenizas de algún familiar? Pues el diseñador Justin Crowe, de Santa Fe, Nuevo México, lo hace por “infundir un sentido de la mortalidad en la vida cotidiana”.

Esta singular forma de arte contrasta con el nuevo polémico estatuto de la Iglesia católica que prohíbe a sus fieles esparcir las cenizas de los difuntos, dividirlas entre los familiares y también que sean conservadas en casa; además de rechazar que las cenizas se dispersen en el aire, tierra, agua o en cualquier otra forma, así como convertirlas en recuerdos conmemorativos, piezas de joyería u otros artículos.

Pero Justin Crowe ya tiene tiempo creando piezas de cerámica con cenizas de personas.

Lee también: 

[caption id="attachment_507909" align="alignnone" width="615"] Foto: Justin Crowe[/caption]

El artista relata que todo comenzó con un singular proyecto de arte donde utilizó las cenizas mezcladas de 200 personas para realizar una colección de vajilla que llamó “Nutrir”, la cual incluso usó para servir comida en una fiesta.

Para ello, compró los restos a los distribuidores que venden huesos por lo general a los médicos, estudiantes o coleccionistas; luego los molió a mano con un mortero y los convirtió en cenizas en el horno, lo que mezcló con un esmalte que utiliza para los jarrones, candelabros, tazas de café, urnas y otros artículos de cerámica.

Checa el video sobre el proceso de transformar las cenizas:

Pero cuando sus amigos se enteraron de sus creaciones con cenizas, le encargaron más piezas. “Si te diera las cenizas de mi padre, ¿podrías hacer una taza de café, urna o recipiente?”, le dicen. “Así que este negocio salió del proyecto de arte", menciona.

Crowe afirma que la ceniza no es visible en el producto final, sino que se funde en el horno para formar parte del recubrimiento de vidrio en la cerámica.

[caption id="attachment_507910" align="alignnone" width="615"] Foto: Justin Crowe[/caption] Asegura que la composición química de la ceniza humana se compone de los mismos materiales naturales utilizados para crear un esmalte de cerámica típica. Para sus creaciones, el artista necesita solo 100 gramos de ceniza para crear el esmalte personalizado. Un cuerpo humano adulto genera entre 1.8 kilos y 2.7 kilos de ceniza. ¿Cuál es su costo? Crowe cobra 399 dólares por el esmalte, más entre 159 y 649 dólares por cada pieza de cerámica. [caption id="attachment_507911" align="alignnone" width="615"] Foto: Justin Crowe[/caption]

Justin  admite que esta idea es “polarizante” y se ha enfrentado con personas que lo amenazan por lo que hace e incluso “me dijeron que voy a irme al infierno”. Sin embargo, poco después alguien lo llama para hacerle un encargo y lo felicitan por este proyecto.

Uno de sus clientes, Jozsua Martínez, de 24 años, le encargó un juego de tazas con las cenizas de su amigo que murió en un accidente y explica su decisión: “Voy a tratar de llevar esta taza conmigo por el resto de mi vida para mantener ese recordatorio y tratar de honrarlo y llenarlo con un buen café. Es una manera de compartir algo con él todavía". Y a ti, ¿te gustaría tener una pieza de cerámica hecha con las cenizas de alguien querido? o ¿seguir perdurando en la vida cotidiana a través de una vajilla? [caption id="attachment_507912" align="alignnone" width="615"] Foto: Justin Crowe[/caption]

|| Con información de The Guardian||

/parg

¿Te imaginas tener una vajilla hecha con las cenizas de algún familiar? Pues el diseñador Justin Crowe, de Santa Fe, Nuevo México, lo hace por “infundir un sentido de la mortalidad en la vida cotidiana”.

Esta singular forma de arte contrasta con el nuevo polémico estatuto de la Iglesia católica que prohíbe a sus fieles esparcir las cenizas de los difuntos, dividirlas entre los familiares y también que sean conservadas en casa; además de rechazar que las cenizas se dispersen en el aire, tierra, agua o en cualquier otra forma, así como convertirlas en recuerdos conmemorativos, piezas de joyería u otros artículos.

Pero Justin Crowe ya tiene tiempo creando piezas de cerámica con cenizas de personas.

Lee también: 

[caption id="attachment_507909" align="alignnone" width="615"] Foto: Justin Crowe[/caption]

El artista relata que todo comenzó con un singular proyecto de arte donde utilizó las cenizas mezcladas de 200 personas para realizar una colección de vajilla que llamó “Nutrir”, la cual incluso usó para servir comida en una fiesta.

Para ello, compró los restos a los distribuidores que venden huesos por lo general a los médicos, estudiantes o coleccionistas; luego los molió a mano con un mortero y los convirtió en cenizas en el horno, lo que mezcló con un esmalte que utiliza para los jarrones, candelabros, tazas de café, urnas y otros artículos de cerámica.

Checa el video sobre el proceso de transformar las cenizas:

Pero cuando sus amigos se enteraron de sus creaciones con cenizas, le encargaron más piezas. “Si te diera las cenizas de mi padre, ¿podrías hacer una taza de café, urna o recipiente?”, le dicen. “Así que este negocio salió del proyecto de arte", menciona.

Crowe afirma que la ceniza no es visible en el producto final, sino que se funde en el horno para formar parte del recubrimiento de vidrio en la cerámica.

[caption id="attachment_507910" align="alignnone" width="615"] Foto: Justin Crowe[/caption] Asegura que la composición química de la ceniza humana se compone de los mismos materiales naturales utilizados para crear un esmalte de cerámica típica. Para sus creaciones, el artista necesita solo 100 gramos de ceniza para crear el esmalte personalizado. Un cuerpo humano adulto genera entre 1.8 kilos y 2.7 kilos de ceniza. ¿Cuál es su costo? Crowe cobra 399 dólares por el esmalte, más entre 159 y 649 dólares por cada pieza de cerámica. [caption id="attachment_507911" align="alignnone" width="615"] Foto: Justin Crowe[/caption]

Justin  admite que esta idea es “polarizante” y se ha enfrentado con personas que lo amenazan por lo que hace e incluso “me dijeron que voy a irme al infierno”. Sin embargo, poco después alguien lo llama para hacerle un encargo y lo felicitan por este proyecto.

Uno de sus clientes, Jozsua Martínez, de 24 años, le encargó un juego de tazas con las cenizas de su amigo que murió en un accidente y explica su decisión: “Voy a tratar de llevar esta taza conmigo por el resto de mi vida para mantener ese recordatorio y tratar de honrarlo y llenarlo con un buen café. Es una manera de compartir algo con él todavía". Y a ti, ¿te gustaría tener una pieza de cerámica hecha con las cenizas de alguien querido? o ¿seguir perdurando en la vida cotidiana a través de una vajilla? [caption id="attachment_507912" align="alignnone" width="615"] Foto: Justin Crowe[/caption]

|| Con información de The Guardian||

/parg