/ domingo 30 de agosto de 2015

Es tiempo de acabar con las desapariciones forzadas: Ban Ki-moon

Naciones Unidas.- El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, expresó hoy que es momento de terminar con todas las desapariciones forzadas en el mundo, y que la prohibición de llevar a cabo este tipo de crimen debe ser absoluta. En un mensaje para conmemorar el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, Ban indicó que lejos de ser una práctica empleada en el pasado por dictadores militares, estos abusos siguen siendo cometidos por algunos Estados. Precisó además que existe una alarmante escalada de hechos similares cometidos por actores no estatales, incluidos grupos extremistas, que equivalen a desapariciones forzadas y que constituyen graves violaciones a los derechos humanos. El titular de la ONU destacó que tan sólo durante el año pasado, el Comité de la ONU y el Grupo de Trabajo encargados de combatir este tema recibieron 246 pedidos de familiares de víctimas para tomar acciones urgentes. “Esta cifra es apenas una fracción de los miles de casos que nunca son reportados debido a la situación de inseguridad en los países o bien porque no se conoce que existen instancias internacionales que se ocupan de estas denuncias”, señaló. Ban recordó que la práctica es considerada ilegal en todas las circunstancias según la Convención de la ONU que se ocupa del tema, ratificada por 50 países, y que entró en vigor en 2010. Llamó por ello a todos los Estados miembros de la ONU a ratificar este documento.

Naciones Unidas.- El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, expresó hoy que es momento de terminar con todas las desapariciones forzadas en el mundo, y que la prohibición de llevar a cabo este tipo de crimen debe ser absoluta. En un mensaje para conmemorar el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, Ban indicó que lejos de ser una práctica empleada en el pasado por dictadores militares, estos abusos siguen siendo cometidos por algunos Estados. Precisó además que existe una alarmante escalada de hechos similares cometidos por actores no estatales, incluidos grupos extremistas, que equivalen a desapariciones forzadas y que constituyen graves violaciones a los derechos humanos. El titular de la ONU destacó que tan sólo durante el año pasado, el Comité de la ONU y el Grupo de Trabajo encargados de combatir este tema recibieron 246 pedidos de familiares de víctimas para tomar acciones urgentes. “Esta cifra es apenas una fracción de los miles de casos que nunca son reportados debido a la situación de inseguridad en los países o bien porque no se conoce que existen instancias internacionales que se ocupan de estas denuncias”, señaló. Ban recordó que la práctica es considerada ilegal en todas las circunstancias según la Convención de la ONU que se ocupa del tema, ratificada por 50 países, y que entró en vigor en 2010. Llamó por ello a todos los Estados miembros de la ONU a ratificar este documento.