/ sábado 5 de septiembre de 2015

Festejan con desfile Día del Inmigrante en Argentina

Buenos Aires.- Las colectividades de Argentina celebraron el Día del Inmigrante con un desfile en el que agradecieron la hospitalidad que encontraron aquí y lamentaron la tragedia humanitaria que enfrenta el pueblo sirio que busca refugio en otros países. Colombianos, paraguayos, peruanos, bolivianos, chinos, japoneses, brasileños, irlandeses e incluso una pareja de mexicanos desfilaron por las calles de Buenos Aires y fueron aplaudidos por la gente que los miraba y aplaudía los trajes típicos, las banderas y las canciones de sus respectivas naciones. El recorrido permitió imágenes originales, como la larga figura de un dragón chino moviéndose al ritmo de una batucada brasileña, o una chica mexicana vestida de china poblana al lado de un boliviano de traje típico que ondeaba su bandera. También se pudo ver a colombianos que reían al lado de un señor escocés con falda y gaita al hombro y paraguayos orgullosos charlando junto con jóvenes irlandesas que también presumían su bandera. Las estrellas de la jornada fueron los miembros de la comunidad china que cada tanto ondeaban el famoso dragón que era custodiado por una comitiva que mostraba la bandera roja y amarilla y hacía sonar tambores típicos. “Venimos a este país a buscar paz”, dijo uno de los oradores en el cálido anochecer de la Plaza San Martín, agradeciendo la hospitalidad que millones de migrantes han encontrado en Argentina gracias a sus políticas migratorias de puertas abiertas. Desde el escenario en el que se realizó el acto central, varios de los migrantes recordaron que la gente cambia de país por muchos motivos: para escapar de la pobreza, de la violencia o simplemente para cambiar de vida. La emergencia en Siria fue el eje de los discursos, ya que -dijeron- es una muestra más del drama que padecen los seres humanos que son obligados a emigrar por la guerra. De acuerdo con reportes de la Dirección Nacional de Migraciones, las colectividades más numerosas de Argentina son la paraguaya, la boliviana y la peruana, que concentran 75 por ciento de las solicitudes de residencia que se tramitan anualmente. Los mexicanos registrados son pocos, alrededor de mil 200, pero las autoridades calculan que hay una población flotante de tres mil ciudadanos de este país, en su mayoría estudiantes que vienen por lapsos determinados. La radicación de extranjeros en Argentina es constante gracias a una política migratoria abierta y alejada de sanciones, lo que permite, por ejemplo, que cualquier turista que excede su estancia legal sólo pague una multa cuando sale del país. Además, los trámites de radicación no son complejos, pues a los extranjeros sin papeles les otorgan un documento “precario”, que vale como identificación, y a los tres años de tramitar el Documento Nacional de Identidad de Extranjero, se obtiene la residencia permanente. (Notimex)

Buenos Aires.- Las colectividades de Argentina celebraron el Día del Inmigrante con un desfile en el que agradecieron la hospitalidad que encontraron aquí y lamentaron la tragedia humanitaria que enfrenta el pueblo sirio que busca refugio en otros países. Colombianos, paraguayos, peruanos, bolivianos, chinos, japoneses, brasileños, irlandeses e incluso una pareja de mexicanos desfilaron por las calles de Buenos Aires y fueron aplaudidos por la gente que los miraba y aplaudía los trajes típicos, las banderas y las canciones de sus respectivas naciones. El recorrido permitió imágenes originales, como la larga figura de un dragón chino moviéndose al ritmo de una batucada brasileña, o una chica mexicana vestida de china poblana al lado de un boliviano de traje típico que ondeaba su bandera. También se pudo ver a colombianos que reían al lado de un señor escocés con falda y gaita al hombro y paraguayos orgullosos charlando junto con jóvenes irlandesas que también presumían su bandera. Las estrellas de la jornada fueron los miembros de la comunidad china que cada tanto ondeaban el famoso dragón que era custodiado por una comitiva que mostraba la bandera roja y amarilla y hacía sonar tambores típicos. “Venimos a este país a buscar paz”, dijo uno de los oradores en el cálido anochecer de la Plaza San Martín, agradeciendo la hospitalidad que millones de migrantes han encontrado en Argentina gracias a sus políticas migratorias de puertas abiertas. Desde el escenario en el que se realizó el acto central, varios de los migrantes recordaron que la gente cambia de país por muchos motivos: para escapar de la pobreza, de la violencia o simplemente para cambiar de vida. La emergencia en Siria fue el eje de los discursos, ya que -dijeron- es una muestra más del drama que padecen los seres humanos que son obligados a emigrar por la guerra. De acuerdo con reportes de la Dirección Nacional de Migraciones, las colectividades más numerosas de Argentina son la paraguaya, la boliviana y la peruana, que concentran 75 por ciento de las solicitudes de residencia que se tramitan anualmente. Los mexicanos registrados son pocos, alrededor de mil 200, pero las autoridades calculan que hay una población flotante de tres mil ciudadanos de este país, en su mayoría estudiantes que vienen por lapsos determinados. La radicación de extranjeros en Argentina es constante gracias a una política migratoria abierta y alejada de sanciones, lo que permite, por ejemplo, que cualquier turista que excede su estancia legal sólo pague una multa cuando sale del país. Además, los trámites de radicación no son complejos, pues a los extranjeros sin papeles les otorgan un documento “precario”, que vale como identificación, y a los tres años de tramitar el Documento Nacional de Identidad de Extranjero, se obtiene la residencia permanente. (Notimex)