/ jueves 1 de septiembre de 2016

Se prepara Florida para Hermine como huracán de peligro mortal

Miami.- La mitad norte de Florida se prepara para el paso de la tormenta tropical Hermine, que avanza desde el Golfo de México con vientos y velocidad en aumento, y puede tocar tierra con fuerza de un huracán "mortal" y producir inundaciones, deslizamientos, marejadas y hasta tornados.

Cuando Hermine, que presenta ahora vientos máximos sostenidos de 70 millas por hora (110 km/h), llegue a la costa noroeste de Florida esta noche o el viernes de madrugada tendrá ya fuerza de huracán (vientos de más de 74 millas por hora, 119 km/h), según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

El gobernador de Florida, Rick Scott, aseguró hoy que Hermine representa un "peligro mortal" para los habitantes del norte del estado, a los que recordó que "llegó la hora" de prepararse, para lo que deben comprar agua para tres días y prever que el fluido eléctrico pueda dejar de funcionar.

El gobernador indicó que su máxima preocupación es la marejada, que podría inundar la región costera y atrapar a las personas en sus casas durante el paso del ciclón, momentos durante los que, indicó, las autoridades no podrán "hacer nada" para ayudarles.

En los últimos once años ningún huracán ha tocado tierra en Florida, así que muchos floridanos han perdido la costumbre de estar preparados para estas amenazas que se producen en la cuenca del Atlántico generalmente en el periodo junio-noviembre.

El patrón de trayectoria de Hermine, que se dirige hacia la costa a una velocidad de 14 millas por hora (22 km/h) muestra que cruzará transversalmente el norte de la península de Florida desde el oeste al este, por lo que también está en alerta la costa nororiental floridana, el vecino estado de Georgia y Carolina del Norte y del Sur.

Cincuenta y un condados de Florida están en estado de emergencia por decisión del gobernador, quien desde Tallahassee, la capital del llamado "Estado Soleado", dirige las operaciones para afrontar Hermine, que según los pronósticos tocará tierra en algún lugar entre Mexico Beach y St. Marks, en la región conocida como el Panhandle (el mango) floridano, en el noroeste.

El gobernador de Georgia, Nathan Deal, ha seguido el ejemplo de Scott y ha puesto en emergencia a 56 condados de su territorio.

Las escuelas y otros centros educativos de la zona de Florida afectada por Hermine no abrieron hoy ni tampoco las oficinas públicas.

En la zona de la costa noroeste, que recibirá el primer impacto, la mayor preocupación es protegerse de la subida del nivel del mar, que el NHC calcula que puede llegar a las 8 pulgadas (20 centímetros) por la combinación de una marejada ciclónica y la marea regular.

Esa subida, combinada con la lluvia, que en algunos sitios puede llegar a las 20 pulgadas (50,8 centímetros), puede producir inundaciones y deslizamientos de tierras.

Con ese fin se están distribuyendo gratuitamente en toda la zona sacos de arena a las personas que residen o tienen negocios cerca del mar, y en algunos lugares con la ayuda de reclusos de prisiones del área.

El CNH y otros organismos como la Guardia Costera dieron a conocer sus recomendaciones para los ciudadanos.

La Guardia Costera estableció desde el miércoles medidas especiales para los puertos de la costa del Golfo de México con el fin de proteger los barcos y las instalaciones portuarias.

La primera recomendación de la Guardia Costera para el público es mantenerse alejado del agua y de las playas y la segunda dejarse evacuar sin dilaciones si las autoridades consideran que es necesario, según un comunicado.

El CNH, por su parte, pidió a la gente que no se confíe en que la tormenta se ajustará a los patrones de trayectoria que trazan los meteorólogos, especialmente porque Hermine es "bastante asimétrica" y que se apresure en tomar las medidas de protección necesarias.

También recordó que existe un peligro real de daños para la vida humana a causa de las inundaciones que se pueden producir en un periodo de 12 a 24 horas en una amplia zona de la costa oeste de Florida, desde Aripeka a Paso Indio.

Actualmente los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hasta 185 millas (295 km) del centro de Hermine.

Los especialistas de CNH estiman, además, que se pueden producir esta tarde y el viernes en la mañana tornados en el norte de Florida y sureste de Georgia.

Con el paso del ciclón, el riesgo de tornados se trasladará hacia el este y afectará a las Carolinas durante este viernes.

/cpg

Miami.- La mitad norte de Florida se prepara para el paso de la tormenta tropical Hermine, que avanza desde el Golfo de México con vientos y velocidad en aumento, y puede tocar tierra con fuerza de un huracán "mortal" y producir inundaciones, deslizamientos, marejadas y hasta tornados.

Cuando Hermine, que presenta ahora vientos máximos sostenidos de 70 millas por hora (110 km/h), llegue a la costa noroeste de Florida esta noche o el viernes de madrugada tendrá ya fuerza de huracán (vientos de más de 74 millas por hora, 119 km/h), según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

El gobernador de Florida, Rick Scott, aseguró hoy que Hermine representa un "peligro mortal" para los habitantes del norte del estado, a los que recordó que "llegó la hora" de prepararse, para lo que deben comprar agua para tres días y prever que el fluido eléctrico pueda dejar de funcionar.

El gobernador indicó que su máxima preocupación es la marejada, que podría inundar la región costera y atrapar a las personas en sus casas durante el paso del ciclón, momentos durante los que, indicó, las autoridades no podrán "hacer nada" para ayudarles.

En los últimos once años ningún huracán ha tocado tierra en Florida, así que muchos floridanos han perdido la costumbre de estar preparados para estas amenazas que se producen en la cuenca del Atlántico generalmente en el periodo junio-noviembre.

El patrón de trayectoria de Hermine, que se dirige hacia la costa a una velocidad de 14 millas por hora (22 km/h) muestra que cruzará transversalmente el norte de la península de Florida desde el oeste al este, por lo que también está en alerta la costa nororiental floridana, el vecino estado de Georgia y Carolina del Norte y del Sur.

Cincuenta y un condados de Florida están en estado de emergencia por decisión del gobernador, quien desde Tallahassee, la capital del llamado "Estado Soleado", dirige las operaciones para afrontar Hermine, que según los pronósticos tocará tierra en algún lugar entre Mexico Beach y St. Marks, en la región conocida como el Panhandle (el mango) floridano, en el noroeste.

El gobernador de Georgia, Nathan Deal, ha seguido el ejemplo de Scott y ha puesto en emergencia a 56 condados de su territorio.

Las escuelas y otros centros educativos de la zona de Florida afectada por Hermine no abrieron hoy ni tampoco las oficinas públicas.

En la zona de la costa noroeste, que recibirá el primer impacto, la mayor preocupación es protegerse de la subida del nivel del mar, que el NHC calcula que puede llegar a las 8 pulgadas (20 centímetros) por la combinación de una marejada ciclónica y la marea regular.

Esa subida, combinada con la lluvia, que en algunos sitios puede llegar a las 20 pulgadas (50,8 centímetros), puede producir inundaciones y deslizamientos de tierras.

Con ese fin se están distribuyendo gratuitamente en toda la zona sacos de arena a las personas que residen o tienen negocios cerca del mar, y en algunos lugares con la ayuda de reclusos de prisiones del área.

El CNH y otros organismos como la Guardia Costera dieron a conocer sus recomendaciones para los ciudadanos.

La Guardia Costera estableció desde el miércoles medidas especiales para los puertos de la costa del Golfo de México con el fin de proteger los barcos y las instalaciones portuarias.

La primera recomendación de la Guardia Costera para el público es mantenerse alejado del agua y de las playas y la segunda dejarse evacuar sin dilaciones si las autoridades consideran que es necesario, según un comunicado.

El CNH, por su parte, pidió a la gente que no se confíe en que la tormenta se ajustará a los patrones de trayectoria que trazan los meteorólogos, especialmente porque Hermine es "bastante asimétrica" y que se apresure en tomar las medidas de protección necesarias.

También recordó que existe un peligro real de daños para la vida humana a causa de las inundaciones que se pueden producir en un periodo de 12 a 24 horas en una amplia zona de la costa oeste de Florida, desde Aripeka a Paso Indio.

Actualmente los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hasta 185 millas (295 km) del centro de Hermine.

Los especialistas de CNH estiman, además, que se pueden producir esta tarde y el viernes en la mañana tornados en el norte de Florida y sureste de Georgia.

Con el paso del ciclón, el riesgo de tornados se trasladará hacia el este y afectará a las Carolinas durante este viernes.

/cpg