/ lunes 7 de diciembre de 2015

Vaticano defiende su legitimidad para enjuiciar fuga de papeles

Ciudad del Vaticano.- El portavoz papal, Federico Lombardi, defendió hoy la legitimidad de los tribunales del Vaticano para conducir el proceso judicial contra cinco personas por el robo y la filtración de documentos confidenciales.

“(En el Vaticano) existen todas las garantías procesales características de los más evolucionados órdenes judiciales contemporáneos”, sostuvo el sacerdote jesuita y salió así al paso a las críticas lanzadas desde diversas partes contra el juicio por el llamado “vatileaks 2”.

Se trata del escándalo por la difusión de textos reservados sobre el proceso de reforma a las estructuras financieras de la Santa Sede que fueron dados a conocer en los libros “Avaricia” y Via Crucis”, de los periodistas italianos Emiliano Fittipaldi y Gianluigi Nuzzi respectivamente.

Ambos comunicadores están siendo juzgados junto al clérigo español Lucio Angel Vallejo Balda, la publirrelacionista Francesca Immacolata Chaoqui y el secretario de Vallejo, Nicola Maio. Todos son acusados del robo y la publicación de los informes.

La mañana de este día se llevó a cabo una nueva audiencia en el proceso por el “vatileaks 2”, durante la cual el tribunal consideró algunas solicitudes avanzadas por los diversos abogados defensores.

Entre otras cosas se aprobó una lista de testigos que serán llamados a prestar declaración en las próximas audiencias. El más importante de ellos es el “número dos” del Vaticano, el secretario de Estado, Pietro Parolin.

La lista incluyó además funcionarios de la Sede Apostólica como el cardenal Santos Abril y Castelló y Konrad Krajewski, y otros personajes entre los cuales se incluyen periodistas y políticos. Estos testigos serán llamados a declarar en fechas a establecer.

El tribunal también aceptó conducir algunas pericias informáticas y acoger una pericia psiquiátrica de Vallejo Balda, realizada con anterioridad al juicio y cuyo resultado se encontraba en su departamento.

Por otra parte rechazó la exigencia de Chaouqui de no someterse a los jueces vaticanos por falta de competencia, demostrando que existe plena competencia de las autoridades pontificias en el caso.

Sobre este particular, también el portavoz Lombardi intervino calificando de “inapropiadas” y a veces “del todo injustificadas” las valoraciones sobre el sistema judicial vaticano que se han publicado en algunos medios en los últimos días.

“En el Estado de la Ciudad del Vaticano está vigente un sistema judicial propio, autónomo y separado del italiano, dotado de los propios órganos judiciales para los diversos grados de juicio y de la necesaria legislación en material penal y de procedimientos penales”, insistió.

Al mismo tiempo salió al paso de la queja de algunos de los imputados, los cuales lamentaron una supuesta violación de su derecho a la defensa porque no se les habría permitido ser asistidos por abogados de confianza elegidos por ellos.

Al respecto, el portavoz vaticano precisó que tanto en el Vaticano como en cualquier otra parte del mundo, sólo pueden defender imputados aquellos abogados que tienen una específica habilitación y cumplen con los requisitos exigidos por la normativa.

“No debe sorprender, por lo tanto, que un abogado habilitado en Italia no pueda por ello ejercer automáticamente en el Estado de la Ciudad del Vaticano, así como no podría ejercer ni siquiera en Alemania o en Francia”, abundó.

“Están, por lo tanto, dadas todas las premisas para tener plena confianza en la seriedad y en la competencia de quien debe garantizar el correcto desarrollo de un proceso que, por diversas razones, llama la atención de muchos”, ponderó. ||Notimex||

/afa

Ciudad del Vaticano.- El portavoz papal, Federico Lombardi, defendió hoy la legitimidad de los tribunales del Vaticano para conducir el proceso judicial contra cinco personas por el robo y la filtración de documentos confidenciales.

“(En el Vaticano) existen todas las garantías procesales características de los más evolucionados órdenes judiciales contemporáneos”, sostuvo el sacerdote jesuita y salió así al paso a las críticas lanzadas desde diversas partes contra el juicio por el llamado “vatileaks 2”.

Se trata del escándalo por la difusión de textos reservados sobre el proceso de reforma a las estructuras financieras de la Santa Sede que fueron dados a conocer en los libros “Avaricia” y Via Crucis”, de los periodistas italianos Emiliano Fittipaldi y Gianluigi Nuzzi respectivamente.

Ambos comunicadores están siendo juzgados junto al clérigo español Lucio Angel Vallejo Balda, la publirrelacionista Francesca Immacolata Chaoqui y el secretario de Vallejo, Nicola Maio. Todos son acusados del robo y la publicación de los informes.

La mañana de este día se llevó a cabo una nueva audiencia en el proceso por el “vatileaks 2”, durante la cual el tribunal consideró algunas solicitudes avanzadas por los diversos abogados defensores.

Entre otras cosas se aprobó una lista de testigos que serán llamados a prestar declaración en las próximas audiencias. El más importante de ellos es el “número dos” del Vaticano, el secretario de Estado, Pietro Parolin.

La lista incluyó además funcionarios de la Sede Apostólica como el cardenal Santos Abril y Castelló y Konrad Krajewski, y otros personajes entre los cuales se incluyen periodistas y políticos. Estos testigos serán llamados a declarar en fechas a establecer.

El tribunal también aceptó conducir algunas pericias informáticas y acoger una pericia psiquiátrica de Vallejo Balda, realizada con anterioridad al juicio y cuyo resultado se encontraba en su departamento.

Por otra parte rechazó la exigencia de Chaouqui de no someterse a los jueces vaticanos por falta de competencia, demostrando que existe plena competencia de las autoridades pontificias en el caso.

Sobre este particular, también el portavoz Lombardi intervino calificando de “inapropiadas” y a veces “del todo injustificadas” las valoraciones sobre el sistema judicial vaticano que se han publicado en algunos medios en los últimos días.

“En el Estado de la Ciudad del Vaticano está vigente un sistema judicial propio, autónomo y separado del italiano, dotado de los propios órganos judiciales para los diversos grados de juicio y de la necesaria legislación en material penal y de procedimientos penales”, insistió.

Al mismo tiempo salió al paso de la queja de algunos de los imputados, los cuales lamentaron una supuesta violación de su derecho a la defensa porque no se les habría permitido ser asistidos por abogados de confianza elegidos por ellos.

Al respecto, el portavoz vaticano precisó que tanto en el Vaticano como en cualquier otra parte del mundo, sólo pueden defender imputados aquellos abogados que tienen una específica habilitación y cumplen con los requisitos exigidos por la normativa.

“No debe sorprender, por lo tanto, que un abogado habilitado en Italia no pueda por ello ejercer automáticamente en el Estado de la Ciudad del Vaticano, así como no podría ejercer ni siquiera en Alemania o en Francia”, abundó.

“Están, por lo tanto, dadas todas las premisas para tener plena confianza en la seriedad y en la competencia de quien debe garantizar el correcto desarrollo de un proceso que, por diversas razones, llama la atención de muchos”, ponderó. ||Notimex||

/afa