/ jueves 24 de marzo de 2022

Los lazos neonazis de Ucrania y Rusia

La militarización de los neonazis por parte de Putin fue una estrategia arriesgada pero no irracional, ya que compartían el rechazo a la democracia occidental

Cuando inició la invasión rusa, el presidente Vladimir Putin invocó a la historia para justificar la intervención en la necesidad de “desnazificar a Ucrania” como lo hizo la URSS con el mundo en la Segunda Guerra Mundial, pero lo que no se reconoce es que Rusia está en la misma posición. Diferentes grupos neonazis están en ambos bandos, legitimados por ambos Estados.

La realidad es que grupos ultranacionalistas y neonazis se incrustaron en las estructuras militares y políticas en Ucrania a partir de 2014 en la revolución del Maidán, y han actuado con apoyo de políticos y militares.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El Maidán fue un movimiento que pedía dejar a Rusia y acercarse a la Unión Europea -aunque tenía pocos adeptos en el sur y en el este del país, donde habita la población rusófona ucraniana- e incluyó elementos democráticos, antioligárquicos y anticorrupción, pero también contenía elementos nacionalistas extremos.

En ese contexto aparecieron grupos paramilitares como el Batallón Azov -incorporado a las Fuerzas Armadas ucranianas ahora como “regimiento”-, que surgió en 2014 en la ahora asediada ciudad portuaria de Mariúpol, donde actualmente está combatiendo a las fuerzas rusas.

El líder del batallón, el comandante Denis Prokopenko, incluso ha dado declaraciones a la cadena estadounidense CNN, mientras la Duma rusa acusa que las armas enviadas a Kiev por parte de Occidente acaban en manos de batallones neonazis, recordando la legislación de asignaciones al Pentágono de 2017, en la que se prohíbe financiar las actividades del Batallón Azov.

Miembros de estos grupos incluso han llegado al parlamento y han tenido cargos de gobierno, inflamado la rusofobia y el etnocentrismo en el país, aunque los partidos surgidos de grupos neonazis como el Pravi Séktor o Svoboda, y sus escisiones, apenas han obtenido 2 por ciento de los votos en las últimas elecciones.

En el momento álgido del Maidán, los líderes llegaron a reclutar hasta 5 mil elementos, sacados de grupos violentos que asisten a los estadios de futbol.

Cuando el movimiento triunfó y provocó la caída del presidente prorruso Víctor Yanucovich, las nuevas autoridades ucranianas utilizaron a estos grupos para reprimir a los prorrusos y dio lugar a una de las peores masacres entre civiles de la historia contemporánea europea.

En la matanza de Odesa del 2014, los ultranacionalistas ucranianos quemaron vivos 48 activistas prorrusos en el edificio de los sindicatos, aunque el gobierno ucraniano lo ha negado. Después, al inicio de la rebelión en el Donbás, estos grupos se convirtieron en batallones de voluntarios como el Dnipro-1, el Batallón Batkivshchyna y National Corps.

Pero otra historia que ha recibido menos cobertura es la colaboración del gobierno ruso con grupos de ultraderecha.

Incluso cuando los diplomáticos rusos condenaron a los “fascistas” en los estados bálticos y los propagandistas del Kremlin criticaron a los “ukronazis” en el poder en Kiev, el Estado ruso estaba cultivando sus propios nazis locales, en muchos casos sacados también de entre los llamados hoolligans del futbol.

Después su llegada a la presidencia en 2000, Puitin explotó esto de dos maneras.

Primero, usó la amenaza neonazi para justificar la adopción de una legislación contra el extremismo pero que fue utilizada para enjuiciar a los demócratas rusos.

El Kremlin lanzó después el “nacionalismo dirigido”, un intento de cooptar y movilizar a militantes nacionalistas radicales, neonazis incluidos, como contrapeso a una emergente coalición anti-Putin de demócratas y radicales de izquierda.

Moving Together, una organización juvenil a favor de Putin, dio el primer paso al acercarse a OB88, la banda de cabezas rapadas más poderosa de Rusia.

La cooperación se extendió después de la revolución naranja de Ucrania de 2004. Para aislar a Rusia del contagio de protestas a favor de la democracia, el Kremlin transformó Moving Together en un proyecto más ambicioso llamado “Nashi” o “Nuestro”, con el fin de enfrentar un posible levantamiento democrático en Rusia. Se convirtieron en los cómplices ideales.


Con información de Reuters y EP

Cuando inició la invasión rusa, el presidente Vladimir Putin invocó a la historia para justificar la intervención en la necesidad de “desnazificar a Ucrania” como lo hizo la URSS con el mundo en la Segunda Guerra Mundial, pero lo que no se reconoce es que Rusia está en la misma posición. Diferentes grupos neonazis están en ambos bandos, legitimados por ambos Estados.

La realidad es que grupos ultranacionalistas y neonazis se incrustaron en las estructuras militares y políticas en Ucrania a partir de 2014 en la revolución del Maidán, y han actuado con apoyo de políticos y militares.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El Maidán fue un movimiento que pedía dejar a Rusia y acercarse a la Unión Europea -aunque tenía pocos adeptos en el sur y en el este del país, donde habita la población rusófona ucraniana- e incluyó elementos democráticos, antioligárquicos y anticorrupción, pero también contenía elementos nacionalistas extremos.

En ese contexto aparecieron grupos paramilitares como el Batallón Azov -incorporado a las Fuerzas Armadas ucranianas ahora como “regimiento”-, que surgió en 2014 en la ahora asediada ciudad portuaria de Mariúpol, donde actualmente está combatiendo a las fuerzas rusas.

El líder del batallón, el comandante Denis Prokopenko, incluso ha dado declaraciones a la cadena estadounidense CNN, mientras la Duma rusa acusa que las armas enviadas a Kiev por parte de Occidente acaban en manos de batallones neonazis, recordando la legislación de asignaciones al Pentágono de 2017, en la que se prohíbe financiar las actividades del Batallón Azov.

Miembros de estos grupos incluso han llegado al parlamento y han tenido cargos de gobierno, inflamado la rusofobia y el etnocentrismo en el país, aunque los partidos surgidos de grupos neonazis como el Pravi Séktor o Svoboda, y sus escisiones, apenas han obtenido 2 por ciento de los votos en las últimas elecciones.

En el momento álgido del Maidán, los líderes llegaron a reclutar hasta 5 mil elementos, sacados de grupos violentos que asisten a los estadios de futbol.

Cuando el movimiento triunfó y provocó la caída del presidente prorruso Víctor Yanucovich, las nuevas autoridades ucranianas utilizaron a estos grupos para reprimir a los prorrusos y dio lugar a una de las peores masacres entre civiles de la historia contemporánea europea.

En la matanza de Odesa del 2014, los ultranacionalistas ucranianos quemaron vivos 48 activistas prorrusos en el edificio de los sindicatos, aunque el gobierno ucraniano lo ha negado. Después, al inicio de la rebelión en el Donbás, estos grupos se convirtieron en batallones de voluntarios como el Dnipro-1, el Batallón Batkivshchyna y National Corps.

Pero otra historia que ha recibido menos cobertura es la colaboración del gobierno ruso con grupos de ultraderecha.

Incluso cuando los diplomáticos rusos condenaron a los “fascistas” en los estados bálticos y los propagandistas del Kremlin criticaron a los “ukronazis” en el poder en Kiev, el Estado ruso estaba cultivando sus propios nazis locales, en muchos casos sacados también de entre los llamados hoolligans del futbol.

Después su llegada a la presidencia en 2000, Puitin explotó esto de dos maneras.

Primero, usó la amenaza neonazi para justificar la adopción de una legislación contra el extremismo pero que fue utilizada para enjuiciar a los demócratas rusos.

El Kremlin lanzó después el “nacionalismo dirigido”, un intento de cooptar y movilizar a militantes nacionalistas radicales, neonazis incluidos, como contrapeso a una emergente coalición anti-Putin de demócratas y radicales de izquierda.

Moving Together, una organización juvenil a favor de Putin, dio el primer paso al acercarse a OB88, la banda de cabezas rapadas más poderosa de Rusia.

La cooperación se extendió después de la revolución naranja de Ucrania de 2004. Para aislar a Rusia del contagio de protestas a favor de la democracia, el Kremlin transformó Moving Together en un proyecto más ambicioso llamado “Nashi” o “Nuestro”, con el fin de enfrentar un posible levantamiento democrático en Rusia. Se convirtieron en los cómplices ideales.


Con información de Reuters y EP

Elecciones 2024

El Metro, un reto de cara al Mundial de 2026: Santiago Taboada

El panista reprocha el abandono gubernamental en materia de infraestructura y seguridad; busca emparejar la cancha para la ciudadanía que vive en las periferias

Sociedad

Hallan 6 cadáveres cerca del Mercado Central de Acapulco

Los cuerpos fueron hallados sin vida tirados sobre la calle en la colonia Carabalí, a escasos metros del Mercado Central de Acapulco

Mundo

"Fuertes turbulencias" en vuelo a Singapur deja un muerto y 30 heridos

Ante las potentes turbulencias, el piloto pidió aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Suvarnabhumi en Bangkok

Finanzas

Mexicanos retiran ahorro de Afore para pagar su boda

Los trabajadores solicitaron este retiro para gastarlo en su boda, aunque podría dañar su ahorro pensionario, advierte experto

Finanzas

Mercado Pago buscará licencia bancaria en México

Mercado Pago cuenta con tarjetas de débito y de crédito y ofrece rendimientos diarios sobre el saldo disponible en su cuenta digital

Sociedad

Asesinan a 104 personas en un día, las 24 horas más violentas del año

El último registro más alto fue el 28 de abril de 2024 con 103 homicidios dolosos