/ domingo 4 de junio de 2017

Macron crea coalición internacional anti-Trump para respetar Acuerdo de París

PARIS, Francia.- El presidente francés Emmanuel Macron está decidido a colocarse al frente de una coalición internacional que aspira a respetar el Acuerdo de París sobre el clima en una actitud de abierto desafío al presidente norteamericano Donald Trump.

Macron dedicó gran parte de la jornada de ayer en consultas telefónicas con sus principales aliados de la Unión Europea (UE) y los grandes líderes mundiales a fin de coordinar un programa de acción “concreto, ambicioso y realista”


. A juicio de Francia, esa alianza debe estar destinada a limitar el impacto provocado por la decisión de Donald Trump de retirar a su país del tratado firmado en 2015 en París. El Palacio del Elíseo, sin embargo, rehusó proporcionar detalles sobre los contactos telefónicos mantenidos por Macron para “no crear un clima de enfrentamiento internacional”. La única excepción a esa regla de discreción fue revelar el diálogo que mantuvo con el Papa Francisco, con quien se comunicó telefónicamente para hablar sobre el cambio climático. Ambos acordaron actuar en forma coordinada sobre las iniciativas que se adoptarán en las próximas semanas, informó el Palacio del Elíseo. Macron finalmente invitó al Sumo Pontífice a realizar una visita a Francia.

En forma paralela, Macron aprovechó el regreso a la Tierra del espacionauta francés Thomas Pesquet para confirmar el deseo de Francia de “tomar iniciativas fuertes” sobre el clima y la transición energética en las próximas semanas “porque tienen una importancia vital”.

La emergencia climática del planeta será también el principal tema de la reunión que mantendrá Macron hoy sábado en París con el primer ministro indio, Narendra Modi. India, tercer emisor mundial de gases de efecto invernadero, es uno de los países más afectados por las consecuencias del calentamiento climático.

El nuevo jefe de Estado también recibió al millonario norteamericano Michael Bloomberg, que llegó en su calidad de enviado especial de la ONU para las ciudades y el cambio climático. Acompañado por la alcaldesa de la capital, Anne Hidalgo, declaró que “los norteamericanos no permitirán que Washington les impida cumplir con los compromisos del Acuerdo de París”.

Durante esa reunión Macron reafirmó que ese tratado sobre el clima “es irreversible y será aplicado”. También aseguró que China, India, Rusia y los países europeos habían confirmado sus compromisos.

El objetivo de esa intensa actividad diplomática consiste al parecer en crear las condiciones para aislar a Trump a nivel internacional a fin de completar la presión que han comenzado a ejercer dentro de Estados Unidos los alcaldes de las grandes ciudades, los estados, la opinión pública y una parte de los congresistas.

El presidente francés no es el único que trata de movilizar al mundo. El secretario general de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE), Angel Gurría, también destacó la necesidad de una “respuesta a escala mundial”.

El frente anti-Trump, en verdad, se generó en forma casi espontánea, como demostraron las reacciones de los principales dirigentes mundiales.

Una de las posiciones más duras fue expresada por la canciller alemana Angel Merkel, que visiblemente contrariada calificó la decisión de Trump de “extremadamente lamentable… por no decir más”. La mujer más poderosa de Europa se proclamó “más determinada que nunca” a reunir a todas las fuerzas posibles para hacer frente al desafío climático en nombre de “nuestra madre Tierra”.

Japón también “lamentó” la decisión de Donald Trump. El canciller Fumio Kishida aseguró que el país seguirá trabajando para que se implemente el acuerdo.

Incluso la primera ministra británica Theresa May, aliada incondicional de Trump, expresó su “desilusión”. Su portavoz aseguró que “el Reino Unido seguirá comprometido con el acuerdo de París, como lo expresó recientemente en el G7”.

China, país que registra 1,5 millones de muertes por año debido a la contaminación ambiental, también está decidida a “defender el resultado tan difícilmente obtenido” en París y a adoptar medidas concretas para permitir la aplicación del acuerdo. Esos dos compromisos debían figurar en la declaración final de la cumbre sino-europea que se realizó ayer Bruselas, pero los desacuerdos de carácter comercial impidieron publicar el documento. Hoy, China y Europa aumentaron su cooperación sobre el cambio climático, y demostraron su solidaridad con las generaciones futuras y su responsabilidad ante el planeta”, aseguró de todos modos el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, luego de entrevistarse con el primer ministro Li Keqiang. El presidente ruso Vladimir Putin, si bien se negó a “juzgar” la decisión de Trump, y en cambio sugirió “no agitarse” y cooperar para “crear las condiciones que permitan trabajar en común”. Su ministro de Medio Ambiente, Serguei Donskoi, fue más enfático al decir que “Rusia proyecta ratificar el acuerdo antes de 2020. Pero la decisión final no será tomada antes de enero de 2019”.

/amg

PARIS, Francia.- El presidente francés Emmanuel Macron está decidido a colocarse al frente de una coalición internacional que aspira a respetar el Acuerdo de París sobre el clima en una actitud de abierto desafío al presidente norteamericano Donald Trump.

Macron dedicó gran parte de la jornada de ayer en consultas telefónicas con sus principales aliados de la Unión Europea (UE) y los grandes líderes mundiales a fin de coordinar un programa de acción “concreto, ambicioso y realista”


. A juicio de Francia, esa alianza debe estar destinada a limitar el impacto provocado por la decisión de Donald Trump de retirar a su país del tratado firmado en 2015 en París. El Palacio del Elíseo, sin embargo, rehusó proporcionar detalles sobre los contactos telefónicos mantenidos por Macron para “no crear un clima de enfrentamiento internacional”. La única excepción a esa regla de discreción fue revelar el diálogo que mantuvo con el Papa Francisco, con quien se comunicó telefónicamente para hablar sobre el cambio climático. Ambos acordaron actuar en forma coordinada sobre las iniciativas que se adoptarán en las próximas semanas, informó el Palacio del Elíseo. Macron finalmente invitó al Sumo Pontífice a realizar una visita a Francia.

En forma paralela, Macron aprovechó el regreso a la Tierra del espacionauta francés Thomas Pesquet para confirmar el deseo de Francia de “tomar iniciativas fuertes” sobre el clima y la transición energética en las próximas semanas “porque tienen una importancia vital”.

La emergencia climática del planeta será también el principal tema de la reunión que mantendrá Macron hoy sábado en París con el primer ministro indio, Narendra Modi. India, tercer emisor mundial de gases de efecto invernadero, es uno de los países más afectados por las consecuencias del calentamiento climático.

El nuevo jefe de Estado también recibió al millonario norteamericano Michael Bloomberg, que llegó en su calidad de enviado especial de la ONU para las ciudades y el cambio climático. Acompañado por la alcaldesa de la capital, Anne Hidalgo, declaró que “los norteamericanos no permitirán que Washington les impida cumplir con los compromisos del Acuerdo de París”.

Durante esa reunión Macron reafirmó que ese tratado sobre el clima “es irreversible y será aplicado”. También aseguró que China, India, Rusia y los países europeos habían confirmado sus compromisos.

El objetivo de esa intensa actividad diplomática consiste al parecer en crear las condiciones para aislar a Trump a nivel internacional a fin de completar la presión que han comenzado a ejercer dentro de Estados Unidos los alcaldes de las grandes ciudades, los estados, la opinión pública y una parte de los congresistas.

El presidente francés no es el único que trata de movilizar al mundo. El secretario general de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE), Angel Gurría, también destacó la necesidad de una “respuesta a escala mundial”.

El frente anti-Trump, en verdad, se generó en forma casi espontánea, como demostraron las reacciones de los principales dirigentes mundiales.

Una de las posiciones más duras fue expresada por la canciller alemana Angel Merkel, que visiblemente contrariada calificó la decisión de Trump de “extremadamente lamentable… por no decir más”. La mujer más poderosa de Europa se proclamó “más determinada que nunca” a reunir a todas las fuerzas posibles para hacer frente al desafío climático en nombre de “nuestra madre Tierra”.

Japón también “lamentó” la decisión de Donald Trump. El canciller Fumio Kishida aseguró que el país seguirá trabajando para que se implemente el acuerdo.

Incluso la primera ministra británica Theresa May, aliada incondicional de Trump, expresó su “desilusión”. Su portavoz aseguró que “el Reino Unido seguirá comprometido con el acuerdo de París, como lo expresó recientemente en el G7”.

China, país que registra 1,5 millones de muertes por año debido a la contaminación ambiental, también está decidida a “defender el resultado tan difícilmente obtenido” en París y a adoptar medidas concretas para permitir la aplicación del acuerdo. Esos dos compromisos debían figurar en la declaración final de la cumbre sino-europea que se realizó ayer Bruselas, pero los desacuerdos de carácter comercial impidieron publicar el documento. Hoy, China y Europa aumentaron su cooperación sobre el cambio climático, y demostraron su solidaridad con las generaciones futuras y su responsabilidad ante el planeta”, aseguró de todos modos el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, luego de entrevistarse con el primer ministro Li Keqiang. El presidente ruso Vladimir Putin, si bien se negó a “juzgar” la decisión de Trump, y en cambio sugirió “no agitarse” y cooperar para “crear las condiciones que permitan trabajar en común”. Su ministro de Medio Ambiente, Serguei Donskoi, fue más enfático al decir que “Rusia proyecta ratificar el acuerdo antes de 2020. Pero la decisión final no será tomada antes de enero de 2019”.

/amg