/ sábado 5 de noviembre de 2016

Miles de surcoreanos exigen renuncia de presidenta Park Geun-hye

Seúl.- La mayor manifestación en contra del gobierno de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, se realizará este sábado en Seúl para exigir su renuncia, tras haber estallado un escándalo de corrupción y tráfico de influencias.

Ante la creciente sospecha de que Park permitió a una confidente de manipular el poder en la sombra, la popularidad de la mandataria ha caído a mínimos históricos a sólo un año de la realización de comicios presidenciales en Corea del Sur.

La policía surcoreana desplegó a miles de agentes para resguardar la casa presidencial ante la posibilidad de que la protesta masiva se dirija a ese recinto, incluso cuando las autoridades han prohibido las marchas.

La policía espera alrededor de 40 mil personas en lo que podría ser la mayor protesta contra el gobierno en casi un año, mientras que los organizadores prevén unos 100 mil manifestantes.

Decenas de autobuses de la policía estaban estacionados en las calles alrededor de Ayuntamiento y también en una plaza que está enfrente del camino que conduce a la Casa Azul, la oficina presidencial y la residencia de la mandataria.

Protestas más pequeñas han tenido lugar todos los días en las últimas semanas en medio de los crecientes llamados para que Park renuncie, aunque los partidos de la oposición aún no han hecho un esfuerzo serio para destituir a la mandataria.

Park ofreció una disculpa pública a la nación por el caso de corrupción y accedió a ser interrogada en una investigación formal, además remodeló parte de su gabinete en aras de modificar su imagen, pero la oposición se rehusó a aceptar esas nuevas nominaciones.

La investigación se centra en las acusaciones de que Choi Soon-Sil, de 60 años, amiga íntima de Park, obligó a empresas locales a realizar grandes donaciones de dinero a ciertas fundaciones sin fines de lucro, que podrían haber tenido un beneficio personal.

Choi fue detenida ayer por cargos de fraude y abuso de poder, pero el creciente malestar social se ha centrado en gran medida en las alegaciones de que se entrometía en los asuntos de Estado y tuvo acceso a documentos confidenciales.

/afa

Seúl.- La mayor manifestación en contra del gobierno de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, se realizará este sábado en Seúl para exigir su renuncia, tras haber estallado un escándalo de corrupción y tráfico de influencias.

Ante la creciente sospecha de que Park permitió a una confidente de manipular el poder en la sombra, la popularidad de la mandataria ha caído a mínimos históricos a sólo un año de la realización de comicios presidenciales en Corea del Sur.

La policía surcoreana desplegó a miles de agentes para resguardar la casa presidencial ante la posibilidad de que la protesta masiva se dirija a ese recinto, incluso cuando las autoridades han prohibido las marchas.

La policía espera alrededor de 40 mil personas en lo que podría ser la mayor protesta contra el gobierno en casi un año, mientras que los organizadores prevén unos 100 mil manifestantes.

Decenas de autobuses de la policía estaban estacionados en las calles alrededor de Ayuntamiento y también en una plaza que está enfrente del camino que conduce a la Casa Azul, la oficina presidencial y la residencia de la mandataria.

Protestas más pequeñas han tenido lugar todos los días en las últimas semanas en medio de los crecientes llamados para que Park renuncie, aunque los partidos de la oposición aún no han hecho un esfuerzo serio para destituir a la mandataria.

Park ofreció una disculpa pública a la nación por el caso de corrupción y accedió a ser interrogada en una investigación formal, además remodeló parte de su gabinete en aras de modificar su imagen, pero la oposición se rehusó a aceptar esas nuevas nominaciones.

La investigación se centra en las acusaciones de que Choi Soon-Sil, de 60 años, amiga íntima de Park, obligó a empresas locales a realizar grandes donaciones de dinero a ciertas fundaciones sin fines de lucro, que podrían haber tenido un beneficio personal.

Choi fue detenida ayer por cargos de fraude y abuso de poder, pero el creciente malestar social se ha centrado en gran medida en las alegaciones de que se entrometía en los asuntos de Estado y tuvo acceso a documentos confidenciales.

/afa