/ lunes 29 de mayo de 2017

Trudeau invita al papa a disculparse por maltrato indígena en Canadá

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, invitó el lunes al Papa Francisco a su país para pedir disculpas a niños de pueblos aborígenes por el trato que les propinó la Iglesia Católica en las escuelas que administra en Canadá.

A partir de fines del siglo XIX, alrededor de un 30 por ciento de los niños aborígenes de Canadá, o unos 150.000 menores, fueron puestos en lo que se conocía como "escuelas residenciales" en un intento del Gobierno por despojarlos de sus culturas tradicionales y lenguas ancestrales.

Por más de un siglo, las escuelas fueron financiadas por el Gobierno, pero muchas eran administradas por iglesias cristianas, la mayoría por iglesias católicas romanas.

Puedes leer: 

"Le dije lo importante que es que los canadienses avancen en una reconciliación real con los pueblos indígenas y le resalté cómo él podría ayudar emitiendo una disculpa", declaró Trudeau a los periodistas tras reunirse con el Sumo Pontífice.

Agregó que había invitado al Papa de origen argentino a disculparse en Canadá.

La Comisión de Verdad y Reconciliación de Canadá dijo en un reporte en 2015 que la práctica, que mantenía alejados a los niños de las comunidades de las Primeras Naciones, Inuit y Métis de sus padres, era equivalente a "genocidio cultural".

Muchos niños fueron abusados física y sexualmente.

La comisión hizo 94 recomendaciones, incluyendo que el Papa emita una disculpa formal en Canadá a los sobrevivientes y sus descendientes por "el papel (de la Iglesia) en el abuso espiritual, cultural, emocional, físico y sexual" de los niños. (Editado en español por Patricio Abusleme).

Ver más: 

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, invitó el lunes al Papa Francisco a su país para pedir disculpas a niños de pueblos aborígenes por el trato que les propinó la Iglesia Católica en las escuelas que administra en Canadá.

A partir de fines del siglo XIX, alrededor de un 30 por ciento de los niños aborígenes de Canadá, o unos 150.000 menores, fueron puestos en lo que se conocía como "escuelas residenciales" en un intento del Gobierno por despojarlos de sus culturas tradicionales y lenguas ancestrales.

Por más de un siglo, las escuelas fueron financiadas por el Gobierno, pero muchas eran administradas por iglesias cristianas, la mayoría por iglesias católicas romanas.

Puedes leer: 

"Le dije lo importante que es que los canadienses avancen en una reconciliación real con los pueblos indígenas y le resalté cómo él podría ayudar emitiendo una disculpa", declaró Trudeau a los periodistas tras reunirse con el Sumo Pontífice.

Agregó que había invitado al Papa de origen argentino a disculparse en Canadá.

La Comisión de Verdad y Reconciliación de Canadá dijo en un reporte en 2015 que la práctica, que mantenía alejados a los niños de las comunidades de las Primeras Naciones, Inuit y Métis de sus padres, era equivalente a "genocidio cultural".

Muchos niños fueron abusados física y sexualmente.

La comisión hizo 94 recomendaciones, incluyendo que el Papa emita una disculpa formal en Canadá a los sobrevivientes y sus descendientes por "el papel (de la Iglesia) en el abuso espiritual, cultural, emocional, físico y sexual" de los niños. (Editado en español por Patricio Abusleme).

Ver más: