/ lunes 31 de julio de 2017

Trump despide a Anthony Scaramucci a 10 días de haber tomado el cargo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió retirar al director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, de su cargo, a solo 10 días de haberlo tomado.

El diario New York Times indicó que tres personas cercanas a la decisión confirmaron la decisión.

Posteriormente, un comunicado de la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, informó que Scaramucci “abandonará su papel como director de comunicación de la Casa Blanca. Scaramucci cree que lo mejor es darle la oportunidad al nuevo jefe de gabinete de empezar de nuevo y construir su propio equipo. Le deseamos lo mejor". La noticia de la salida de Scaramucci se conoce unas horas después de que el general en retiro John Kelly juró como nuevo jefe de gabinete de Trump. El sitio de noticias Politico -que citó a dos fuentes de la Casa Blanca que no identificó- reportó que el cambio se produjo a instancias de Kelly.

Kelly considera que Scaramucci no era lo suficientemente disciplinado y había perdido credibilidad, según apuntó, por su parte, la cadena de televisión CNN.

Lee también: 

Poca experiencia le cobra factura

El nombramiento el pasado 21 de julio de Scaramucci, un financiero de Wall Street con un carácter arrollador y carismático pero sin experiencia en estrategias de comunicación, ya provocó la dimisión del entonces portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Algunos habían atribuido también a las presiones de Scaramucci la decisión de Trump de reemplazar a su jefe de gabinete, que hasta el pasado viernes era Reince Priebus, un veterano del Comité Nacional Republicano (RNC) que tenía una fuerte enemistad con el hasta ahora director de comunicación.

Scaramucci no ocultó nunca su enemistad con Priebus, que se remontaba a la campaña electoral, y la semana pasada salió a la luz una serie de agresivos insultos que había dirigido contra él y contra el estratega jefe de Trump, Steve Bannon, durante una llamada telefónica con un periodista. Tras salir a la luz esos insultos, Scaramucci admitió en un tuit que "a veces" usaba "lenguaje colorido", y que se moderaría a partir de entonces. Scaramucci también declaró la guerra a las constantes filtraciones a la prensa de información sobre las intrigas en el ala oeste, y ha asegurado tener "una idea muy clara" de quiénes eran los responsables, entre los que citó a Priebus.

Borró tuits que contradecían a Trump

El pasado 22 de julio, Scaramucci admitió haber borrado algunos tuits antiguos en los que criticaba a su entonces jefe, Donald Trump, o expresaba opiniones distintas a las suyas en temas como inmigración, armas o cambio climático. Para ser completamente transparente: Estoy borrando tuits antiguos. He evolucionado respecto a mis ideas del pasado y eso no debería ser una distracción. Estoy al servicio de los objetivos de @POTUS (el presidente Donald Trump) y eso es todo lo que importa", escribió Scaramucci en Twitter. Scaramucci tardó en respaldar a Trump en las primarias republicanas de 2016, dado que antes apoyó a otros aspirantes del partido, Jeb Bush y Scott Walker.

Su contraste con el presidente queda claro en varios de los tuits que ha borrado, como uno de 2011 en el que alababa al entonces aspirante presidencial republicano Mitt Romney por "no meterse en el espectáculo de Trump", en aparente referencia a las críticas que éste hacía al anterior mandatario, Barack Obama.

En otro de sus mensajes eliminados, reproducidos por usuarios de Twitter y por varios medios de comunicación, Scaramucci elogiaba en 2012 a la que se convertiría en la rival demócrata de Trump en las elecciones del año pasado, Hillary Clinton, llamándola "increíblemente competente".

En 2015, cuando Trump ya aspiraba a la presidencia y había anunciado su intención de construir un muro en la frontera con México, Scaramucci criticó esa idea. Los muros no funcionan. Nunca lo han hecho, y nunca lo harán. El muro de Berlín (duró entre) 1961-1989. No caigan en eso", escribió el empresario.

||Con información de EFE||

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió retirar al director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, de su cargo, a solo 10 días de haberlo tomado.

El diario New York Times indicó que tres personas cercanas a la decisión confirmaron la decisión.

Posteriormente, un comunicado de la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, informó que Scaramucci “abandonará su papel como director de comunicación de la Casa Blanca. Scaramucci cree que lo mejor es darle la oportunidad al nuevo jefe de gabinete de empezar de nuevo y construir su propio equipo. Le deseamos lo mejor". La noticia de la salida de Scaramucci se conoce unas horas después de que el general en retiro John Kelly juró como nuevo jefe de gabinete de Trump. El sitio de noticias Politico -que citó a dos fuentes de la Casa Blanca que no identificó- reportó que el cambio se produjo a instancias de Kelly.

Kelly considera que Scaramucci no era lo suficientemente disciplinado y había perdido credibilidad, según apuntó, por su parte, la cadena de televisión CNN.

Lee también: 

Poca experiencia le cobra factura

El nombramiento el pasado 21 de julio de Scaramucci, un financiero de Wall Street con un carácter arrollador y carismático pero sin experiencia en estrategias de comunicación, ya provocó la dimisión del entonces portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Algunos habían atribuido también a las presiones de Scaramucci la decisión de Trump de reemplazar a su jefe de gabinete, que hasta el pasado viernes era Reince Priebus, un veterano del Comité Nacional Republicano (RNC) que tenía una fuerte enemistad con el hasta ahora director de comunicación.

Scaramucci no ocultó nunca su enemistad con Priebus, que se remontaba a la campaña electoral, y la semana pasada salió a la luz una serie de agresivos insultos que había dirigido contra él y contra el estratega jefe de Trump, Steve Bannon, durante una llamada telefónica con un periodista. Tras salir a la luz esos insultos, Scaramucci admitió en un tuit que "a veces" usaba "lenguaje colorido", y que se moderaría a partir de entonces. Scaramucci también declaró la guerra a las constantes filtraciones a la prensa de información sobre las intrigas en el ala oeste, y ha asegurado tener "una idea muy clara" de quiénes eran los responsables, entre los que citó a Priebus.

Borró tuits que contradecían a Trump

El pasado 22 de julio, Scaramucci admitió haber borrado algunos tuits antiguos en los que criticaba a su entonces jefe, Donald Trump, o expresaba opiniones distintas a las suyas en temas como inmigración, armas o cambio climático. Para ser completamente transparente: Estoy borrando tuits antiguos. He evolucionado respecto a mis ideas del pasado y eso no debería ser una distracción. Estoy al servicio de los objetivos de @POTUS (el presidente Donald Trump) y eso es todo lo que importa", escribió Scaramucci en Twitter. Scaramucci tardó en respaldar a Trump en las primarias republicanas de 2016, dado que antes apoyó a otros aspirantes del partido, Jeb Bush y Scott Walker.

Su contraste con el presidente queda claro en varios de los tuits que ha borrado, como uno de 2011 en el que alababa al entonces aspirante presidencial republicano Mitt Romney por "no meterse en el espectáculo de Trump", en aparente referencia a las críticas que éste hacía al anterior mandatario, Barack Obama.

En otro de sus mensajes eliminados, reproducidos por usuarios de Twitter y por varios medios de comunicación, Scaramucci elogiaba en 2012 a la que se convertiría en la rival demócrata de Trump en las elecciones del año pasado, Hillary Clinton, llamándola "increíblemente competente".

En 2015, cuando Trump ya aspiraba a la presidencia y había anunciado su intención de construir un muro en la frontera con México, Scaramucci criticó esa idea. Los muros no funcionan. Nunca lo han hecho, y nunca lo harán. El muro de Berlín (duró entre) 1961-1989. No caigan en eso", escribió el empresario.

||Con información de EFE||