/ martes 26 de junio de 2018

Turquía: las urnas engendraron un dictador democrático

Erdogan tendrá más poder que cualquier dirigente autoritario del planeta

PARÍS, Francia. Con su victoria por 52.6% de los votos en la elección del domingo, en los próximos cinco años el presidente turco Recep Tayyip Erdogan concentrará en sus manos más poder que cualquier otro dirigente autoritario del planeta, como el ruso Vladimir Putin, el egipcio Abdel Fattah al-Sissi o incluso el chino Xi Jinping.

El hombre que gobierna Turquía desde 2002, a partir de ahora tendrá el control de todos los resortes del poder: la nueva constitución -aprobada por escaso margen en el referéndum de 2017- lo autoriza a gobernar por decreto y a declarar el estado de emergencia, elimina el cargo de primer ministro, deja en sus manos el nombramiento de todo el gabinete y la mitad de la Suprema Corte de Justicia, y reduce al Parlamento a una función decorativa, pues no tiene autoridad para interpelar a los ministros ni para controlar el presupuesto.

"Turquía ha dado una lección de democracia a todo el mundo", afirmó sin ruborizarse.

En todas sus declaraciones desde su prematura autoproclamación de victoria, antes de que el Tribunal Electoral anunciara los resultados, Erdogan se esforzó en destacar la diferencia con sus adversarios: su principal rival, el socialdemócrata Muharram Ince, del Partido Republicano del Pueblo (CHP), apenas logró 31% de los votos; el kurdo Selahattin Demirtas -que debió realizar su campaña desde la cárcel- totalizó 8.4%, y la única mujer candidata, Meral Aksener arañó 7.5% de los sufragios.

Esos resultados, en flagrante contradicción con las previsiones de las encuestas, parecieron confirmar las denuncias de fraude formuladas por todos los veedores internacionales, no reconocidos por el gobierno.

Pero el gran instrumento de la victoria fue el nuevo código electoral que elimina toda forma de control.

“Con esos recursos, el partido del gobierno le arrebató entre dos y tres puntos a cada partido opositor”, explicó off the record un miembro de la misión verificadora de la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE).

Los expertos internacionales que viajaron a Turquía para verificar el proceso calculan que el verdadero termómetro de la presidencial es el resultado de la elección legislativa, que se realizó en forma paralela a la consulta presidencial. Aunque el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan reunió sólo 48.3% (290 escaños de diputados), igual podrá alcanzar la mayoría absoluta gracias al aporte de sus aliados nacionalistas del MHP, que le permitirá contar con un grupo de 331 legisladores sobre un total de 600 representantes.

El CHP de Muharram Ince, por su parte, tendrá 146 legisladores. La gran sorpresa fue el resultado obtenido por el partido kurdo HDP: con 11,6% de los votos, consiguió mantener 67 diputados en la Büyük Millet Meclisi (Gran Asamblea Nacional). Frente al muro institucional -que vació al Parlamento de todo poder- y a la mayoría gubernamental, el único medio que tendrá la oposición frente al gobierno será retórico.

Con el poder ilimitado que acaba de obtener en las urnas, Erdogan espera cambiar el rostro de su país y, en el terreno internacional, convertir a Turquía en un actor de primer orden.

Su primer objetivo es terminar dentro de las fronteras con la influencia laica instaurada en los años 1930 por Mustafá Kemal Ataturk -el padre de la Turquía moderna- y reemplazarla por una "generación piadosa" a través de una fuerte educación islámica en las escuelas de todo el país.

Su reelección también tiene implicaciones cruciales para la seguridad regional y mundial. Verdadera potencia dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y con una fuerte presencia militar en Siria, Turquía pretende reforzar su influencia en el rediseño del mapa de Oriente Medio que se producirá después de la guerra civil siria. Erdogan espera ansiosamente ese momento para poder cobrarse una revancha histórica por los despojos que -a su juicio- sufrió el país tras el derrumbe del imperio otomano hace un siglo.

La OTAN también mira con preocupación su acercamiento con Rusia. Europa, por su parte, critica la democratura que instauró Erdogan a partir de 2016 y se resiste a aceptar que Turquía -con una población de 84 millones de musulmanes- ingrese a la Unión Europea (UE). Pero al mismo tiempo es rehén del control que ejerce sobre los 3 millones de refugiados que cobija en su territorio.

Los más optimistas confían en que la oposición -revitalizada en estas elecciones- obtendrá una participación más activa en esta nueva etapa. Pero los más realistas sospechan que, una vez terminado este periodo de espejismo, Erdogan utilizará todos sus poderes para terminar con cualquier veleidad de rebeldía.

Los “próximos cinco años” es una manera de decir porque, con todos esos poderes a su disposición, Erdogan podrá corregir uno de los “puntos débiles” de la nueva constitución, que limita su permanencia en el poder a dos mandatos consecutivos de cinco años como máximo. Para enmendar ese detalle, no tiene más que imitar el reciente cambio que introdujo Xi Jinping a la constitución china que le permite perpetuarse en el poder.

Algunos de ellos, como una senadora francesa y dos parlamentarios alemanes, pagaron su curiosidad con varias horas en la cárcel. En el Kurdistán y otras regiones conocidas por su oposición a Erdogan, los militares desplazaron los locales de voto a un centenar de kilómetros para impedir que la población —en general sin medios— pudiera desplazarse a sufragar.

Los diputados incluso deberán usar ese recurso con prudencia para no terminar entre rejas. Entre las 50.000 personas que permanecen en prisión, hay 9 diputados kurdos.

PARÍS, Francia. Con su victoria por 52.6% de los votos en la elección del domingo, en los próximos cinco años el presidente turco Recep Tayyip Erdogan concentrará en sus manos más poder que cualquier otro dirigente autoritario del planeta, como el ruso Vladimir Putin, el egipcio Abdel Fattah al-Sissi o incluso el chino Xi Jinping.

El hombre que gobierna Turquía desde 2002, a partir de ahora tendrá el control de todos los resortes del poder: la nueva constitución -aprobada por escaso margen en el referéndum de 2017- lo autoriza a gobernar por decreto y a declarar el estado de emergencia, elimina el cargo de primer ministro, deja en sus manos el nombramiento de todo el gabinete y la mitad de la Suprema Corte de Justicia, y reduce al Parlamento a una función decorativa, pues no tiene autoridad para interpelar a los ministros ni para controlar el presupuesto.

"Turquía ha dado una lección de democracia a todo el mundo", afirmó sin ruborizarse.

En todas sus declaraciones desde su prematura autoproclamación de victoria, antes de que el Tribunal Electoral anunciara los resultados, Erdogan se esforzó en destacar la diferencia con sus adversarios: su principal rival, el socialdemócrata Muharram Ince, del Partido Republicano del Pueblo (CHP), apenas logró 31% de los votos; el kurdo Selahattin Demirtas -que debió realizar su campaña desde la cárcel- totalizó 8.4%, y la única mujer candidata, Meral Aksener arañó 7.5% de los sufragios.

Esos resultados, en flagrante contradicción con las previsiones de las encuestas, parecieron confirmar las denuncias de fraude formuladas por todos los veedores internacionales, no reconocidos por el gobierno.

Pero el gran instrumento de la victoria fue el nuevo código electoral que elimina toda forma de control.

“Con esos recursos, el partido del gobierno le arrebató entre dos y tres puntos a cada partido opositor”, explicó off the record un miembro de la misión verificadora de la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE).

Los expertos internacionales que viajaron a Turquía para verificar el proceso calculan que el verdadero termómetro de la presidencial es el resultado de la elección legislativa, que se realizó en forma paralela a la consulta presidencial. Aunque el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan reunió sólo 48.3% (290 escaños de diputados), igual podrá alcanzar la mayoría absoluta gracias al aporte de sus aliados nacionalistas del MHP, que le permitirá contar con un grupo de 331 legisladores sobre un total de 600 representantes.

El CHP de Muharram Ince, por su parte, tendrá 146 legisladores. La gran sorpresa fue el resultado obtenido por el partido kurdo HDP: con 11,6% de los votos, consiguió mantener 67 diputados en la Büyük Millet Meclisi (Gran Asamblea Nacional). Frente al muro institucional -que vació al Parlamento de todo poder- y a la mayoría gubernamental, el único medio que tendrá la oposición frente al gobierno será retórico.

Con el poder ilimitado que acaba de obtener en las urnas, Erdogan espera cambiar el rostro de su país y, en el terreno internacional, convertir a Turquía en un actor de primer orden.

Su primer objetivo es terminar dentro de las fronteras con la influencia laica instaurada en los años 1930 por Mustafá Kemal Ataturk -el padre de la Turquía moderna- y reemplazarla por una "generación piadosa" a través de una fuerte educación islámica en las escuelas de todo el país.

Su reelección también tiene implicaciones cruciales para la seguridad regional y mundial. Verdadera potencia dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y con una fuerte presencia militar en Siria, Turquía pretende reforzar su influencia en el rediseño del mapa de Oriente Medio que se producirá después de la guerra civil siria. Erdogan espera ansiosamente ese momento para poder cobrarse una revancha histórica por los despojos que -a su juicio- sufrió el país tras el derrumbe del imperio otomano hace un siglo.

La OTAN también mira con preocupación su acercamiento con Rusia. Europa, por su parte, critica la democratura que instauró Erdogan a partir de 2016 y se resiste a aceptar que Turquía -con una población de 84 millones de musulmanes- ingrese a la Unión Europea (UE). Pero al mismo tiempo es rehén del control que ejerce sobre los 3 millones de refugiados que cobija en su territorio.

Los más optimistas confían en que la oposición -revitalizada en estas elecciones- obtendrá una participación más activa en esta nueva etapa. Pero los más realistas sospechan que, una vez terminado este periodo de espejismo, Erdogan utilizará todos sus poderes para terminar con cualquier veleidad de rebeldía.

Los “próximos cinco años” es una manera de decir porque, con todos esos poderes a su disposición, Erdogan podrá corregir uno de los “puntos débiles” de la nueva constitución, que limita su permanencia en el poder a dos mandatos consecutivos de cinco años como máximo. Para enmendar ese detalle, no tiene más que imitar el reciente cambio que introdujo Xi Jinping a la constitución china que le permite perpetuarse en el poder.

Algunos de ellos, como una senadora francesa y dos parlamentarios alemanes, pagaron su curiosidad con varias horas en la cárcel. En el Kurdistán y otras regiones conocidas por su oposición a Erdogan, los militares desplazaron los locales de voto a un centenar de kilómetros para impedir que la población —en general sin medios— pudiera desplazarse a sufragar.

Los diputados incluso deberán usar ese recurso con prudencia para no terminar entre rejas. Entre las 50.000 personas que permanecen en prisión, hay 9 diputados kurdos.

Finanzas

No solo el limón, ahora el huevo se vende en más de 50 pesos

El kilogramo más barato se encontró en 35.70 pesos en un empaque de 18 huevos blancos marca el Calvario

Sociedad

Repunta la violencia y renuncia titular de la policía de investigación en SLP

El general en retiro, Miguel Amado Jiménez, dejó el cargo que tomó apenas en septiembre de 2021

Mundo

La BBC pierde fondos por castigo de Boris Johnson

El primer ministro británico intenta limpiar sus escándalos congelando financiamiento a la agencia

Mundo

Bajo Observación | Tres de cada diez casos confirmados de Covid ocurren en EU

Al momento México ocupa la posición global número 17 de contagios con 379 mil contabilizados durante el primer mes del año

Finanzas

#Data | La alta inflación, problema mundial

Al cierre del 2021, Estados Unidos registró una inflación del 7% en diciembre, la marca más elevada para el país desde 1982

Tecnología

Apple notifica a quienes pudieron ser víctimas de Pegasus

La compañía estadounidense anunció, en noviembre, que demandó a NSO Group, fabricante del software espía Pegasus, por apuntar a los usuarios de sus dispositivos

Sociedad

Repunta la violencia y renuncia titular de la policía de investigación en SLP

El general en retiro, Miguel Amado Jiménez, dejó el cargo que tomó apenas en septiembre de 2021

Gossip

Peacemaker es el antihéroe más carismático

Llega a la pantalla televisión con el primer spin-off de la franquicia Escuadrón Suicida que también dirige James Gunn

Gossip

Alex Ibarra vuelve a casa

El actor se reencuentra con Vaselina, la obra que lo ha acompañado desde antes de nacer, con un personaje que nunca antes había interpretado