/ martes 20 de abril de 2021

Twitter, Google y Facebook contribuyen a la desinformación por su "peligroso" modelo de negocio

Aunque al principio parecían herramientas para consolidar la democracia y la libertad, ahora mucha gente entiende lo peligrosas que son: Francis Fukuyama

Las plataformas de internet Twitter, Google y Facebook contribuyen a la desinformación por su "peligroso" modelo de negocio basado en aumentar la visualización de sus contenidos, sin muchas veces controlar el origen o fiabilidad de los mismos.

Así lo denunciaron en un debate con motivo del informe anual sobre la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF) el politólogo estadounidense de origen japonés Francis Fukuyama y la reportera brasileña Patrícia Campos Mello, quien acaba de vencer un pleito contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por comentarios machistas.

"Twitter, Google y Facebook son peligrosas porque son muy poderosas. Tienen un modelo de negocio que vive de aumentar sus clicks y para ello hay que atraer a la audiencia y eso puede conllevar publicar informaciones más llamativas que pueden resultar ser falsas", dijo Fukuyama, autor del superventas "El Fin de la historia y el último hombre" (1992).

El intelectual alertó de que esa desinformación acaba por socavar la confianza de la ciudadanía acerca de las autoridades e instituciones del Estado, provocando que parte de ella haga caso omiso a consignas de sanidad públicas en tiempos de pandemia, como aceptar las vacunas o portar mascarillas.

El escritor reconoció que en el inicio de estas plataformas todos las celebraron porque las veían como un medio para consolidar "la democracia y la libertad", aunque ahora "mucha gente entiende lo peligrosas que son".

UNA "LUCHA DESIGUAL" CONTRA LAS REDES

La reportera del diario brasileño Folha de Sao Paulo Campos Mello, ganadora del Premio de Periodismo Rey de España 2018, entre otros galardones, dio su testimonio de lo difícil y peligroso que es lidiar con informaciones publicadas en las redes.

"Es una lucha tremendamente desigual, nosotros trabajamos para publicar información veraz, pero ellos, el presidente (Bolsonaro) y otros políticos de su línea son ultradifusores de desinformación", lamentó.

Campos Mello estimó que los gigantes tecnológicos han sido muy pasivos en Brasil para frenar las oleadas de noticias falsas, comenzando por las informaciones compartidas por el propio presidente.

"Hasta en 28 ocasiones violó las reglas y Facebook no dijo nada, no dijo que era desinformación. Entiendo que hay un coste político de regular a figuras políticas. En Estados Unidos (las plataformas) han empezado a hacerlo, pero no en Brasil", criticó.

➡️ Bloqueo indefinido a cuentas de Trump implica censura previa: SIP

La periodista venció el pasado marzo un pleito contra Bolsonaro, que deberá indemnizarla con 20.000 reales (unos 3.700 dólares) por descalificaciones de tinte machista y sexual, al insinuar que la reportera había ofrecido sexo a una fuente a cambio de una información que perjudicaría al presidente.

Esa información a la que Bolsonaro aludía era un reportaje de Campos Mello sobre la difusión en masa de informaciones falsas en las elecciones de 2018.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

"Aunque no sea una decisión final, se trata de un mensaje positivo", indicó la periodista, quien también deberá de ser indemnizada por el diputado Eduardo Bolsonaro -uno de los hijos del presidente brasileño- por el mismo caso.

Las plataformas de internet Twitter, Google y Facebook contribuyen a la desinformación por su "peligroso" modelo de negocio basado en aumentar la visualización de sus contenidos, sin muchas veces controlar el origen o fiabilidad de los mismos.

Así lo denunciaron en un debate con motivo del informe anual sobre la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF) el politólogo estadounidense de origen japonés Francis Fukuyama y la reportera brasileña Patrícia Campos Mello, quien acaba de vencer un pleito contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por comentarios machistas.

"Twitter, Google y Facebook son peligrosas porque son muy poderosas. Tienen un modelo de negocio que vive de aumentar sus clicks y para ello hay que atraer a la audiencia y eso puede conllevar publicar informaciones más llamativas que pueden resultar ser falsas", dijo Fukuyama, autor del superventas "El Fin de la historia y el último hombre" (1992).

El intelectual alertó de que esa desinformación acaba por socavar la confianza de la ciudadanía acerca de las autoridades e instituciones del Estado, provocando que parte de ella haga caso omiso a consignas de sanidad públicas en tiempos de pandemia, como aceptar las vacunas o portar mascarillas.

El escritor reconoció que en el inicio de estas plataformas todos las celebraron porque las veían como un medio para consolidar "la democracia y la libertad", aunque ahora "mucha gente entiende lo peligrosas que son".

UNA "LUCHA DESIGUAL" CONTRA LAS REDES

La reportera del diario brasileño Folha de Sao Paulo Campos Mello, ganadora del Premio de Periodismo Rey de España 2018, entre otros galardones, dio su testimonio de lo difícil y peligroso que es lidiar con informaciones publicadas en las redes.

"Es una lucha tremendamente desigual, nosotros trabajamos para publicar información veraz, pero ellos, el presidente (Bolsonaro) y otros políticos de su línea son ultradifusores de desinformación", lamentó.

Campos Mello estimó que los gigantes tecnológicos han sido muy pasivos en Brasil para frenar las oleadas de noticias falsas, comenzando por las informaciones compartidas por el propio presidente.

"Hasta en 28 ocasiones violó las reglas y Facebook no dijo nada, no dijo que era desinformación. Entiendo que hay un coste político de regular a figuras políticas. En Estados Unidos (las plataformas) han empezado a hacerlo, pero no en Brasil", criticó.

➡️ Bloqueo indefinido a cuentas de Trump implica censura previa: SIP

La periodista venció el pasado marzo un pleito contra Bolsonaro, que deberá indemnizarla con 20.000 reales (unos 3.700 dólares) por descalificaciones de tinte machista y sexual, al insinuar que la reportera había ofrecido sexo a una fuente a cambio de una información que perjudicaría al presidente.

Esa información a la que Bolsonaro aludía era un reportaje de Campos Mello sobre la difusión en masa de informaciones falsas en las elecciones de 2018.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

"Aunque no sea una decisión final, se trata de un mensaje positivo", indicó la periodista, quien también deberá de ser indemnizada por el diputado Eduardo Bolsonaro -uno de los hijos del presidente brasileño- por el mismo caso.

Finanzas

El gas LP empuja la inflación

El precio del combustible aumentó 18% anual en la primera mitad de septiembre, pese a topes impuestos

Política

México insiste en defender a Cuba

Marcelo Ebrard sostuvo una reunión con el secretario de Estado de EU, Antony Blinken

Mundo

Derek Chauvin, asesino de George Floyd, apela su sentencia

El expolicía Derek Chauvin estuvo por casi diez minutos bloqueando el cuello de Floyd con su rodilla hasta asfixiarlo

Mundo

Derek Chauvin, asesino de George Floyd, apela su sentencia

El expolicía Derek Chauvin estuvo por casi diez minutos bloqueando el cuello de Floyd con su rodilla hasta asfixiarlo

Mundo

Talibanes asesinan a ocho supuestos miembros del EI

Los ocho cadáveres, acribillados a balazos, fueron trasladados al hospital provincial de Nangarhar

Mundo

Bajo Observación | Los países que tienen suficientes dosis de vacunas Covid para repartir

Al momento existen 20 países que han comprado vacunas anticovid suficientes para completamente inocular a más del 100% de sus poblaciones

Tecnología

WhatsApp: cómo convertir tus notas de voz en mensajes de texto

Las notas de voz son de lo más popular en WhatsApp, pero no siempre son útiles.

Sociedad

Autobuses niegan el servicio a haitianos en Tamaulipas

Para adquirir un boleto de camión se debe presentar una identificación oficial o un permiso de tránsito del INM

Gossip

¡Ánimo, juventud!, una comedia de esperanza adolescente

¡Ánimo juventud! De Carlos Armella los conflictos que los jóvenes enfrentan día con día para crecer en la Ciudad de México