/ lunes 28 de diciembre de 2015

Dejó Mar de Fondo más afectaciones en Guerrero y Oaxaca en 2015

Acapulco.- El fenómeno meteorológico de Mar de Fondo afectó durante 2015 a varios estados del país, sin embargo, sus mayores repercusiones se registraron en Guerrero y Oaxaca.

En Guerrero, dejó daños en nueve municipios costeros, a pesar de que la Secretaría de Protección Civil estatal emitió durante este año más de cinco alertas por dicho fenómeno, que causó olas hasta los 10 metros de altura y tres personas fallecidas.

Los momentos más críticos por este movimiento de olas, se registraron del 2 al 4 de mayo, ya que el alto oleaje provocó daños a restaurantes, destruyó e inundó viviendas, dejó varados a turistas y derribó enramadas, por lo que el Ejército Mexicano aplicó el Plan DN-III y se habilitaron albergues.

Los municipios afectados fueron Acapulco, Coyuca de Benítez, San Jerónimo, Tecpan de Galeana, Petatlán, la Unión y Zihuatanejo de Azueta, pertenecientes a la Costa Grande del estado, mientras que Copala, Marquelia y Cuajinicuilapa, en la región de Costa Chica.

La Secretaría de Protección Civil implementó las medidas necesarias de prevención, entregó cobertores, despensas y colchonetas, además de que la Secretaría de Salud estatal instaló un cerco sanitario próximo a los albergues, para evitar algún brote epidemiológico.

El Consejo Estatal de Protección Civil estatal solicitó a la Secretaría de Gobernación (Segob) la declaratoria de emergencia para los nuevo municipios de Guerrero que fueron afectados el fenómeno.

La dependencia declaró emergencia para Coyuca de Benítez, Tecpan de Galeana, Benito Juárez y Acapulco, debido al alto oleaje ocurrido del 2 al 4 de mayo en el litoral guerrerense.

El fenómeno de Mar de Fondo en los nueve municipios de la Costa Grande y Costa Chica del estado dejó más de 700 viviendas afectadas por las inundaciones, y otras que sufrieron daños en sus estructuras.

También 459 enramadas, 178 restaurantes, 106 locales comerciales y tres condominios en la planta baja sufrieron afectaciones; además, 60 turistas quedaron varados al no poder sacar sus vehículos del estacionamiento de un hotel, ubicado en la zona turística de Acapulco.

Asimismo, seis hoteles se vieron afectados en el área de sus albercas al introducirse toneladas de arena por el olas altas, una villa y 159 parianes.

El pasado 2 de mayo, ante el incremento de las afectaciones por el fenómeno, la Secretaría de Protección Civil del estado informó que se abrieron tres albergues temporales en Coyuca de Benítez, en la Costa Grande del estado, donde hubo 115 viviendas afectadas, tras meterse el mar a esas edificaciones.

Los refugios se abrieron en la iglesia del poblado de El Carrizal, perteneciente al municipio de Coyuca de Benítez, uno más en una casa particular de la localidad de San Nicolás, mientras que el tercero se instaló en la escuela primaria Vicente Guerrero, que se encuentra en la avenida Fuerza Aérea, en la comunidad de Barra de Coyuca.

Durante la alerta por el suceso, al menos 620 elementos de las policías Estatal y Federal brindaron vigilancia y auxilio a turistas, así como a habitantes que resultaron damnificados.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado informó que más de 500 policías estatales fueron distribuidos en las zonas dañadas, con recorridos para cuidar la seguridad y trasladar a los pobladores a sitios sin peligro, al igual que a los tres albergues que se abrieron.

También brindaron el auxilio para el rescate de pertenencias de las familias damnificadas, luego de que el fuerte oleaje inundó sus viviendas.

Las autoridades gubernamentales entregaron a pobladores y restauranteros, quienes se encontraban entre los damnificados, apoyos económicos desde 500 hasta mil 500 y 2 mil pesos, para limpiar sus viviendas y reparar sus negocios, así como las enramadas.

A su vez, en Oaxaca, este fenómeno provocó también a principios del pasado mes de mayo, daños materiales en toda la costa del estado.

La Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO) informó que nueve municipios de la entidad resultaron afectados por el Mar de Fondo, lo que ocasionó que la actividad turística se suspendiera en 35 playas, y 380 comercios presentaran afectaciones.

La dependencia reportó que en Bahías de Huatulco, a un kilómetro de la Playa Violín, se encontró muerto al pescador Irving Lavariega Corcuera, de 22 años de edad, quien desapareció por cinco días, debido a los efectos del fenómeno.

Mientras que, en agosto, se presentó un nuevo evento en la entidad, con olas de 1.5 a 2.1 metros, vientos de norte de 46 a 56 kilómetros por hora, con rachas de 65 kilómetros por hora, lo que ocasionó el cierre de puertos a la navegación en Santa María Huatulco y Puerto Escondido.

En tanto, en Puerto Ángel, las autoridades cerraron las playas para el turismo náutico, debido al incremento del viento y la fuerza del oleaje.

Además, en noviembre se vieron afectadas las costas orientales del estado con olas de 1.8 a 2.4 metros en Costa y de hasta 2.7 metros en zonas marítimas, así como vientos del noreste de 37 a 46 kilómetros por hora. ||Notimex||

/cpg

Acapulco.- El fenómeno meteorológico de Mar de Fondo afectó durante 2015 a varios estados del país, sin embargo, sus mayores repercusiones se registraron en Guerrero y Oaxaca.

En Guerrero, dejó daños en nueve municipios costeros, a pesar de que la Secretaría de Protección Civil estatal emitió durante este año más de cinco alertas por dicho fenómeno, que causó olas hasta los 10 metros de altura y tres personas fallecidas.

Los momentos más críticos por este movimiento de olas, se registraron del 2 al 4 de mayo, ya que el alto oleaje provocó daños a restaurantes, destruyó e inundó viviendas, dejó varados a turistas y derribó enramadas, por lo que el Ejército Mexicano aplicó el Plan DN-III y se habilitaron albergues.

Los municipios afectados fueron Acapulco, Coyuca de Benítez, San Jerónimo, Tecpan de Galeana, Petatlán, la Unión y Zihuatanejo de Azueta, pertenecientes a la Costa Grande del estado, mientras que Copala, Marquelia y Cuajinicuilapa, en la región de Costa Chica.

La Secretaría de Protección Civil implementó las medidas necesarias de prevención, entregó cobertores, despensas y colchonetas, además de que la Secretaría de Salud estatal instaló un cerco sanitario próximo a los albergues, para evitar algún brote epidemiológico.

El Consejo Estatal de Protección Civil estatal solicitó a la Secretaría de Gobernación (Segob) la declaratoria de emergencia para los nuevo municipios de Guerrero que fueron afectados el fenómeno.

La dependencia declaró emergencia para Coyuca de Benítez, Tecpan de Galeana, Benito Juárez y Acapulco, debido al alto oleaje ocurrido del 2 al 4 de mayo en el litoral guerrerense.

El fenómeno de Mar de Fondo en los nueve municipios de la Costa Grande y Costa Chica del estado dejó más de 700 viviendas afectadas por las inundaciones, y otras que sufrieron daños en sus estructuras.

También 459 enramadas, 178 restaurantes, 106 locales comerciales y tres condominios en la planta baja sufrieron afectaciones; además, 60 turistas quedaron varados al no poder sacar sus vehículos del estacionamiento de un hotel, ubicado en la zona turística de Acapulco.

Asimismo, seis hoteles se vieron afectados en el área de sus albercas al introducirse toneladas de arena por el olas altas, una villa y 159 parianes.

El pasado 2 de mayo, ante el incremento de las afectaciones por el fenómeno, la Secretaría de Protección Civil del estado informó que se abrieron tres albergues temporales en Coyuca de Benítez, en la Costa Grande del estado, donde hubo 115 viviendas afectadas, tras meterse el mar a esas edificaciones.

Los refugios se abrieron en la iglesia del poblado de El Carrizal, perteneciente al municipio de Coyuca de Benítez, uno más en una casa particular de la localidad de San Nicolás, mientras que el tercero se instaló en la escuela primaria Vicente Guerrero, que se encuentra en la avenida Fuerza Aérea, en la comunidad de Barra de Coyuca.

Durante la alerta por el suceso, al menos 620 elementos de las policías Estatal y Federal brindaron vigilancia y auxilio a turistas, así como a habitantes que resultaron damnificados.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado informó que más de 500 policías estatales fueron distribuidos en las zonas dañadas, con recorridos para cuidar la seguridad y trasladar a los pobladores a sitios sin peligro, al igual que a los tres albergues que se abrieron.

También brindaron el auxilio para el rescate de pertenencias de las familias damnificadas, luego de que el fuerte oleaje inundó sus viviendas.

Las autoridades gubernamentales entregaron a pobladores y restauranteros, quienes se encontraban entre los damnificados, apoyos económicos desde 500 hasta mil 500 y 2 mil pesos, para limpiar sus viviendas y reparar sus negocios, así como las enramadas.

A su vez, en Oaxaca, este fenómeno provocó también a principios del pasado mes de mayo, daños materiales en toda la costa del estado.

La Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO) informó que nueve municipios de la entidad resultaron afectados por el Mar de Fondo, lo que ocasionó que la actividad turística se suspendiera en 35 playas, y 380 comercios presentaran afectaciones.

La dependencia reportó que en Bahías de Huatulco, a un kilómetro de la Playa Violín, se encontró muerto al pescador Irving Lavariega Corcuera, de 22 años de edad, quien desapareció por cinco días, debido a los efectos del fenómeno.

Mientras que, en agosto, se presentó un nuevo evento en la entidad, con olas de 1.5 a 2.1 metros, vientos de norte de 46 a 56 kilómetros por hora, con rachas de 65 kilómetros por hora, lo que ocasionó el cierre de puertos a la navegación en Santa María Huatulco y Puerto Escondido.

En tanto, en Puerto Ángel, las autoridades cerraron las playas para el turismo náutico, debido al incremento del viento y la fuerza del oleaje.

Además, en noviembre se vieron afectadas las costas orientales del estado con olas de 1.8 a 2.4 metros en Costa y de hasta 2.7 metros en zonas marítimas, así como vientos del noreste de 37 a 46 kilómetros por hora. ||Notimex||

/cpg