/ sábado 10 de octubre de 2015

Falleció la esposa de don Luis H. Álvarez

Jesús Manuel Ruiz / El Heraldo de Chihuahua

CHIHUAHUA, Chih. (OEM-Informex).- Víctima de complicaciones a su salud que la mantenían hospitalizada desde principios de semana, falleció el pasado jueves, a la media noche, doña Blanca Margarita Magrassi de Álvarez, la histórica mujer que acompañó al líder panista, Luis H. Álvarez, durante 70 años que duró su matrimonio y a través de las luchas políticas que el chihuahuense sostuvo a lo largo de sus 95 años.

En el primer trimestre de 2015, doña Margarita vio un desmejoramiento en su estado físico que la llevó a estar internada prácticamente medio año, tiempo en que don Luis H. Álvarez no se despegó en ningún momento.

De hecho ese lapso fue complicado para el político chihuahuense debido a que su hija Blanca Estela sufrió un derrame cerebral que la llevó a la hospitalización simultánea en el mismo nosocomio que su madre.

Durante su estancia en el hospital, doña Margarita recibió diversas muestras de apoyo, entre las que se encuentra la visita del expresidente de México Felipe Calderón, quien en su momento destacó la amistad que sostenía con la pareja radicada en esta capital.

La hija de Álvarez y Magrassi, recuperó de forma paulatina de salud y fue dada de alta apenas unas semanas atrás; actualmente se encuentra en el proceso de recuperación que la ha llevado a perder el habla de forma momentánea. Se espera que en próximos meses recupere la habilidad.

Doña Margarita fue dada de alta a finales de la semana pasada dada una recuperación lenta y paulatina que tuvo, sin embargo hubo de ser hospitalizada de nueva cuenta el martes por la tarde.

El cuerpo de doña Margarita fue puesto para su velación en Mausoleos Luz Eterna desde las 12 del día y hasta las 22 horas de ayer viernes. Se informó que hoy tendrá una guardia de honor por liderazgos panistas y se realizará una Celebración Eucarística alrededor de las 11 horas para pedir su eterno descanso.

Posteriormente, su cuerpo será cremado y no se detalló en qué lugar serán guardados sus restos.

Jesús Manuel Ruiz / El Heraldo de Chihuahua

CHIHUAHUA, Chih. (OEM-Informex).- Víctima de complicaciones a su salud que la mantenían hospitalizada desde principios de semana, falleció el pasado jueves, a la media noche, doña Blanca Margarita Magrassi de Álvarez, la histórica mujer que acompañó al líder panista, Luis H. Álvarez, durante 70 años que duró su matrimonio y a través de las luchas políticas que el chihuahuense sostuvo a lo largo de sus 95 años.

En el primer trimestre de 2015, doña Margarita vio un desmejoramiento en su estado físico que la llevó a estar internada prácticamente medio año, tiempo en que don Luis H. Álvarez no se despegó en ningún momento.

De hecho ese lapso fue complicado para el político chihuahuense debido a que su hija Blanca Estela sufrió un derrame cerebral que la llevó a la hospitalización simultánea en el mismo nosocomio que su madre.

Durante su estancia en el hospital, doña Margarita recibió diversas muestras de apoyo, entre las que se encuentra la visita del expresidente de México Felipe Calderón, quien en su momento destacó la amistad que sostenía con la pareja radicada en esta capital.

La hija de Álvarez y Magrassi, recuperó de forma paulatina de salud y fue dada de alta apenas unas semanas atrás; actualmente se encuentra en el proceso de recuperación que la ha llevado a perder el habla de forma momentánea. Se espera que en próximos meses recupere la habilidad.

Doña Margarita fue dada de alta a finales de la semana pasada dada una recuperación lenta y paulatina que tuvo, sin embargo hubo de ser hospitalizada de nueva cuenta el martes por la tarde.

El cuerpo de doña Margarita fue puesto para su velación en Mausoleos Luz Eterna desde las 12 del día y hasta las 22 horas de ayer viernes. Se informó que hoy tendrá una guardia de honor por liderazgos panistas y se realizará una Celebración Eucarística alrededor de las 11 horas para pedir su eterno descanso.

Posteriormente, su cuerpo será cremado y no se detalló en qué lugar serán guardados sus restos.