/ martes 29 de noviembre de 2016

Zorrillo toma centro científico en Ensenada

Por Laura Elena Aguayo

Un pequeño zorrillo perturbo la paz de quienes laboran en el Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE), donde aterrados por el olor que este pudiera dejar en los ductos de aire acondicionado, se vieron en la necesidad de acudir a expertos para desalojar al cómodo inquilino a quien nadie invito al inmueble.

Por presunta afectación al personal del CICESE, personal de la Profepa acudió al rescate de la rutina en este sitio, donde los pasos del animal eran casi como la antesala de una historia de terror, donde el fin nunca llegó con la fétida presencia activa del animal.

Con cuarenta centímetros de largo, el macho adulto se pavoneaba sin temor a nada con su brillante pelaje en negro y esa característica raya en el lomo blanca, pero algunas personas conocedoras del efecto fétido de sus líquidos temieron por quedar perfumados y fue lo que movilizo el destierro de este animal.

Por Laura Elena Aguayo

Un pequeño zorrillo perturbo la paz de quienes laboran en el Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE), donde aterrados por el olor que este pudiera dejar en los ductos de aire acondicionado, se vieron en la necesidad de acudir a expertos para desalojar al cómodo inquilino a quien nadie invito al inmueble.

Por presunta afectación al personal del CICESE, personal de la Profepa acudió al rescate de la rutina en este sitio, donde los pasos del animal eran casi como la antesala de una historia de terror, donde el fin nunca llegó con la fétida presencia activa del animal.

Con cuarenta centímetros de largo, el macho adulto se pavoneaba sin temor a nada con su brillante pelaje en negro y esa característica raya en el lomo blanca, pero algunas personas conocedoras del efecto fétido de sus líquidos temieron por quedar perfumados y fue lo que movilizo el destierro de este animal.