/ miércoles 5 de octubre de 2016

Desalojan a maestros de edificio público en Chilpo

Por Abel Miranda Ayala

Elementos de la Policía Estatal desalojaron a maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación y de la Sección XVIII del SUSPEG, que mantenían tomado el edificio Juan Álvarez en pleno centro de esta capital. La acción generó pánico e inconformidad entre vecinos y comerciantes, debido a que se utilizaron gases lacrimógenos y polvo de extintor, con los que llenaron casas y negocios.

La toma del edificio inició alrededor de las nueve de la mañana, cuando los cetegistas de la región Montaña Baja y los maestros del SUSPEG se presentaron al inmueble y con un aparato de sonido portátil indicaron al personal que tendría que desalojar, los empleados acataron la orden y en menos de cinco minutos las oficinas quedaron vacías.

En el edificio se albergan las instalaciones de la Subsecretaría de Ingresos del Gobierno estatal, el Registro Civil y la secretaría Técnica del Consejo Estatal de Seguridad Pública y todos abandonaron el inmueble sin oponer resistencia a la toma de los profesores que demandan al gobierno del estado establecer una mesa de trabajo para atender el pliego de demandas que tiene que ver con temas de orden administrativo, puesto que las que tiene que ver con plazas y recursos económicos se atienden directamente con la Secretaría de Gobernación.

Entre las demandas que se plantean justamente está la garantía laboral para los maestros que se agrupan en el SUSPEG y quienes no son reconocidos en la nómina federal, también que se normalice la situación de los trabajadores administrativos a quienes la última quincena tuvieron problemas para obtener sus salarios.

Alrededor de las 9 y media de la mañana, al edificio se presentaron una veintena de policías que iniciaron el desalojo marchando con sus escudos y desplazando con ello a los maestros, sin embargo, hubo algunos que empezaron a lanzarles cosas a los uniformados y cuando ya tenían la posesión del edificio.

/afa

Por Abel Miranda Ayala

Elementos de la Policía Estatal desalojaron a maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación y de la Sección XVIII del SUSPEG, que mantenían tomado el edificio Juan Álvarez en pleno centro de esta capital. La acción generó pánico e inconformidad entre vecinos y comerciantes, debido a que se utilizaron gases lacrimógenos y polvo de extintor, con los que llenaron casas y negocios.

La toma del edificio inició alrededor de las nueve de la mañana, cuando los cetegistas de la región Montaña Baja y los maestros del SUSPEG se presentaron al inmueble y con un aparato de sonido portátil indicaron al personal que tendría que desalojar, los empleados acataron la orden y en menos de cinco minutos las oficinas quedaron vacías.

En el edificio se albergan las instalaciones de la Subsecretaría de Ingresos del Gobierno estatal, el Registro Civil y la secretaría Técnica del Consejo Estatal de Seguridad Pública y todos abandonaron el inmueble sin oponer resistencia a la toma de los profesores que demandan al gobierno del estado establecer una mesa de trabajo para atender el pliego de demandas que tiene que ver con temas de orden administrativo, puesto que las que tiene que ver con plazas y recursos económicos se atienden directamente con la Secretaría de Gobernación.

Entre las demandas que se plantean justamente está la garantía laboral para los maestros que se agrupan en el SUSPEG y quienes no son reconocidos en la nómina federal, también que se normalice la situación de los trabajadores administrativos a quienes la última quincena tuvieron problemas para obtener sus salarios.

Alrededor de las 9 y media de la mañana, al edificio se presentaron una veintena de policías que iniciaron el desalojo marchando con sus escudos y desplazando con ello a los maestros, sin embargo, hubo algunos que empezaron a lanzarles cosas a los uniformados y cuando ya tenían la posesión del edificio.

/afa