/ jueves 12 de octubre de 2017

Investigarán legalidad del uso de fuerza en Cadereyta

también van a revisar sí se aplicó conforme a los estándares internacionales

La Comisión Nacional de Derechos Humanos  indaga si el gobierno de Nuevo León atendió las recomendaciones que se hicieron de los penales desde mucho tiempo atrás. Lamentó que haya resurgido la violencia, sobre todo cuando lo advirtieron con anticipación.

“Ya hablé con el gobernador queremos una investigación de la Procuraduría de Justicia que sea profunda y que se conozca la verdad y que se trate con respeto y dignidad a los familiares de los internos”, dijo Raúl González Pérez, presidente de la CNDH.

Sobre la fuerza letal que usó el gobierno en el penal de Cadereyta, también van a revisar sí se aplicó conforme a los estándares internacionales. “Esa fuerza debe de ser racional, objetiva, proporcional y buscar un fin legítimo”, precisó el Presidente Nacional de los Derechos Humanos.

Al ampliar sobre el uso de fuerza letal, mencionó que Derechos Humanos Estatal y Nacional, no se oponen a que se aplique, siempre y cuando sea el último recurso, que sea proporcional y con racionabilidad.

Expresó también que ya pidieron medidas cautelares al pedir que se revisen los autogobiernos y el hacinamiento, pues para eso están las normas.

 

Interno enlistado como muerto, está vivo

Lázaro Salvador Macías, está vivo, un error de las autoridades lo colocó en la lista de los muertos del penal de Cadereyta.

Los familiares del presunto occiso lo buscaron en el Semefo, observaron fotografías y no era el cuerpo de Lázaro. Sólo les faltaba revisar los restos calcinados de uno de los dos reos que así murieron. Las autoridades afirmaban que ese era y hasta nos mandaron hacer pruebas de ADN, afirma Blanca Nelly Medina, cuñada de Lázaro Salvador.

Junto al padre del presunto muerto regresaron al penal de Cadereyta en donde les dieron la sorpresa de que estaba vivo.

“Fue cuando entré al penal a visitar a mi esposo también interno y en la espera gritan el número de mí cuñado, a lo que respondo que está muerto, que eso les dijeron, pero un celador dice que está vivo”, explica.

Enseguida, prosigue, me llevan a un área llamada Herradura y para mi sorpresa veo a mi cuñado Lázaro vivo, pero todo golpeado, muy golpeado.

 

La Comisión Nacional de Derechos Humanos  indaga si el gobierno de Nuevo León atendió las recomendaciones que se hicieron de los penales desde mucho tiempo atrás. Lamentó que haya resurgido la violencia, sobre todo cuando lo advirtieron con anticipación.

“Ya hablé con el gobernador queremos una investigación de la Procuraduría de Justicia que sea profunda y que se conozca la verdad y que se trate con respeto y dignidad a los familiares de los internos”, dijo Raúl González Pérez, presidente de la CNDH.

Sobre la fuerza letal que usó el gobierno en el penal de Cadereyta, también van a revisar sí se aplicó conforme a los estándares internacionales. “Esa fuerza debe de ser racional, objetiva, proporcional y buscar un fin legítimo”, precisó el Presidente Nacional de los Derechos Humanos.

Al ampliar sobre el uso de fuerza letal, mencionó que Derechos Humanos Estatal y Nacional, no se oponen a que se aplique, siempre y cuando sea el último recurso, que sea proporcional y con racionabilidad.

Expresó también que ya pidieron medidas cautelares al pedir que se revisen los autogobiernos y el hacinamiento, pues para eso están las normas.

 

Interno enlistado como muerto, está vivo

Lázaro Salvador Macías, está vivo, un error de las autoridades lo colocó en la lista de los muertos del penal de Cadereyta.

Los familiares del presunto occiso lo buscaron en el Semefo, observaron fotografías y no era el cuerpo de Lázaro. Sólo les faltaba revisar los restos calcinados de uno de los dos reos que así murieron. Las autoridades afirmaban que ese era y hasta nos mandaron hacer pruebas de ADN, afirma Blanca Nelly Medina, cuñada de Lázaro Salvador.

Junto al padre del presunto muerto regresaron al penal de Cadereyta en donde les dieron la sorpresa de que estaba vivo.

“Fue cuando entré al penal a visitar a mi esposo también interno y en la espera gritan el número de mí cuñado, a lo que respondo que está muerto, que eso les dijeron, pero un celador dice que está vivo”, explica.

Enseguida, prosigue, me llevan a un área llamada Herradura y para mi sorpresa veo a mi cuñado Lázaro vivo, pero todo golpeado, muy golpeado.