/ lunes 22 de mayo de 2017

Polvorín deja dos muertos en familia de Zinacantepec

Por Filiberto Ramos

Edomex.- Ay Dios mío, qué habrá pasado, y salimos cuando escuchamos el estruendo! -dijo Josefina, vecina de la calle El Escobal, donde la tarde de este lunes se registró una explosión de polvorín en Santa María del Monte.

La explosión se escuchó en todo el pueblo, alrededor de las 17:50 horas y salió desde un taller que se ubica junto a la barranca conocida como del Diablo.

"Sólo se escuchó que tronó muy fuerte y cuando salimos a ver, la gente sólo gritaba", relató una vecina de Santa María. La vivienda ubicada en la calle conocida como El Escobal era de dos pisos en la que estaban almacenados varios kilos de pólvora para producir pirotecnia y que se derrumbó derivado de la explosión. La familia se dedicaba a eso, tenían una entrega, por eso había tanta pólvora", comentó otro vecino. Puedes leer: 

Foto: Daniel Camacho

De acuerdo con los reportes preliminares de Protección Civil de Zinacantepec, dos personas fallecieron en la explosión, identificadas como Isidro Poblano y Patricia Cantica. Mientras que un menor de 11 años, identificado como Alan, fue trasladado con ayuda de un relámpago. Otros tres lesionados fueron llevados por tierra a hospitales cercanos, aunque se desconoce su estado de salud.

Las calles aledañas fueron acordonadas y cerradas hasta que los peritos terminen con los trabajos de recolección de evidencias. Ambos cuerpos quedaron entre los escombros del concreto que se desprendió de las paredes.

En Santa María, por la tarde y noche había asombro, nadie se movía y quería saber a la hora en que sacaban los cuerpos. "Hay varias familias que se dedican a esto aquí, sepa si tienen permisos para tener esas bombas de tiempo", comentó una de las voces entre la muchedumbre. Protección Civil omitió dar cualquier declaración de lo ocurrido y qué pudo causarlo. Desde el otro lado del barranco, de donde se ubica el domicilio, la gente se apostó para poder ver, las patrullas cerraron las calles aledañas y la Sedena acordonó toda el área contigua a la casa para levantar evidencias. Hasta las 20:00 horas los peritos aún no terminaban de levantar los cuerpos y la gente continuaba llegando.

El asombro por este tipo de accidente sigue siendo latente, a pesar de que se han vuelto más comunes. Hace una semana ocurrió lo mismo en el poblado de San Pedro la Hortaliza, en una iglesia, en el municipio vecino de Almoloya.

Ver más: 

Por Filiberto Ramos

Edomex.- Ay Dios mío, qué habrá pasado, y salimos cuando escuchamos el estruendo! -dijo Josefina, vecina de la calle El Escobal, donde la tarde de este lunes se registró una explosión de polvorín en Santa María del Monte.

La explosión se escuchó en todo el pueblo, alrededor de las 17:50 horas y salió desde un taller que se ubica junto a la barranca conocida como del Diablo.

"Sólo se escuchó que tronó muy fuerte y cuando salimos a ver, la gente sólo gritaba", relató una vecina de Santa María. La vivienda ubicada en la calle conocida como El Escobal era de dos pisos en la que estaban almacenados varios kilos de pólvora para producir pirotecnia y que se derrumbó derivado de la explosión. La familia se dedicaba a eso, tenían una entrega, por eso había tanta pólvora", comentó otro vecino. Puedes leer: 

Foto: Daniel Camacho

De acuerdo con los reportes preliminares de Protección Civil de Zinacantepec, dos personas fallecieron en la explosión, identificadas como Isidro Poblano y Patricia Cantica. Mientras que un menor de 11 años, identificado como Alan, fue trasladado con ayuda de un relámpago. Otros tres lesionados fueron llevados por tierra a hospitales cercanos, aunque se desconoce su estado de salud.

Las calles aledañas fueron acordonadas y cerradas hasta que los peritos terminen con los trabajos de recolección de evidencias. Ambos cuerpos quedaron entre los escombros del concreto que se desprendió de las paredes.

En Santa María, por la tarde y noche había asombro, nadie se movía y quería saber a la hora en que sacaban los cuerpos. "Hay varias familias que se dedican a esto aquí, sepa si tienen permisos para tener esas bombas de tiempo", comentó una de las voces entre la muchedumbre. Protección Civil omitió dar cualquier declaración de lo ocurrido y qué pudo causarlo. Desde el otro lado del barranco, de donde se ubica el domicilio, la gente se apostó para poder ver, las patrullas cerraron las calles aledañas y la Sedena acordonó toda el área contigua a la casa para levantar evidencias. Hasta las 20:00 horas los peritos aún no terminaban de levantar los cuerpos y la gente continuaba llegando.

El asombro por este tipo de accidente sigue siendo latente, a pesar de que se han vuelto más comunes. Hace una semana ocurrió lo mismo en el poblado de San Pedro la Hortaliza, en una iglesia, en el municipio vecino de Almoloya.

Ver más: