/ lunes 30 de enero de 2017

Suman cinco cuerpos calcinados en Mexicali 

A las 07:00 horas se pasó reporte de que algo se quemaba en la parte posterior de los patios del ferrocarril, del lado del fraccionamiento Calafia, al llegar los agentes municipales encontraron los restos aún humeantes de una persona completamente calcinada, por lo que se solicitó urgente la presencia de ministeriales y peritos.

El cadáver quemado hasta los huesos quedó en la avenida San Mateo y calle Cortijo San José, del occiso no se aprecia sexo, edad ni vestimenta, solo por su complexión se dedujo que podría ser un hombre que estaba como a 20 metros del cruce de la calle en un callejoncito junto a la barda de los patios de carga del tren.

Se encontraron restos de una cobija azul verde ya quemada, lazo de plástico amarillo, anotando que a su arribo los agentes calcularon que tendría entre una hora y dos de haber sido quemado, ya que aún estaba echando humo.

Los peritos debieron de esperar un buen tiempo para que el cadáver se enfriara y poder manipularlo, mientras analizaron la escena del crimen, indicando que en la cara a la altura de los ojos le quedaron restos de lo que pudo haber sido cinta adhesiva, además se dijo por la posición en la que estaba pudo haber estado amarrado.

El cuerpo estaba sobre una mancha de plástico negro, por lo que se presumió además que él o los asesinos lo llevaron hasta ese lugar dentro de un tambo de plástico y le prendieron lumbre, desconociéndose aún si estaba vivo o no al momento de incendiarlo.

Con este asesinato suman cinco los cadáveres que se encuentran en la morgue calcinados y pendientes de identificación en lo que va del año, por su estado se hacen muestreos de ADN y se espera que familiares los procuren para hacer las comparativas correspondientes.

A las 07:00 horas se pasó reporte de que algo se quemaba en la parte posterior de los patios del ferrocarril, del lado del fraccionamiento Calafia, al llegar los agentes municipales encontraron los restos aún humeantes de una persona completamente calcinada, por lo que se solicitó urgente la presencia de ministeriales y peritos.

El cadáver quemado hasta los huesos quedó en la avenida San Mateo y calle Cortijo San José, del occiso no se aprecia sexo, edad ni vestimenta, solo por su complexión se dedujo que podría ser un hombre que estaba como a 20 metros del cruce de la calle en un callejoncito junto a la barda de los patios de carga del tren.

Se encontraron restos de una cobija azul verde ya quemada, lazo de plástico amarillo, anotando que a su arribo los agentes calcularon que tendría entre una hora y dos de haber sido quemado, ya que aún estaba echando humo.

Los peritos debieron de esperar un buen tiempo para que el cadáver se enfriara y poder manipularlo, mientras analizaron la escena del crimen, indicando que en la cara a la altura de los ojos le quedaron restos de lo que pudo haber sido cinta adhesiva, además se dijo por la posición en la que estaba pudo haber estado amarrado.

El cuerpo estaba sobre una mancha de plástico negro, por lo que se presumió además que él o los asesinos lo llevaron hasta ese lugar dentro de un tambo de plástico y le prendieron lumbre, desconociéndose aún si estaba vivo o no al momento de incendiarlo.

Con este asesinato suman cinco los cadáveres que se encuentran en la morgue calcinados y pendientes de identificación en lo que va del año, por su estado se hacen muestreos de ADN y se espera que familiares los procuren para hacer las comparativas correspondientes.