/ miércoles 18 de enero de 2017

Vivir alejado del demonio para vivir 95 años: arzobispo de SLP

SAN LUIS POTOSI, SLP. (OEM-Informex).- El primer arzobispo emérito de San Luis Potosí, monseñor Arturo Antonio Szymanski Ramírez, celebró con una misa de acción de gracias sus 95 años de vida fructífera, por lo que dio gracias a Dios por permitirle arribar a esa edad con plena salud física, mental, emocional y sobre todo, con salud espiritual.

Después de la Misa de Acción de Gracias a las 9:00 de la mañana en la Catedral Metropolitana potosina, en la que estuvo acompañado por el Segundo Arzobispo Emérito de San Luis Potosí, monseñor Luis Morales Reyes, y por más de 40 sacerdotes y fieles laicos, Mons. Szymanski recibió cálidas y sinceras felicitaciones.

Luego de recibir diversas muestras de afecto por su cumpleaños y onomástico (santo patrono San Antonio Abad), fue abordado por la prensa e indicó que en estos tiempos de crisis económica y política debe imperar la unidad, la paz y la concordia, y los políticos y funcionarios públicos deben trabajar con ahínco por el bien común y no por sus propios intereses egocéntricos, pues si no se trabaja por amor a México y por el bien de los mexicanos no podremos salir adelante, debemos ganarle la guerra al mal y apartarnos del demonio que nos insiste en que hagamos el mal.

En los tres niveles de Gobierno puede haber políticos y funcionarios públicos, diputados y senadores que tengan diversidad de criterios, sin embargo, deben unirse por el bien de México, por amor a los mexicanos, y su interés primordial debe ser el bien común y el amor a su patria, no deben traicionar a la gente que los llevó al poder; deben hacer sus propuestas y dialogar sin pelearse.

“Mi mensaje a nuestras autoridades es: “Tengamos un corazón limpio, trabajemos por el bien común y no hay que pelear, ámense los unos a los otros como yo los he amado, (nos lo pide Jesús), y busquemos el bien común. Fraternalmente les digo el arte del buen Gobierno es amar y servir a todos sin excepción”.

Enfatizó Mons. Szymanski: “Debemos llevar una vida alejada del demonio, ése es el secreto para vivir 95 años de vida y no rodearse de enemigos, sino buscar amigos de verdad, sinceros, que quieran vivir en paz y trabajar por hacer vida el mensaje de Jesucristo. El evangelio es muy claro y sus mandamientos de amor a Dios y al prójimo también lo son, por lo que nada nos cuesta portarnos bien, no le hagamos caso al demonio”.

Los potosinos son buenos ciudadanos, hay gente muy buena, sólo hay que quitar de ellos las “espinitas”, como se las quitamos a los nopalitos, y como la tuna, si le quitamos las espinitas, su fruto es sabroso, pero si no quitamos las espinitas no podremos salir adelante. Los malos no pueden ganarnos, somos más los que sí amamos a nuestro México, y los que se quieren enriquecer ilícitamente, pues quiere decir que esos no aman a su patria, si tienen intereses propios pues esa gente no le sirve para nada a la nación, más que para generar conflicto.

Insistió: “El único enemigo que hemos de tener es el diablo, pero el que le hace caso al diablo, se endiabla; la mejor forma de vivir plenamente y tener larga vida es no tener enemigos”.

SAN LUIS POTOSI, SLP. (OEM-Informex).- El primer arzobispo emérito de San Luis Potosí, monseñor Arturo Antonio Szymanski Ramírez, celebró con una misa de acción de gracias sus 95 años de vida fructífera, por lo que dio gracias a Dios por permitirle arribar a esa edad con plena salud física, mental, emocional y sobre todo, con salud espiritual.

Después de la Misa de Acción de Gracias a las 9:00 de la mañana en la Catedral Metropolitana potosina, en la que estuvo acompañado por el Segundo Arzobispo Emérito de San Luis Potosí, monseñor Luis Morales Reyes, y por más de 40 sacerdotes y fieles laicos, Mons. Szymanski recibió cálidas y sinceras felicitaciones.

Luego de recibir diversas muestras de afecto por su cumpleaños y onomástico (santo patrono San Antonio Abad), fue abordado por la prensa e indicó que en estos tiempos de crisis económica y política debe imperar la unidad, la paz y la concordia, y los políticos y funcionarios públicos deben trabajar con ahínco por el bien común y no por sus propios intereses egocéntricos, pues si no se trabaja por amor a México y por el bien de los mexicanos no podremos salir adelante, debemos ganarle la guerra al mal y apartarnos del demonio que nos insiste en que hagamos el mal.

En los tres niveles de Gobierno puede haber políticos y funcionarios públicos, diputados y senadores que tengan diversidad de criterios, sin embargo, deben unirse por el bien de México, por amor a los mexicanos, y su interés primordial debe ser el bien común y el amor a su patria, no deben traicionar a la gente que los llevó al poder; deben hacer sus propuestas y dialogar sin pelearse.

“Mi mensaje a nuestras autoridades es: “Tengamos un corazón limpio, trabajemos por el bien común y no hay que pelear, ámense los unos a los otros como yo los he amado, (nos lo pide Jesús), y busquemos el bien común. Fraternalmente les digo el arte del buen Gobierno es amar y servir a todos sin excepción”.

Enfatizó Mons. Szymanski: “Debemos llevar una vida alejada del demonio, ése es el secreto para vivir 95 años de vida y no rodearse de enemigos, sino buscar amigos de verdad, sinceros, que quieran vivir en paz y trabajar por hacer vida el mensaje de Jesucristo. El evangelio es muy claro y sus mandamientos de amor a Dios y al prójimo también lo son, por lo que nada nos cuesta portarnos bien, no le hagamos caso al demonio”.

Los potosinos son buenos ciudadanos, hay gente muy buena, sólo hay que quitar de ellos las “espinitas”, como se las quitamos a los nopalitos, y como la tuna, si le quitamos las espinitas, su fruto es sabroso, pero si no quitamos las espinitas no podremos salir adelante. Los malos no pueden ganarnos, somos más los que sí amamos a nuestro México, y los que se quieren enriquecer ilícitamente, pues quiere decir que esos no aman a su patria, si tienen intereses propios pues esa gente no le sirve para nada a la nación, más que para generar conflicto.

Insistió: “El único enemigo que hemos de tener es el diablo, pero el que le hace caso al diablo, se endiabla; la mejor forma de vivir plenamente y tener larga vida es no tener enemigos”.