/ sábado 5 de mayo de 2018

Alto poder


* EPN retoma el control del PRI

* Candidatos forman TUCAMLO

*Anaya llama al voto útil o del miedo


Han transcurrido 36 días de iniciada la campaña presidencial y la desesperación ya se vive en la sede nacional del PRI, porque José Antonio Meade no logra convencer al electorado y repuntar en las encuestas, pese a ser un hombre sin escándalos como funcionario público ni en lo privado.


La llegada de René Juárez Cisneros a la dirigencia nacional del tricolor, en sustitución del inepto Enrique Ochoa, representa un cambio de estrategia en la campaña de Meade y el regreso del presidente Peña como máximo líder de su partido.


El exgobernador de Guerrero es un hombre cercano a Carlos Salinas de Gortari. Durante su sexenio dirigió al PRI en el estado, fue alcalde de Acapulco y, en1993, designado coordinador del programa Solidaridad local.


La gente cercana a Juárez Cisneros lo define como un hombre institucional, priista de la vieja escuela, discreto, que sabe operar y negociar con las bases, cualidades de que adolece Ochoa Reza.


Este golpe de timón llegó desde Los Pinos y demuestra que Meade no renunciará a la candidatura, ni declinará a favor de Ricardo Anaya, que ya comenzó a buscar el apoyo de priistas resentidos o temerosos ante la posible derrota del 1 de julio.


René Juárez sabe qué le falta a la campaña de Meade, porque hasta el miércoles fue coordinador en Guerrero, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Ciudad de México, entidades donde el candidato priista tiene el menor apoyo popular. Además deberá hacer lo posible para retener el mayor número de gubernaturas, diputaciones y senadurías en disputa.


A nivel nacional, según las encuestas más recientes, López Obrador continúa a la cabeza con 48 por ciento de la intención de voto; Anaya, 30 y Meade está en la lona con 17 puntos.


Faltan 56 días para la elección y parece complicado un repunte de José Antonio Meade. Sin embargo, con René Juárez el PRI “engrasó” la maquinaria y sus estructuras buscarán darle un nuevo impulso.


PEÑA NO QUIERE NEGOCIAR CON ANAYA



La enorme diferencia entre el primero y el tercer lugar, la aprovechóRicardo Anaya, que ocupa el segundo puesto. Llamó a los electores a emitir el “voto útil”. Además, se dijo dispuesto a alcanzar acuerdos con Peña Nieto, pero el Presidente le respondió: “Nadie negocia conmigo.”


En esta etapa de la contienda, Anaya pretende recuperarse de las acusaciones de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, delitos por los que es investigado por la PGR y autoridades españolas, y que le ocasionaron la pérdida de casi 10 puntos en las encuestas.


El exlíder panista también relanzará su campaña en los próximos días acompañado porla cúpula empresarial y el clero, a través de spots que incrementarán la guerra sucia. Busca conformar el TUCAMLO (Todos Unidos Contra Andrés Manuel López Obrador) y no le importa aliarse con quien sea con tal de llegar a Los Pinos.


Los jóvenes fueron los primeros en impulsar la campaña de Anaya. Sin embargo las acusaciones en su contra los alejaron y ahora busca recuperarlos. Su mayor apoyo lo tiene entre “los mexicanos de alto nivel socioeconómico” (que son minoría), según un estudio difundido por el diario español El País.


El candidato presidencial de la alianza antinatural PAN-PRD sólo ha demostrado que sabe cómo gastar. En su reporte del pasado martes, el INE informó que Ricardo ha derrochado 141 millones 369 mil pesos de dinero público en 31 días de campaña únicamente en 69 mítines y reuniones.


En comparación, el priista tuvo, en el mismo periodo, 78 actos de campaña y ha gastado 33 millones 780 mil pesos.


Cada día aparecen nuevas acusaciones de corrupción y abuso en contra del panista. El instituto electoral difundió un contrato firmado por el equipo de Anaya y la encuestadora MassiveCaller por más de cuatro millones. La empresa lo ubicó a ocho puntos de Andrés Manuel después del debate. Nadie creyó esos resultados, por ser la única empresa que dio ese cerrado margen.


EMBESTIDA EMPRESARIAL CONTRA AMLO



Andrés Manuel López Obrador recorre el país con la confianza que le dan más de 10 puntos de ventaja sobre el segundo lugar. Por ser el puntero, los ataques en su contra aumentaron en los últimos días.


El jueves, el Consejo Mexicano de Negocios publicó una carta llamada “Así no”, donde negaron haberse reunido con Anaya para buscar una alianza con el presidente Peña y el candidato Meade, como lo declaró AMLO.


“Condenamos que un candidato a la Presidencia de la República recurra a ataques personales y a descalificaciones infundadas. Es preocupante que alguien que aspira a ser presidente de México denoste a quienes no comparten sus ideas”, dicen los hombres del dinero.


Señalan que “las condiciones de confianza y certeza jurídica son fundamentales para preservar y promover el ahorro, la inversión, el crecimiento económico y el empleo” y sentencian: "La confianza se cultiva. No se dicta ni se obliga".


Nadie olvida que en 2006, los empresarios, aliados con Vicente Fox y la iglesia, comenzaron la guerra sucia en contra de López Obrador, con un video donde aseguraban que el gobierno del venezolano Hugo Chávez enviaría armas para desestabilizar el mandato del espurio Felipe Calderón.


El fantasma del fraude electoral aún se advierte entre los electores y también un posible incremento de la violencia, porque las autoridades están más ocupadas en la sucesión presidencial que en garantizar la seguridad de los mexicanos.


Para el segundo debate, es poco probable que López Obrador acuda porque la ley electoral lo obliga a acudir únicamente a dos y aprovechará el último, que será en junio a pocos días de la elección, para contraatacar y afianzar su liderazgo en las encuestas.


Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.


manuelmejidot@gmail.com


* EPN retoma el control del PRI

* Candidatos forman TUCAMLO

*Anaya llama al voto útil o del miedo


Han transcurrido 36 días de iniciada la campaña presidencial y la desesperación ya se vive en la sede nacional del PRI, porque José Antonio Meade no logra convencer al electorado y repuntar en las encuestas, pese a ser un hombre sin escándalos como funcionario público ni en lo privado.


La llegada de René Juárez Cisneros a la dirigencia nacional del tricolor, en sustitución del inepto Enrique Ochoa, representa un cambio de estrategia en la campaña de Meade y el regreso del presidente Peña como máximo líder de su partido.


El exgobernador de Guerrero es un hombre cercano a Carlos Salinas de Gortari. Durante su sexenio dirigió al PRI en el estado, fue alcalde de Acapulco y, en1993, designado coordinador del programa Solidaridad local.


La gente cercana a Juárez Cisneros lo define como un hombre institucional, priista de la vieja escuela, discreto, que sabe operar y negociar con las bases, cualidades de que adolece Ochoa Reza.


Este golpe de timón llegó desde Los Pinos y demuestra que Meade no renunciará a la candidatura, ni declinará a favor de Ricardo Anaya, que ya comenzó a buscar el apoyo de priistas resentidos o temerosos ante la posible derrota del 1 de julio.


René Juárez sabe qué le falta a la campaña de Meade, porque hasta el miércoles fue coordinador en Guerrero, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Ciudad de México, entidades donde el candidato priista tiene el menor apoyo popular. Además deberá hacer lo posible para retener el mayor número de gubernaturas, diputaciones y senadurías en disputa.


A nivel nacional, según las encuestas más recientes, López Obrador continúa a la cabeza con 48 por ciento de la intención de voto; Anaya, 30 y Meade está en la lona con 17 puntos.


Faltan 56 días para la elección y parece complicado un repunte de José Antonio Meade. Sin embargo, con René Juárez el PRI “engrasó” la maquinaria y sus estructuras buscarán darle un nuevo impulso.


PEÑA NO QUIERE NEGOCIAR CON ANAYA



La enorme diferencia entre el primero y el tercer lugar, la aprovechóRicardo Anaya, que ocupa el segundo puesto. Llamó a los electores a emitir el “voto útil”. Además, se dijo dispuesto a alcanzar acuerdos con Peña Nieto, pero el Presidente le respondió: “Nadie negocia conmigo.”


En esta etapa de la contienda, Anaya pretende recuperarse de las acusaciones de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, delitos por los que es investigado por la PGR y autoridades españolas, y que le ocasionaron la pérdida de casi 10 puntos en las encuestas.


El exlíder panista también relanzará su campaña en los próximos días acompañado porla cúpula empresarial y el clero, a través de spots que incrementarán la guerra sucia. Busca conformar el TUCAMLO (Todos Unidos Contra Andrés Manuel López Obrador) y no le importa aliarse con quien sea con tal de llegar a Los Pinos.


Los jóvenes fueron los primeros en impulsar la campaña de Anaya. Sin embargo las acusaciones en su contra los alejaron y ahora busca recuperarlos. Su mayor apoyo lo tiene entre “los mexicanos de alto nivel socioeconómico” (que son minoría), según un estudio difundido por el diario español El País.


El candidato presidencial de la alianza antinatural PAN-PRD sólo ha demostrado que sabe cómo gastar. En su reporte del pasado martes, el INE informó que Ricardo ha derrochado 141 millones 369 mil pesos de dinero público en 31 días de campaña únicamente en 69 mítines y reuniones.


En comparación, el priista tuvo, en el mismo periodo, 78 actos de campaña y ha gastado 33 millones 780 mil pesos.


Cada día aparecen nuevas acusaciones de corrupción y abuso en contra del panista. El instituto electoral difundió un contrato firmado por el equipo de Anaya y la encuestadora MassiveCaller por más de cuatro millones. La empresa lo ubicó a ocho puntos de Andrés Manuel después del debate. Nadie creyó esos resultados, por ser la única empresa que dio ese cerrado margen.


EMBESTIDA EMPRESARIAL CONTRA AMLO



Andrés Manuel López Obrador recorre el país con la confianza que le dan más de 10 puntos de ventaja sobre el segundo lugar. Por ser el puntero, los ataques en su contra aumentaron en los últimos días.


El jueves, el Consejo Mexicano de Negocios publicó una carta llamada “Así no”, donde negaron haberse reunido con Anaya para buscar una alianza con el presidente Peña y el candidato Meade, como lo declaró AMLO.


“Condenamos que un candidato a la Presidencia de la República recurra a ataques personales y a descalificaciones infundadas. Es preocupante que alguien que aspira a ser presidente de México denoste a quienes no comparten sus ideas”, dicen los hombres del dinero.


Señalan que “las condiciones de confianza y certeza jurídica son fundamentales para preservar y promover el ahorro, la inversión, el crecimiento económico y el empleo” y sentencian: "La confianza se cultiva. No se dicta ni se obliga".


Nadie olvida que en 2006, los empresarios, aliados con Vicente Fox y la iglesia, comenzaron la guerra sucia en contra de López Obrador, con un video donde aseguraban que el gobierno del venezolano Hugo Chávez enviaría armas para desestabilizar el mandato del espurio Felipe Calderón.


El fantasma del fraude electoral aún se advierte entre los electores y también un posible incremento de la violencia, porque las autoridades están más ocupadas en la sucesión presidencial que en garantizar la seguridad de los mexicanos.


Para el segundo debate, es poco probable que López Obrador acuda porque la ley electoral lo obliga a acudir únicamente a dos y aprovechará el último, que será en junio a pocos días de la elección, para contraatacar y afianzar su liderazgo en las encuestas.


Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.


manuelmejidot@gmail.com

sábado 27 de junio de 2020

AMLO cumple 25 de 45 promesas

sábado 08 de febrero de 2020

Alto poder

sábado 01 de febrero de 2020

Alto poder

sábado 24 de agosto de 2019

Alto poder

sábado 01 de junio de 2019

Alto poder

sábado 30 de marzo de 2019

Alto poder

Cargar Más