/ sábado 12 de septiembre de 2020

Conago, al traste

Se desmorona la Conferencia Nacional de Gobernadores, con la salida de 10 de ellos que conformaron la “Alianza Federativa”. El tlatoani se hizo el sueco y dijo que tenían libertad para hacerlo, como si le importara un bledo. Respondió con su acostumbrado estilo de minimizar algo que le repatea, pero que, en cuanto pueda, se resarcirá de la ofensa con la correspondiente venganza.

El organismo nació por inspiración priísta, en el 2000, cuando perdieron la presidencia con Vicente Fox. Lo hicieron como una fórmula de defensa, frente a lo que pensaron serían fuertes embates del panista, quien por el contrario, les dejó la rienda suelta y les dio una libertad como jamás habían tenido. Se cumplió con el enunciado constitucional.

Habían planteado como objetivo, el fortalecer al federalismo mediante mecanismos democráticos. Exigían, lo que se les otorgó, el suelo parejo que les corresponde y que, el gobierno federal cumpliera con las obligaciones y responsabilidades, que le fija el pacto.

A través de este par de décadas resultó eficiente para coordinarse y manejar los problemas acuciantes, pero llegó a etapas de desgaste, en las que, la mayoría de sus miembros actuaban con incondicionalidad. La historia se repite y en este régimen se vuelve una figura ociosa, frente a la exigencia del mandatario en turno.

Una demanda que no admite diálogo ni argumentos: O se está conmigo o contra mí. Ante la disyuntiva, quienes tienen la rienda de entidades destacadas, se hartaron. Su queja principal fue la desatención a los problemas que aquejan a sus entidades, la falta de interlocución y los oídos sordos a sus peticiones.

Salvo las contadas visitas del gurú, a sus territorios, éste ha ignorado las más de 10 cartas que le han enviado, solicitándole una audiencia. Al ser de oposición y haber ejercido críticas públicas contra AMLO, se les cierra la puerta.

Chihuahua, Colima, Nuevo León, Michoacán, Aguascalientes, Durango, Tamaulipas y Jalisco hicieron el frente común, que intentará se les escuche por encima de las fobias del tabasqueño y se les reconozca su papel de Ejecutivos Estatales.

La estulticia morenaca no tardó en responderles desde el senado y una de sus representantes se mofó de la decisión, porque decía que, cuando AMLO aparece en sus terruños se comportan “sumisos y complacientes”. ¿A qué aspiraba esta personaja? ¿A que lo recibieran con los mismos insultos, que tienen ellos que tolerar, por los acarreados del tlatoani, que llegan a ofenderlos y rechiflarles? Gritar sería rebajarse al mismo nivel.

Otros declararon que nada más lo hacían por el presupuesto. ¿A qué gobernante no le interesa recibir lo que le corresponde, máxime cuando su estado aporta cantidades significativas?

En ese sentido, el presupuesto para el 2021, recién llegado a la Cámara, en cuanto al Ramo 28 –que es el que les permite gastar en lo que sea más adecuado para sus necesidades- se les rebajó, entre un 6.8 y 6.3 por ciento.

El manejo de la pandemia fue uno de los puntos más álgidos. Basta con recordar que se les dejó a la deriva o, como en el caso de Jalisco, se les pusieron piedras en el camino para frenar la estrategia de Enrique Alfaro, que era la correcta y la que más habría ayudado, de hacerse a nivel nacional.

Esperanza el que surjan frentes opositores, aunque la Alianza Federativa se juega el haberse convertido en una piedra en el zapato de AMLO, con su consabida iracunda reacción.


catalinanq@hotmail.com

@catalinanq


Se desmorona la Conferencia Nacional de Gobernadores, con la salida de 10 de ellos que conformaron la “Alianza Federativa”. El tlatoani se hizo el sueco y dijo que tenían libertad para hacerlo, como si le importara un bledo. Respondió con su acostumbrado estilo de minimizar algo que le repatea, pero que, en cuanto pueda, se resarcirá de la ofensa con la correspondiente venganza.

El organismo nació por inspiración priísta, en el 2000, cuando perdieron la presidencia con Vicente Fox. Lo hicieron como una fórmula de defensa, frente a lo que pensaron serían fuertes embates del panista, quien por el contrario, les dejó la rienda suelta y les dio una libertad como jamás habían tenido. Se cumplió con el enunciado constitucional.

Habían planteado como objetivo, el fortalecer al federalismo mediante mecanismos democráticos. Exigían, lo que se les otorgó, el suelo parejo que les corresponde y que, el gobierno federal cumpliera con las obligaciones y responsabilidades, que le fija el pacto.

A través de este par de décadas resultó eficiente para coordinarse y manejar los problemas acuciantes, pero llegó a etapas de desgaste, en las que, la mayoría de sus miembros actuaban con incondicionalidad. La historia se repite y en este régimen se vuelve una figura ociosa, frente a la exigencia del mandatario en turno.

Una demanda que no admite diálogo ni argumentos: O se está conmigo o contra mí. Ante la disyuntiva, quienes tienen la rienda de entidades destacadas, se hartaron. Su queja principal fue la desatención a los problemas que aquejan a sus entidades, la falta de interlocución y los oídos sordos a sus peticiones.

Salvo las contadas visitas del gurú, a sus territorios, éste ha ignorado las más de 10 cartas que le han enviado, solicitándole una audiencia. Al ser de oposición y haber ejercido críticas públicas contra AMLO, se les cierra la puerta.

Chihuahua, Colima, Nuevo León, Michoacán, Aguascalientes, Durango, Tamaulipas y Jalisco hicieron el frente común, que intentará se les escuche por encima de las fobias del tabasqueño y se les reconozca su papel de Ejecutivos Estatales.

La estulticia morenaca no tardó en responderles desde el senado y una de sus representantes se mofó de la decisión, porque decía que, cuando AMLO aparece en sus terruños se comportan “sumisos y complacientes”. ¿A qué aspiraba esta personaja? ¿A que lo recibieran con los mismos insultos, que tienen ellos que tolerar, por los acarreados del tlatoani, que llegan a ofenderlos y rechiflarles? Gritar sería rebajarse al mismo nivel.

Otros declararon que nada más lo hacían por el presupuesto. ¿A qué gobernante no le interesa recibir lo que le corresponde, máxime cuando su estado aporta cantidades significativas?

En ese sentido, el presupuesto para el 2021, recién llegado a la Cámara, en cuanto al Ramo 28 –que es el que les permite gastar en lo que sea más adecuado para sus necesidades- se les rebajó, entre un 6.8 y 6.3 por ciento.

El manejo de la pandemia fue uno de los puntos más álgidos. Basta con recordar que se les dejó a la deriva o, como en el caso de Jalisco, se les pusieron piedras en el camino para frenar la estrategia de Enrique Alfaro, que era la correcta y la que más habría ayudado, de hacerse a nivel nacional.

Esperanza el que surjan frentes opositores, aunque la Alianza Federativa se juega el haberse convertido en una piedra en el zapato de AMLO, con su consabida iracunda reacción.


catalinanq@hotmail.com

@catalinanq


ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 12 de septiembre de 2020

Conago, al traste

Catalina Noriega

miércoles 09 de septiembre de 2020

¿Triunfó el pueblo?

Catalina Noriega

miércoles 02 de septiembre de 2020

Segundo informe

Catalina Noriega

sábado 22 de agosto de 2020

Cacería de brujas

Catalina Noriega

sábado 15 de agosto de 2020

Tufo a autoritarismo

Catalina Noriega

miércoles 12 de agosto de 2020

Generación perdida

Catalina Noriega

Cargar Más