/ jueves 4 de julio de 2019

Los buenos políticos

VER.- Se cumple un año de que fue elegido, por amplia mayoría, el actual presidente de nuestro país. Hay encuestas que aún le reconocen un alto porcentaje de aprobación ciudadana, aunque cada día más personas expresan su inconformidad y decepción.

Los obispos no tenemos la misión de impulsar o reprobar un proyecto político, a no ser que estén en juego derechos humanos y divinos, sino ser voz de un pueblo que aún tiene grandes esperanzas con severas carencias, y que un buen político debe tomar en cuenta. A veces los altos funcionarios no tienen una real visión de lo que acontece, porque sus colaboradores les ocultan lo que en verdad sucede y les dan cifras o datos parciales. Nuestra cercanía a los políticos ha de ser siempre pastoral, para hacerles ver lo que realmente pasa, buscando el bien del pueblo, no privilegios o prebendas personales o institucionales.

A pesar de las buenas intenciones de nuestro presidente, la inseguridad no cede, la violencia no se controla, el narcotráfico sigue generando muertes y extorsiones, la economía no crece como se prometió, la corrupción no está desterrada. Sigue siendo insuficiente el abasto de medicinas en los centros hospitalarios. Su inicial apertura a los migrantes fue muy notable, pero no se calculó la crisis que ahora se quiere detener con medidas que siempre criticamos. De todos modos, se intenta atacar de fondo el problema con inversiones en los países emisores de migrantes.

Sin embargo, no todo es culpa de los gobiernos, pasados o presente. Entre todos, construimos o destruimos el país. No basta cambiar leyes, tener más policías o nuevos guardias, despedir servidores públicos, gobernar con decretos. Si cada quien no hacemos nuestra parte, aunque se cambien gobernantes o legisladores, la situación no mejora. Todos somos corresponsables.

PENSAR

El Papa , en su encuentro de principio de año con el Cuerpo Diplomático, dijo: “Es oportuno que los políticos escuchen la voz de sus pueblos y busquen soluciones concretas para favorecer el bien mayor. Esto exige, sin embargo, el respeto del derecho y de la justicia, porque soluciones relativas, emotivas y apresuradas, puede que consigan acrecentar un consenso efímero, pero no contribuirán nunca a la solución de los problemas más profundos; al contrario, los aumentarán.

La buena política está al servicio de la paz, porque hay una íntima relación entre la buena política y la pacífica convivencia entre pueblos y naciones. Un aspecto esencial de la buena política es perseguir el bien común de todos.

Obispo emérito de San Cristóbal de las Casas

VER.- Se cumple un año de que fue elegido, por amplia mayoría, el actual presidente de nuestro país. Hay encuestas que aún le reconocen un alto porcentaje de aprobación ciudadana, aunque cada día más personas expresan su inconformidad y decepción.

Los obispos no tenemos la misión de impulsar o reprobar un proyecto político, a no ser que estén en juego derechos humanos y divinos, sino ser voz de un pueblo que aún tiene grandes esperanzas con severas carencias, y que un buen político debe tomar en cuenta. A veces los altos funcionarios no tienen una real visión de lo que acontece, porque sus colaboradores les ocultan lo que en verdad sucede y les dan cifras o datos parciales. Nuestra cercanía a los políticos ha de ser siempre pastoral, para hacerles ver lo que realmente pasa, buscando el bien del pueblo, no privilegios o prebendas personales o institucionales.

A pesar de las buenas intenciones de nuestro presidente, la inseguridad no cede, la violencia no se controla, el narcotráfico sigue generando muertes y extorsiones, la economía no crece como se prometió, la corrupción no está desterrada. Sigue siendo insuficiente el abasto de medicinas en los centros hospitalarios. Su inicial apertura a los migrantes fue muy notable, pero no se calculó la crisis que ahora se quiere detener con medidas que siempre criticamos. De todos modos, se intenta atacar de fondo el problema con inversiones en los países emisores de migrantes.

Sin embargo, no todo es culpa de los gobiernos, pasados o presente. Entre todos, construimos o destruimos el país. No basta cambiar leyes, tener más policías o nuevos guardias, despedir servidores públicos, gobernar con decretos. Si cada quien no hacemos nuestra parte, aunque se cambien gobernantes o legisladores, la situación no mejora. Todos somos corresponsables.

PENSAR

El Papa , en su encuentro de principio de año con el Cuerpo Diplomático, dijo: “Es oportuno que los políticos escuchen la voz de sus pueblos y busquen soluciones concretas para favorecer el bien mayor. Esto exige, sin embargo, el respeto del derecho y de la justicia, porque soluciones relativas, emotivas y apresuradas, puede que consigan acrecentar un consenso efímero, pero no contribuirán nunca a la solución de los problemas más profundos; al contrario, los aumentarán.

La buena política está al servicio de la paz, porque hay una íntima relación entre la buena política y la pacífica convivencia entre pueblos y naciones. Un aspecto esencial de la buena política es perseguir el bien común de todos.

Obispo emérito de San Cristóbal de las Casas

jueves 18 de julio de 2019

“Muerte digna” o eutanasia

jueves 11 de julio de 2019

Cartilla moral e iglesias

jueves 04 de julio de 2019

Los buenos políticos

jueves 27 de junio de 2019

¿El celibato en riesgo?

jueves 20 de junio de 2019

El género depende del sexo

jueves 13 de junio de 2019

Migración multifactorial

jueves 06 de junio de 2019

Los migrantes son hermanos

domingo 02 de junio de 2019

¿Verdad o relativismo?

jueves 23 de mayo de 2019

La teología india avanza

jueves 16 de mayo de 2019

Diaconisas en la iglesia

Cargar Más