/ sábado 14 de julio de 2018

Teatrikando

BENJAMÍN BERNAL

El privilegio de mandar se va de la cartelera

Después de cien funciones se va este montaje, al que admiramos con especial gusto, pues ha sido el resumen del programa televisivo, que deseábamos ver, con bromas y gags de los comediantes que se especializaron en los personajes que vemos (vimos) a diario en las pantallas en nuestra hogareña televisión, con los personajes políticos de moda: Meade, Anaya, el Bronco y por supuesto el ganador de la contienda electoral, el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, Quedaron fuera de la segunda versión Margarita y el gobernador de Veracruz, que tenían sus secciones muy bien logradas, con especial cuidado en los segmentos que aparecían; el maquillaje es de primer nivel para lograr el efecto buscado,

Se trata de un viaje por el tiempo, en que van apareciendo las primeras culturas mesoamericanas, hacen el primer contacto con los personajes que darán muestras de un léxico pleno de buen albur, uno de ellos les dice que dan la bienvenida a …ngatitlán, tierra en que nacerán los dueños y señores del poder, mismos que habrán de mandar por los siglos de los siglos. Casi enseguida aparece un presidente orejón de tres metros de estatura, que como en el mago de Oz van a buscar quien les dé cerebro, valor o corazón que son precisamente los candidatos, ocasionando alguno que otro problema, que superarán, para vivir una serie de nuevos problemas; hasta llegar al debate que es uno de los momentos cumbre en que hacen gala de trampas para sacarle ventaja al de enfrente.

Un buen montaje que por razón natural tiene que cerrarse una vez que se tiene la gran incógnita resuelta, así que apresúrese a verla, este fin de semana será la última vez que tendrá la oportunidad de ver a este grupo integrado por gente de la televisión como Lalo España, Pierre Ángelo, Héctor Sandarti, Dalilah Polanco, Claudio Herrera, Alfonso Villalpando y Christian Ahumada.

El encargado de apadrinar las cien funciones fue el famoso Guiri Guiri, Andrés Bustamante, a quien extrañamos en sus personajes que había creado para otros mundiales. Enhorabuena a todos los integrantes del Privilegio de mandar.

LA ESPERA EN LA GRUTA DEL HELÉNICO

Javier Cruz, Ismael Corona, Héctor Maldonado y Feliciano Mares, son el singular reparto de la obra. Se interpretan a sí mismos: ellos fueron reclusos de un penal y han sido capaces de experimentar en sí mismos esta catarsis tan especial, que les da una nueva oportunidad. Dirige la dramaturga Conchita León. Quizá la forma de manejar el texto sea fiel a la original, pero siento que aumentaría el poder de sus voces si hubiera intentado hacerlo con diálogos, pues el monólogo interior continuo es menos expresivo. Por lo demás es muy buen intento, logran mostrarnos su alma a través de sus diferentes puntos de vista; así como son variados los enfoques que muestran sus vidas, como lo son sus personales tragedias y que tiene un solo punto de convergencia: Amar el teatro como una nueva forma de vida. Recuerden: en el teatro nada puede sentarse como una fórmula eterna; al contrario es cambiante como lo vida misma.

BENJAMÍN BERNAL

El privilegio de mandar se va de la cartelera

Después de cien funciones se va este montaje, al que admiramos con especial gusto, pues ha sido el resumen del programa televisivo, que deseábamos ver, con bromas y gags de los comediantes que se especializaron en los personajes que vemos (vimos) a diario en las pantallas en nuestra hogareña televisión, con los personajes políticos de moda: Meade, Anaya, el Bronco y por supuesto el ganador de la contienda electoral, el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, Quedaron fuera de la segunda versión Margarita y el gobernador de Veracruz, que tenían sus secciones muy bien logradas, con especial cuidado en los segmentos que aparecían; el maquillaje es de primer nivel para lograr el efecto buscado,

Se trata de un viaje por el tiempo, en que van apareciendo las primeras culturas mesoamericanas, hacen el primer contacto con los personajes que darán muestras de un léxico pleno de buen albur, uno de ellos les dice que dan la bienvenida a …ngatitlán, tierra en que nacerán los dueños y señores del poder, mismos que habrán de mandar por los siglos de los siglos. Casi enseguida aparece un presidente orejón de tres metros de estatura, que como en el mago de Oz van a buscar quien les dé cerebro, valor o corazón que son precisamente los candidatos, ocasionando alguno que otro problema, que superarán, para vivir una serie de nuevos problemas; hasta llegar al debate que es uno de los momentos cumbre en que hacen gala de trampas para sacarle ventaja al de enfrente.

Un buen montaje que por razón natural tiene que cerrarse una vez que se tiene la gran incógnita resuelta, así que apresúrese a verla, este fin de semana será la última vez que tendrá la oportunidad de ver a este grupo integrado por gente de la televisión como Lalo España, Pierre Ángelo, Héctor Sandarti, Dalilah Polanco, Claudio Herrera, Alfonso Villalpando y Christian Ahumada.

El encargado de apadrinar las cien funciones fue el famoso Guiri Guiri, Andrés Bustamante, a quien extrañamos en sus personajes que había creado para otros mundiales. Enhorabuena a todos los integrantes del Privilegio de mandar.

LA ESPERA EN LA GRUTA DEL HELÉNICO

Javier Cruz, Ismael Corona, Héctor Maldonado y Feliciano Mares, son el singular reparto de la obra. Se interpretan a sí mismos: ellos fueron reclusos de un penal y han sido capaces de experimentar en sí mismos esta catarsis tan especial, que les da una nueva oportunidad. Dirige la dramaturga Conchita León. Quizá la forma de manejar el texto sea fiel a la original, pero siento que aumentaría el poder de sus voces si hubiera intentado hacerlo con diálogos, pues el monólogo interior continuo es menos expresivo. Por lo demás es muy buen intento, logran mostrarnos su alma a través de sus diferentes puntos de vista; así como son variados los enfoques que muestran sus vidas, como lo son sus personales tragedias y que tiene un solo punto de convergencia: Amar el teatro como una nueva forma de vida. Recuerden: en el teatro nada puede sentarse como una fórmula eterna; al contrario es cambiante como lo vida misma.