/ martes 18 de junio de 2019

La cultura no es un lujo: De Tavira

Para el director de escena “donde gobernantes y ciudadanos prescinden del teatro, se cae en la intolerancia, la tiranía y los sectarismos"

Luis de Tavira respiró profundo, miró de manera penetrante y elevó la voz: “Que quede claro: El derecho al teatro es un derecho de la sociedad y por lo tanto, una tarea del Estado. La cultura no es un lujo burgués prescindible en tiempos de crisis”.

Ante las actuales condiciones del país, el dramaturgo, pedagogo, ensayista, director de escena y esencialmente hacedor de buenos histriones sostuvo que ese arte está en un momento decisivo donde depende en buena medida de quienes hacen teatro, “pero también de quienes lo aprecian, lo reciben y lo hacen suyo”.

El teatro tampoco es una manifestación folclórica convertida en mercancía de turismo, “es la construcción de la conciencia, el arribo a la condición espiritual de los seres humanos. De esa forma, la tarea de quienes lo hacemos es la personificación, para salir al encuentro del espectador como se sale al encuentro de una relación personal”.

Su expresión corporal acompaña a su pasión al hacer notar que al teatro hay que ir personalmente, “porque no puede ser intermediado por la cámara, ni por la televisión, ni por el teléfono, ni por la Internet. Hay que estar ahí, porque por ser constructor de conciencia, el teatro es parte de la identidad nacional”.

Entrevistado en la Casa del Teatro, ubicada en el Barrio de La Conchita, en Coyoacán, el icónico personaje de las artes escénicas nacido en la Ciudad de México el 1 de septiembre de 1948, destacó que ese arte ofrece a la sociedad los personajes de la catarsis nacional, aquello que permite construir la identidad de nación en la diversidad de la nación misma.

Piensa que no se valora suficientemente la necesidad del teatro, hoy más que nunca; “tendría que estar claro en los responsables de la cultura pública, porque tampoco puede ser una tarea solamente de la iniciativa privada o de la sociedad civil. Es responsabilidad del Estado porque el derecho social del teatro es de la sociedad”.

Lo que pasa, continuó De Tavira, es que la sociedad no tiene teatro y por lo tanto no lo sabe. Las políticas no deben ser el cuestionamiento de si es un derecho de los artistas o si los artistas son un parásito del presupuesto.

“¡No! Son servidores públicos de quienes depende la construcción de la conciencia, sujeto de la libertad y de la democracia”, abundó el experto mientras se acomodaba en un mullido sillón de su oficina.

La democracia, recordó, es un invento del teatro. “Fue Esquilo el primero al que se ocurrió que podíamos liberarnos del cerco de la venganza para entrar en el consenso democrático. "La democracia es un fruto teatral y donde desaparece el teatro, donde gobernantes y ciudadanos prescinden del teatro, se cae en la intolerancia, la tiranía y los sectarismos”, enfatizó.

Luis de Tavira se vislumbra haciendo teatro, se siente lleno de esperanza y ánimo, con ganas de seguir en esta labor y colaborar en la formación de los histriones.

“Porque quien se ocupa de la formación de los actores y las actrices jóvenes, se está preocupando por el porvenir del teatro, y por lo mismo, por el porvenir de la humanidad”, aleccionó el autor de 14 piezas teatrales y ganador en 2006 del Premio Nacional de Ciencias y Artes en el rubro de Bellas Artes.

Subrayó que mientras las personas se sigan reuniendo frente al escenario para convertirse en espectadores de nuestro acontecer, se podrá tener esperanzas para construir una mejor sociedad.

Y por esa y otras razones, De Tavirá seguirá haciendo lo que hace. “Espero que sea posible hacer teatro (...) me ha tocado hacerlo en todas las condiciones, en la hostilidad y en la propiciación”.

Luis de Tavira respiró profundo, miró de manera penetrante y elevó la voz: “Que quede claro: El derecho al teatro es un derecho de la sociedad y por lo tanto, una tarea del Estado. La cultura no es un lujo burgués prescindible en tiempos de crisis”.

Ante las actuales condiciones del país, el dramaturgo, pedagogo, ensayista, director de escena y esencialmente hacedor de buenos histriones sostuvo que ese arte está en un momento decisivo donde depende en buena medida de quienes hacen teatro, “pero también de quienes lo aprecian, lo reciben y lo hacen suyo”.

El teatro tampoco es una manifestación folclórica convertida en mercancía de turismo, “es la construcción de la conciencia, el arribo a la condición espiritual de los seres humanos. De esa forma, la tarea de quienes lo hacemos es la personificación, para salir al encuentro del espectador como se sale al encuentro de una relación personal”.

Su expresión corporal acompaña a su pasión al hacer notar que al teatro hay que ir personalmente, “porque no puede ser intermediado por la cámara, ni por la televisión, ni por el teléfono, ni por la Internet. Hay que estar ahí, porque por ser constructor de conciencia, el teatro es parte de la identidad nacional”.

Entrevistado en la Casa del Teatro, ubicada en el Barrio de La Conchita, en Coyoacán, el icónico personaje de las artes escénicas nacido en la Ciudad de México el 1 de septiembre de 1948, destacó que ese arte ofrece a la sociedad los personajes de la catarsis nacional, aquello que permite construir la identidad de nación en la diversidad de la nación misma.

Piensa que no se valora suficientemente la necesidad del teatro, hoy más que nunca; “tendría que estar claro en los responsables de la cultura pública, porque tampoco puede ser una tarea solamente de la iniciativa privada o de la sociedad civil. Es responsabilidad del Estado porque el derecho social del teatro es de la sociedad”.

Lo que pasa, continuó De Tavira, es que la sociedad no tiene teatro y por lo tanto no lo sabe. Las políticas no deben ser el cuestionamiento de si es un derecho de los artistas o si los artistas son un parásito del presupuesto.

“¡No! Son servidores públicos de quienes depende la construcción de la conciencia, sujeto de la libertad y de la democracia”, abundó el experto mientras se acomodaba en un mullido sillón de su oficina.

La democracia, recordó, es un invento del teatro. “Fue Esquilo el primero al que se ocurrió que podíamos liberarnos del cerco de la venganza para entrar en el consenso democrático. "La democracia es un fruto teatral y donde desaparece el teatro, donde gobernantes y ciudadanos prescinden del teatro, se cae en la intolerancia, la tiranía y los sectarismos”, enfatizó.

Luis de Tavira se vislumbra haciendo teatro, se siente lleno de esperanza y ánimo, con ganas de seguir en esta labor y colaborar en la formación de los histriones.

“Porque quien se ocupa de la formación de los actores y las actrices jóvenes, se está preocupando por el porvenir del teatro, y por lo mismo, por el porvenir de la humanidad”, aleccionó el autor de 14 piezas teatrales y ganador en 2006 del Premio Nacional de Ciencias y Artes en el rubro de Bellas Artes.

Subrayó que mientras las personas se sigan reuniendo frente al escenario para convertirse en espectadores de nuestro acontecer, se podrá tener esperanzas para construir una mejor sociedad.

Y por esa y otras razones, De Tavirá seguirá haciendo lo que hace. “Espero que sea posible hacer teatro (...) me ha tocado hacerlo en todas las condiciones, en la hostilidad y en la propiciación”.

Finanzas

Por extinción de fideicomisos ya no habrá recompensas para dar con criminales

El programa también ofrecía gratificaciones a quienes aportaran información útil para la localización de los 43 normalistas de Ayotzinapa y víctimas de secuestro

Finanzas

Petróleo mexicano cierra la semana en 20.48 dólares el barril

Los precios tuvieron una recuperación por el posible acuerdo entre los tres grandes productores de petróleo en el mundo

Sociedad

México presiona a la ONU para acceder a pruebas de Covid-19

México presentó un documento ante las Naciones Unidas para que gobiernos y empresas colaboren y se evite un "acaparamiento de insumos"

Sociedad

López-Gatell a favor de que ciudadanía use mascarillas caseras

Puede ser un elemento auxiliar de la prevención pero llamó a no comprar de mascarillas especializadas para profesionales de la salud

Cultura

Preocupa posible desaparición del Fonca

Tras el decreto de extinción de los fideicomisos público, el sector cultural del país lanza la advertencia

Sociedad

Aíslan a enfermero con Covid-19 del IMSS en Piedras Negras

El personal que estuvo en contacto con el enfermero tuvo que ser aislado para evitar una tragedia como en Monclova

México

Dinero de fideicomisos, insuficiente para cubrir daños por emergencia económica: Ramírez Cuéllar

Los diputados sabían desde finales del año pasado sobre la desaparición de los fondos y fideicomiso

Finanzas

La 4T se aferra a producción y proyectos petroleros ante sacudida por Covid-19

Rocío Nahle, titular de la Sener señaló que no se planea la suspensión de los planes de infraestructura de Dos Bocas

Finanzas

Petróleo mexicano cierra la semana en 20.48 dólares el barril

Los precios tuvieron una recuperación por el posible acuerdo entre los tres grandes productores de petróleo en el mundo