/ lunes 24 de abril de 2017

Reconocerán a la moda con el galardón Princesa de Asturias

MADRID, España. (EFE y Redacción).- La moda merece un premio y qué mejor que un Princesa de Asturias que la reconozca, por fin, como una de las grandes artes. Elio Berhanyer, decano de los diseñadores españoles, concurre a este premio con humildad, “no me han elegido a título personal, represento a todos mis compañeros, a la moda de España”.

Ya lo decía Balenciaga, un buen modisto debe ser “arquitecto” en sus bocetos, “escultor” en la manera de abordar la forma, “pintor” para resolver los problemas del color, “músico” para armonizar los elementos y “filósofo” en la mesura.

“La moda tiene su ADN en la cultura de todos los pueblos”, dice el presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), Modesto Lomba, durante el desayuno “60 minutos de moda con EFE Estilo”.

“La ropa es el DNI de cada persona, es nuestra seña de identidad, nos define, no viste igual un banquero que un agricultor”, afirma Elio Berhanyer, quien reconoce que la moda “somos todos, no veo a nadie desnudo”, añade el diseñador que a sus 88 años conserva intacto su humor.

La idea de proponer a Elio Berhanyer como candidato al Premio Princesa de Asturias de las Artes surge de la presidenta de la Asociación de Diseño y Moda de Asturias (Adyme), Teresa Laso, quien considera que “la moda es arte, cultura y sociología”. La candidatura cuenta con el apoyo y la colaboración de ACME y sus socios, entre ellos Ágatha Ruiz de la Prada, que celebra esta elección como si fuera para ella, al tiempo que recuerda sus comienzos de profesión, cuando compartía conocimientos y pasión con Berhanyer, vecino de taller.

Por primera vez, “un grande” de la moda opta a este premio internacional, una manera de “poner en valor la industria, de colocarla en el sitio que merece”, explica Teresa Laso.

Más reivindicativa se muestra Ágatha Ruiz de la Prada, quien apunta que Elio Berhanyer, junto a los diseñadores Fortuny, Balenciaga, Pedro García y Pertegaz, es uno de los “grandes”, creadores que, a sus 88 años, no cesa de luchar y defender la moda como “cultura”.

Sí, efectivamente, los reconocimientos son importantes, “ni Elio Berhanyer ni la moda necesitan premios para vivir”, aunque “son necesarios para que se valore y se reconozca”, asegura Modesto Lomba.

Un premio de esta magnitud supondría un gran “respaldo” añade Elio Berhanyer, quien asegura que la moda es “nuestra historia”, al tiempo que recuerda que el vestuario de la obra de teatro “Don Juan Tenorio” lo realizó Salvador Dalí en 1949; y la del ballet “El Sombrero de Tres Picos” la dibujó Pablo Picasso en 1919.

Aunque Berhanyer está convencido de que el primer diseñador fue Zurbarán, “el pintor extremeño se inventó los trajes de las santas y creó vestidos que no existían”.

Berhanyer ha vestido a la reina Sofía y a primeras damas de todo el mundo cuando solo existía la alta costura. “Es una pena que la alta costura se haya extinguido, permitía un contacto directo con la mujer, un concepto distinto al que se maneja en el prêt-à-porter”, se lamenta el cordobés, quien opina que “la moda no ha cambiado tanto”.

MADRID, España. (EFE y Redacción).- La moda merece un premio y qué mejor que un Princesa de Asturias que la reconozca, por fin, como una de las grandes artes. Elio Berhanyer, decano de los diseñadores españoles, concurre a este premio con humildad, “no me han elegido a título personal, represento a todos mis compañeros, a la moda de España”.

Ya lo decía Balenciaga, un buen modisto debe ser “arquitecto” en sus bocetos, “escultor” en la manera de abordar la forma, “pintor” para resolver los problemas del color, “músico” para armonizar los elementos y “filósofo” en la mesura.

“La moda tiene su ADN en la cultura de todos los pueblos”, dice el presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), Modesto Lomba, durante el desayuno “60 minutos de moda con EFE Estilo”.

“La ropa es el DNI de cada persona, es nuestra seña de identidad, nos define, no viste igual un banquero que un agricultor”, afirma Elio Berhanyer, quien reconoce que la moda “somos todos, no veo a nadie desnudo”, añade el diseñador que a sus 88 años conserva intacto su humor.

La idea de proponer a Elio Berhanyer como candidato al Premio Princesa de Asturias de las Artes surge de la presidenta de la Asociación de Diseño y Moda de Asturias (Adyme), Teresa Laso, quien considera que “la moda es arte, cultura y sociología”. La candidatura cuenta con el apoyo y la colaboración de ACME y sus socios, entre ellos Ágatha Ruiz de la Prada, que celebra esta elección como si fuera para ella, al tiempo que recuerda sus comienzos de profesión, cuando compartía conocimientos y pasión con Berhanyer, vecino de taller.

Por primera vez, “un grande” de la moda opta a este premio internacional, una manera de “poner en valor la industria, de colocarla en el sitio que merece”, explica Teresa Laso.

Más reivindicativa se muestra Ágatha Ruiz de la Prada, quien apunta que Elio Berhanyer, junto a los diseñadores Fortuny, Balenciaga, Pedro García y Pertegaz, es uno de los “grandes”, creadores que, a sus 88 años, no cesa de luchar y defender la moda como “cultura”.

Sí, efectivamente, los reconocimientos son importantes, “ni Elio Berhanyer ni la moda necesitan premios para vivir”, aunque “son necesarios para que se valore y se reconozca”, asegura Modesto Lomba.

Un premio de esta magnitud supondría un gran “respaldo” añade Elio Berhanyer, quien asegura que la moda es “nuestra historia”, al tiempo que recuerda que el vestuario de la obra de teatro “Don Juan Tenorio” lo realizó Salvador Dalí en 1949; y la del ballet “El Sombrero de Tres Picos” la dibujó Pablo Picasso en 1919.

Aunque Berhanyer está convencido de que el primer diseñador fue Zurbarán, “el pintor extremeño se inventó los trajes de las santas y creó vestidos que no existían”.

Berhanyer ha vestido a la reina Sofía y a primeras damas de todo el mundo cuando solo existía la alta costura. “Es una pena que la alta costura se haya extinguido, permitía un contacto directo con la mujer, un concepto distinto al que se maneja en el prêt-à-porter”, se lamenta el cordobés, quien opina que “la moda no ha cambiado tanto”.