/ viernes 22 de diciembre de 2023

Tzukán, la leyenda de la serpiente guardiana del agua que aparece en la cultura maya

Si no habías escuchado de esta deidad maya, aquí te contamos la leyenda de Tzukán

En Yucatán circula una antigua leyenda sobre un guardián de la Tierra, se trata de una serpiente llamada Tzukán, la protectora de grutas y cenotes.

La leyenda aún sigue vigente y actualmente es recordada por el sitio turístico Santuario de Tzukán, ubicado en Pisté, cerca de Chichen Itzá, en donde también hay un cenote con su nombre y se mantiene viva en la memoria con rituales y eventos culturales.

Si no habías escuchado de esta deidad maya, aquí te contamos la leyenda de Tzukán.

La leyenda de la guardiana del agua

Hace miles de años, durante la primera sequía del imperio Maya, Chaac Señor de la Lluvia, recibió la misión de traer agua de las profundidades para abastecer de agua al pueblo maya.

Chaac partió a la misión y montó su bestia alada. Recorrió los lugares donde se supone debería haber agua, como ríos o cenotes, pero no hallaba rastro alguno del preciado líquido.

Cansado por no tener éxito en su misión, Chaac bajó de su bestia y descansó sobre un tronco, el cual comenzó a moverse. En realidad se trataba de una inmensa serpiente llamada Tzukán, la cual reaccionó violentamente y devoró de un sólo bocado a la montura del señor de la lluvia.

El enfurecido Chaac capturó rápidamente a la serpiente, trepó por su dorso y le ordenó que fuera su montura. Tzukán se agitaba agresivamente para tirar al señor de la lluvia; sin embargo, no consiguió quitarse al dios de encima, sólo obtuvo heridas y del cuerpo le brotaron dos enormes alas.

-Soy Chaac, el Señor de la Lluvia, y ahora también tu señor. Me llevarás al mar para traer agua a los cenotes que están vacíos, porque seguramente tú te la acabaste.

Chaac se dirigió con Tzukán hacia el mar. Al llegar, la serpiente quedó asombrada ya que nunca había visto el océano por lo que comenzó a pelear de nuevo con Chaac para quedarse en ese impresionante lugar.

—No volveré a las grutas —dijo Tzukán—. Me quedaré en el mar, aquí tengo mucho espacio y puedo ir a donde quiera.

—Primero debes terminar tu misión —contestó Chaac.

—¿Qué misión? —replicó Tzukán.

—Tú vas a encargarte de vigilar los cenotes y cavernas y jamás habrá de faltarles agua. Serás la guardiana del agua y sólo cuando seas anciana te permitiré regresar al mar —dijo Chaac.

El acuerdo no duró mucho tiempo y la serpiente decidió sacudirse a Chaac quien no aguantó la osadía de Tzukán y le propinó un fulminante latigazo con el que la asesinó. Tras el golpe, el inmenso reptil se convirtió en gotas de agua que cayeron en la Tierra y se volvieron a llenar los cenotes de agua.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Sin embargo, las misma gotas caídas del cielo comenzaron a tomar forma de serpiente y Tzukán renació con alas y voló de nuevo hacia el mar que la había conmovido, no obstante, Chaac frenó su camino y de nuevo le propinó latigazos, aunque ahora el dios de la lluvia la condenaría a una ciclo de muerte y reencarnación y es que cuando ella quisiera ir al mar moriría y se convertiría en lluvia con el fin de abastecer constantemente con agua los ríos, cenotes y mares de Yucatán.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

En Yucatán circula una antigua leyenda sobre un guardián de la Tierra, se trata de una serpiente llamada Tzukán, la protectora de grutas y cenotes.

La leyenda aún sigue vigente y actualmente es recordada por el sitio turístico Santuario de Tzukán, ubicado en Pisté, cerca de Chichen Itzá, en donde también hay un cenote con su nombre y se mantiene viva en la memoria con rituales y eventos culturales.

Si no habías escuchado de esta deidad maya, aquí te contamos la leyenda de Tzukán.

La leyenda de la guardiana del agua

Hace miles de años, durante la primera sequía del imperio Maya, Chaac Señor de la Lluvia, recibió la misión de traer agua de las profundidades para abastecer de agua al pueblo maya.

Chaac partió a la misión y montó su bestia alada. Recorrió los lugares donde se supone debería haber agua, como ríos o cenotes, pero no hallaba rastro alguno del preciado líquido.

Cansado por no tener éxito en su misión, Chaac bajó de su bestia y descansó sobre un tronco, el cual comenzó a moverse. En realidad se trataba de una inmensa serpiente llamada Tzukán, la cual reaccionó violentamente y devoró de un sólo bocado a la montura del señor de la lluvia.

El enfurecido Chaac capturó rápidamente a la serpiente, trepó por su dorso y le ordenó que fuera su montura. Tzukán se agitaba agresivamente para tirar al señor de la lluvia; sin embargo, no consiguió quitarse al dios de encima, sólo obtuvo heridas y del cuerpo le brotaron dos enormes alas.

-Soy Chaac, el Señor de la Lluvia, y ahora también tu señor. Me llevarás al mar para traer agua a los cenotes que están vacíos, porque seguramente tú te la acabaste.

Chaac se dirigió con Tzukán hacia el mar. Al llegar, la serpiente quedó asombrada ya que nunca había visto el océano por lo que comenzó a pelear de nuevo con Chaac para quedarse en ese impresionante lugar.

—No volveré a las grutas —dijo Tzukán—. Me quedaré en el mar, aquí tengo mucho espacio y puedo ir a donde quiera.

—Primero debes terminar tu misión —contestó Chaac.

—¿Qué misión? —replicó Tzukán.

—Tú vas a encargarte de vigilar los cenotes y cavernas y jamás habrá de faltarles agua. Serás la guardiana del agua y sólo cuando seas anciana te permitiré regresar al mar —dijo Chaac.

El acuerdo no duró mucho tiempo y la serpiente decidió sacudirse a Chaac quien no aguantó la osadía de Tzukán y le propinó un fulminante latigazo con el que la asesinó. Tras el golpe, el inmenso reptil se convirtió en gotas de agua que cayeron en la Tierra y se volvieron a llenar los cenotes de agua.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Sin embargo, las misma gotas caídas del cielo comenzaron a tomar forma de serpiente y Tzukán renació con alas y voló de nuevo hacia el mar que la había conmovido, no obstante, Chaac frenó su camino y de nuevo le propinó latigazos, aunque ahora el dios de la lluvia la condenaría a una ciclo de muerte y reencarnación y es que cuando ella quisiera ir al mar moriría y se convertiría en lluvia con el fin de abastecer constantemente con agua los ríos, cenotes y mares de Yucatán.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Elecciones 2024

Evelyn Parra desaira debate entre candidatos en Venustiano Carranza

Ofrecen abanderadas de MC y Va por la Ciudad de México mejorar la inseguridad imperante y empujar el desarrollo económico de la alcaldía

Elecciones 2024

Cabeza de Vaca se queda sin fuero; TEPJF le cancela candidatura por estar prófugo

La magistrada Otálora indicó que el ex gobernador de Tamaulipas está sustraído de la justicia porque las autoridades han intentado capturarlo sin éxito

CDMX

Balacera en Tláhuac deja cuatro muertos

Balacera en la alcaldía Tláhuac deja cuatro personas muertas

Política

PAN pide juicio político contra Arturo Zaldívar

La solicitud de juicio político, del PAN, contra Arturo Zaldívar será por actuar en beneficio de López Obrador

Política

Meta eliminó cuentas que promovían "guerra sucia": Morena

Meta eliminó las cuentas tras el resultado de una investigación que realizó la misma compañía a raíz de una denuncia impuesta por Morena en marzo

Sociedad

México se mantiene como un país peligroso para la prensa, alerta la SIP

Roberto Rock, presidente de la SIP, lamentó los recurrentes ataques contra periodistas en el continente americano