/ miércoles 9 de noviembre de 2016

Con huevos fritos gigantes celebran festival de arte callejero

Santiago, Chile.- Huevos fritos gigantes, un precipicio y un robot se tomaban este miércoles las calles de Santiago en la cuarta edición del festival "Hecho en casa", una intervención urbana que busca democratizar el arte y ocupar creativamente los espacios públicos, señalaron los organizadores del evento.

Con cinco obras de artistas internacionales, dispuestas en un circuito que une las principales arterias del centro de Santiago, la intervención busca "tomar la ciudad como si fuera nuestra casa", dijo a la AFP Payo, director artístico del evento.

Un mural que ocupa un edificio pintado por el italiano 'Millo', Camillo Giordino, y la intervención lumínica de la estadounidense Janet Echelman son parte de la muestra que por una semana cambiará la estética de la animada ciudad.

"Todos estamos acostumbrados a ir a galerías para ver arte y no todo el mundo puede. Esto es al revés, es sacar el arte a las calles", comentó Payo sobre el sentido que persigue el proyecto que en sus cuatro ediciones expuso más de 70 obras.

Una pintura en tercera dimensión que simula un precipicio en una plaza cercana a la sede del gobierno chileno es otra de las protagonistas de la muestra callejera.

"Mi pintura es para la gente, para que pueda interactuar", comentó a la AFP el artista alemán Edgar Muller, mientras culminaba de pintar el "precipicio" desafiando el intenso calor que esta semana soporta la capital chilena.

A unos kilómetros del precipicio, en una de las plazas más populares de Santiago, la Plaza Italia, la obra "Huevos fritos caen", la escultura que simula diez huevos gigantes, copa la máxima atención de los transeúntes que trepan para fotografiarse con sus celulares sobre las yemas de más de un metro y medio de altura.

La obra de la holandesa Henk Hofstra es la vedette en el inicio de la muestra, que se completa con "Hombres de Bloques", una figura que recuerda a un robot formado por cajas plásticas de colores en el frente de un edificio que antes de llegar a Chile recorrió Australia de la mano de sus creadores, el colectivo Cornelius Brown.

Terminada la muestra la mayoría de sus obras desaparecerán de la ciudad.

/cpg

Santiago, Chile.- Huevos fritos gigantes, un precipicio y un robot se tomaban este miércoles las calles de Santiago en la cuarta edición del festival "Hecho en casa", una intervención urbana que busca democratizar el arte y ocupar creativamente los espacios públicos, señalaron los organizadores del evento.

Con cinco obras de artistas internacionales, dispuestas en un circuito que une las principales arterias del centro de Santiago, la intervención busca "tomar la ciudad como si fuera nuestra casa", dijo a la AFP Payo, director artístico del evento.

Un mural que ocupa un edificio pintado por el italiano 'Millo', Camillo Giordino, y la intervención lumínica de la estadounidense Janet Echelman son parte de la muestra que por una semana cambiará la estética de la animada ciudad.

"Todos estamos acostumbrados a ir a galerías para ver arte y no todo el mundo puede. Esto es al revés, es sacar el arte a las calles", comentó Payo sobre el sentido que persigue el proyecto que en sus cuatro ediciones expuso más de 70 obras.

Una pintura en tercera dimensión que simula un precipicio en una plaza cercana a la sede del gobierno chileno es otra de las protagonistas de la muestra callejera.

"Mi pintura es para la gente, para que pueda interactuar", comentó a la AFP el artista alemán Edgar Muller, mientras culminaba de pintar el "precipicio" desafiando el intenso calor que esta semana soporta la capital chilena.

A unos kilómetros del precipicio, en una de las plazas más populares de Santiago, la Plaza Italia, la obra "Huevos fritos caen", la escultura que simula diez huevos gigantes, copa la máxima atención de los transeúntes que trepan para fotografiarse con sus celulares sobre las yemas de más de un metro y medio de altura.

La obra de la holandesa Henk Hofstra es la vedette en el inicio de la muestra, que se completa con "Hombres de Bloques", una figura que recuerda a un robot formado por cajas plásticas de colores en el frente de un edificio que antes de llegar a Chile recorrió Australia de la mano de sus creadores, el colectivo Cornelius Brown.

Terminada la muestra la mayoría de sus obras desaparecerán de la ciudad.

/cpg