/ miércoles 24 de enero de 2024

Cambio climático altera el sabor del café

En los estados de Veracruz y Chiapas, que son los principales productores mexicanos de este grano, la situación no es la más promisoria, de acuerdo con los propios cafetaleros

El café, una de las bebidas favoritas en el mundo y de la cual se consumen dos mil 250 millones de tazas al día, sufre también los estragos del cambio climático, ya que las temperaturas en aumento reducen las tierras aptas para su cultivo y afectan su crecimiento, lo que se traduce en alteraciones del sabor, aroma y complejidad de la bebida.

Un estudio de World Coffee Research, organización formada por la industria mundial del café, señala que a medida que el mundo se calienta, los agricultores del café necesitan sembrar a mayores altitudes, pues el grano requiere un clima tropical con noches frescas y condiciones de humedad adecuadas, las cuales se están perdiendo en los trópicos, región donde tradicionalmente se produce el grano.

Por ello, los productores están abandonado el cultivo de la variedad arábica, que genera una bebida más aromática y suave al paladar, tiene menos cafeína, pero de producción más delicada, por la robusta que es más resistente al clima, plagas y condiciones adversas, aunque genera una bebida de sabor muy amargo y terroso.

Los productores están abandonando el cultivo de la variedad arábica, que genera una bebida más aromática y suave al paladar, por la robusta que es más resistente al clima, pero genera una bebida de sabor amargo y terroso

“Robusta no es una solución milagrosa para el cambio climático”, dijo Jennifer Vern Long, directora de World Coffee Research, en octubre pasado a Bloomberg.

En México, que es el noveno productor mundial de café, con más de 260 mil toneladas cultivadas al año, los productores padecen el cambio climático pues este alteró la temporada de siembra, lo que hace que se esté produciendo un café de menor calidad y por ende están dejando de lado la variedad arábica y sembrando más robusta.

En Veracruz, Horacio Xicoténcatl, quien es comercializador y productor del grano, alertó que comunidades enteras han dejado de cultivar café por el cambio climático, como Sábana Larga, comunidad ubicada a media hora de Córdoba, donde la última cosecha fue hace más de seis años.

"Antes se producía café a mil 200 metros sobre el nivel del mar, luego a mil 600 metros, pero ya eran almendras muy pequeñas; hoy en día estamos viendo que hay cafés a dos mil 500 metros sobre el nivel del mar. Quiere decir que el calentamiento global ha hecho que el café se comience a cultivar en zonas cada vez más altas, precisamente porque el calentamiento va acabando con el cultivo", dijo.

En el estado, el gobierno británico, a través de su embajada, aplica desde el año pasado un programa para rescatar la producción de café, pues un estudio estima que si las temperaturas siguen aumentando, 58 por ciento de la producción de café se perderá para el año 2040.

Veracruz es el segundo productor nacional de café, por debajo de Chiapas, y se enfoca en la siembra de la variedad arábica en la mayoría de sus regiones, que suman alrededor de 150 mil hectáreas.

El presidente del Movimiento Nacional Cafetalero, Alejandro Petrona Sanfilippo, señaló que la producción del ciclo 2023-2024 será menor, pues se adelantó dos meses la cosecha.

“Tengo entendido que aún no hay un estimado de cuánto podría ser la producción en cada región, el ciclo todavía no concluye, hasta marzo, pero ya no hay mucho café en las fincas… El tema del clima es muy importante porque nos están afectando los cambios que existen, entonces también la contaminación de los mantos acuíferos nos está afectando” dijo.

En Chiapas, que es el primer productor nacional de café, los agricultores también han tenido que reubicarse geográficamente hacia regiones más altas, indicó el director del Centro Agroecológico San Francisco de Asís (Casfa), Iván Román Noriero.

Señaló que el aumento de la temperatura, que en la región del Soconusco —sur de Chiapas—fue entre uno y dos grados centígrados en los últimos años, favorece la presencia de plagas que afectan al café.

“El cambio climático y el calentamiento global facilitan la aparición de diversas plagas o las que ya existen se refuercen, como es el caso de la roya, que desde su incidencia en esta región se han desarrollado más y se han vuelto más resistentes”, dijo.

En el estado, una parte de los productores dejan la siembra de arábica por robusta, pues es más fácil de cultivar y se han beneficiado de contratos con empresas trasnacionales, pues esta variedad es la utilizada para elaborar el café soluble.

En el mundo la situación no es mejor

Varias zonas productoras de café en el mundo también enfrentan sus propios retos, mientras que muchos consumidores ahora piensan en la posibilidad de buscar un café sustentable, para no ser parte del problema.

De acuerdo con Spencer M.Ross, profesor asociado de marketing, en UMass Lowell, esa puede ser una decisión difícil para los consumidores, quienes se encuentran ante muchas opciones y poca información confiable.

“Como entusiasta del café y profesor de marketing que investiga la justicia de mercado, durante mucho tiempo me ha fascinado cómo se entrelazan la ética y el consumo de café. Antes de la pandemia, mi familia adoptó un gato y lo llamó Yukro, en honor a una comunidad productora de café en Etiopía. Mientras estábamos en cuarentena en casa, pedí café originario de Yukro a tantos tostadores como pude encontrar para tratar de entender cómo se suponía que los consumidores debían tomar una decisión informada”.

“Paradójicamente, cuanta más información recogía, menos sabía cómo tomar una decisión responsable. De hecho, investigaciones anteriores han indicado que la sobrecarga de información aumenta la paradoja de la elección; esto no es diferente cuando se tiene en cuenta la información ética. Además, como ocurre con mucha información de cara al consumidor, puede resultar difícil saber qué información es relevante o creíble”, añade.

De acuerdo con Spencer M.Ross, los especialistas en marketing intentan simplificar esta sobrecarga utilizando palabras de moda que suenan bien pero que tal vez no transmitan muchos matices. Sin embargo, se pueden considerar algunos de estos términos al intentar decidir entre “cien por ciento colombiano” y la familia Vieira.

Comercio justo

Como punto de referencia, la industria del café suele utilizar el “precio C”: el precio negociado en la Bolsa Intercontinental de Nueva York por una libra de café listo para la exportación. El “comercio justo” implica que el café se comercializa de manera justa, a menudo con el objetivo de pagar a los agricultores precios mínimos –y primas fijas– superiores al precio C.

Existen algunas certificaciones de comercio justo diferentes, como Fairtrade America o Fair Trade Certified. Cada uno de ellos tiene sus propios estándares de certificación voluntarios vinculados con la organización asociada. Sin embargo, obtener la certificación puede suponer un coste adicional significativo para las explotaciones agrícolas o los importadores.

* Con información de Roberto Téllez y Adriana Luna, de El Sol de Córdoba, Marvin Bautista, de Diario del Sur y The Conversation.



El café, una de las bebidas favoritas en el mundo y de la cual se consumen dos mil 250 millones de tazas al día, sufre también los estragos del cambio climático, ya que las temperaturas en aumento reducen las tierras aptas para su cultivo y afectan su crecimiento, lo que se traduce en alteraciones del sabor, aroma y complejidad de la bebida.

Un estudio de World Coffee Research, organización formada por la industria mundial del café, señala que a medida que el mundo se calienta, los agricultores del café necesitan sembrar a mayores altitudes, pues el grano requiere un clima tropical con noches frescas y condiciones de humedad adecuadas, las cuales se están perdiendo en los trópicos, región donde tradicionalmente se produce el grano.

Por ello, los productores están abandonado el cultivo de la variedad arábica, que genera una bebida más aromática y suave al paladar, tiene menos cafeína, pero de producción más delicada, por la robusta que es más resistente al clima, plagas y condiciones adversas, aunque genera una bebida de sabor muy amargo y terroso.

Los productores están abandonando el cultivo de la variedad arábica, que genera una bebida más aromática y suave al paladar, por la robusta que es más resistente al clima, pero genera una bebida de sabor amargo y terroso

“Robusta no es una solución milagrosa para el cambio climático”, dijo Jennifer Vern Long, directora de World Coffee Research, en octubre pasado a Bloomberg.

En México, que es el noveno productor mundial de café, con más de 260 mil toneladas cultivadas al año, los productores padecen el cambio climático pues este alteró la temporada de siembra, lo que hace que se esté produciendo un café de menor calidad y por ende están dejando de lado la variedad arábica y sembrando más robusta.

En Veracruz, Horacio Xicoténcatl, quien es comercializador y productor del grano, alertó que comunidades enteras han dejado de cultivar café por el cambio climático, como Sábana Larga, comunidad ubicada a media hora de Córdoba, donde la última cosecha fue hace más de seis años.

"Antes se producía café a mil 200 metros sobre el nivel del mar, luego a mil 600 metros, pero ya eran almendras muy pequeñas; hoy en día estamos viendo que hay cafés a dos mil 500 metros sobre el nivel del mar. Quiere decir que el calentamiento global ha hecho que el café se comience a cultivar en zonas cada vez más altas, precisamente porque el calentamiento va acabando con el cultivo", dijo.

En el estado, el gobierno británico, a través de su embajada, aplica desde el año pasado un programa para rescatar la producción de café, pues un estudio estima que si las temperaturas siguen aumentando, 58 por ciento de la producción de café se perderá para el año 2040.

Veracruz es el segundo productor nacional de café, por debajo de Chiapas, y se enfoca en la siembra de la variedad arábica en la mayoría de sus regiones, que suman alrededor de 150 mil hectáreas.

El presidente del Movimiento Nacional Cafetalero, Alejandro Petrona Sanfilippo, señaló que la producción del ciclo 2023-2024 será menor, pues se adelantó dos meses la cosecha.

“Tengo entendido que aún no hay un estimado de cuánto podría ser la producción en cada región, el ciclo todavía no concluye, hasta marzo, pero ya no hay mucho café en las fincas… El tema del clima es muy importante porque nos están afectando los cambios que existen, entonces también la contaminación de los mantos acuíferos nos está afectando” dijo.

En Chiapas, que es el primer productor nacional de café, los agricultores también han tenido que reubicarse geográficamente hacia regiones más altas, indicó el director del Centro Agroecológico San Francisco de Asís (Casfa), Iván Román Noriero.

Señaló que el aumento de la temperatura, que en la región del Soconusco —sur de Chiapas—fue entre uno y dos grados centígrados en los últimos años, favorece la presencia de plagas que afectan al café.

“El cambio climático y el calentamiento global facilitan la aparición de diversas plagas o las que ya existen se refuercen, como es el caso de la roya, que desde su incidencia en esta región se han desarrollado más y se han vuelto más resistentes”, dijo.

En el estado, una parte de los productores dejan la siembra de arábica por robusta, pues es más fácil de cultivar y se han beneficiado de contratos con empresas trasnacionales, pues esta variedad es la utilizada para elaborar el café soluble.

En el mundo la situación no es mejor

Varias zonas productoras de café en el mundo también enfrentan sus propios retos, mientras que muchos consumidores ahora piensan en la posibilidad de buscar un café sustentable, para no ser parte del problema.

De acuerdo con Spencer M.Ross, profesor asociado de marketing, en UMass Lowell, esa puede ser una decisión difícil para los consumidores, quienes se encuentran ante muchas opciones y poca información confiable.

“Como entusiasta del café y profesor de marketing que investiga la justicia de mercado, durante mucho tiempo me ha fascinado cómo se entrelazan la ética y el consumo de café. Antes de la pandemia, mi familia adoptó un gato y lo llamó Yukro, en honor a una comunidad productora de café en Etiopía. Mientras estábamos en cuarentena en casa, pedí café originario de Yukro a tantos tostadores como pude encontrar para tratar de entender cómo se suponía que los consumidores debían tomar una decisión informada”.

“Paradójicamente, cuanta más información recogía, menos sabía cómo tomar una decisión responsable. De hecho, investigaciones anteriores han indicado que la sobrecarga de información aumenta la paradoja de la elección; esto no es diferente cuando se tiene en cuenta la información ética. Además, como ocurre con mucha información de cara al consumidor, puede resultar difícil saber qué información es relevante o creíble”, añade.

De acuerdo con Spencer M.Ross, los especialistas en marketing intentan simplificar esta sobrecarga utilizando palabras de moda que suenan bien pero que tal vez no transmitan muchos matices. Sin embargo, se pueden considerar algunos de estos términos al intentar decidir entre “cien por ciento colombiano” y la familia Vieira.

Comercio justo

Como punto de referencia, la industria del café suele utilizar el “precio C”: el precio negociado en la Bolsa Intercontinental de Nueva York por una libra de café listo para la exportación. El “comercio justo” implica que el café se comercializa de manera justa, a menudo con el objetivo de pagar a los agricultores precios mínimos –y primas fijas– superiores al precio C.

Existen algunas certificaciones de comercio justo diferentes, como Fairtrade America o Fair Trade Certified. Cada uno de ellos tiene sus propios estándares de certificación voluntarios vinculados con la organización asociada. Sin embargo, obtener la certificación puede suponer un coste adicional significativo para las explotaciones agrícolas o los importadores.

* Con información de Roberto Téllez y Adriana Luna, de El Sol de Córdoba, Marvin Bautista, de Diario del Sur y The Conversation.



Mundo

Julian Assange sale en libertad bajo fianza; viaja a Australia

Julian Assange salió este lunes de la prisión en Reino Unido donde pasó 5 años como parte de un acuerdo con el Departamente de Justicia de EU

México

Sheinbaum rechaza militarización tras control de Sedena sobre Guardia Nacional

La virtual presidenta electa recordó que es la Presidencia de la República la que "dicta" la estrategia en seguridad y señaló que en la 4T "nosotros construimos la paz"

Sociedad

Cae techo en kínder de Tecámac tras granizada

La acumulación de granizo en la estructura provocó que el techo colapsara en el patio del jardín de niños

Finanzas

México pagaría compensación a Ganfeng si arbitraje del Banco Mundial es adverso: expertos

En caso de que Ganfeng Lithium gane, el gobierno de México deberá de cumplir con la reposición que conllevó la cancelación de las concesiones

Sociedad

Vuelven a bloquear carretera en Veracruz; autoridades faltaron a diálogo por muertes en bloqueo

Pobladores de Totalco iban a reunirse con autoridades estatales y federales luego de que dos personas murieran en el desalojo de un bloqueo en la carretera Perote-Xalapa

Sociedad

Suiza representará intereses de México ante Ecuador tras rompimiento de relaciones

Suiza asumirá algunas de las funciones diplomáticas y consulares requeridas por Ecuador y México